En­tre­vis­ta Cen­tral: Fran­cis­co San­chís

"Soy de las per­so­nas que vi­ven el día a día, sin pen­sar en qué me voy a con­ver­tir"

Zona N - - Contenido -

Una per­so­na que por su ca­ris­ma, ener­gía y ta­len­to se ha des­ta­ca­do co­mo un ícono de la ciu­dad de San­tia­go, im­po­si­ble de re­em­pla­zar. Fran­cis­co San­chís con­ver­sa con no­so­tros so­bre su tra­yec­to­ria en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y lo que le apa­sio­na de su tra­ba­jo.

¿Có­mo te des­cri­bi­rías ?

Bueno yo soy muy sen­ci­llo, hu­mil­de, res­pon­sa­ble, tra­ba­ja­dor, ho­nes­to, so­li­da­rio, ami­go de mis ami­gos, psi­co­rrí­gi­do, per­fec­cio­nis­ta y creo que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, soy co­mo una bue­na per­so­na.

¿De dón­de na­ce la pa­sión por lo que ha­ces?

De to­da la vi­da fui muy ex­pre­si­vo, des­de muy pe­que­ño me gus­ta­ba ha­blar y ha­cía pre­sen­ta­cio­nes con mis pri­mos de obras de tea­tro, con­cur­sos de be­lle­za, pe­ro siem­pre era yo quien di­ri­gía, era co­mo una es­pe­cie de lí­der, en­ton­ces, creo que de ahí na­ce eso. Ade­más, siem­pre he te­ni­do den­tro de mis ve­nas la co­mu­ni­ca­ción y el po­der re­la­cio­nar­me con la gen­te. Lue­go a tra­vés de los con­cur­sos de be­lle­zas y de­más tra­ba­jos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­sul­ta­ron ser las vías don­de yo pu­de desa­rro­llar ese ta­len­to au­to­di­dac­ta que te­nía.

¿Có­mo ini­cias en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción?

Ini­cié ha­ce 20 años ofi­cial­men­te co­mo cro­nis­ta so­cial de la mano de quie­nes en ese mo­men­to eran los due­ños de Bo­real Te­le­vi­sión, Ra­fael De Mo­ya e In­grid

Hahn de De Mo­ya, am­bos me pro­po­nen ha­cer un pro­gra­ma de cor­te so­cial y a mí siem­pre me han gus­ta­do co­mo los re­tos, ya que soy muy cre­yen­te y creo que to­das las co­sas que se me pre­sen­tan a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal, es por que Dios en­tien­de que me con­vie­nen en ese mo­men­to y por eso me las pre­sen­ta; por lo tan­to, to­do lo que se me pre­sen­ta lo he to­ma­do y me ha ido muy bien.

Sin em­bar­go, por mi tra­ba­jo den­tro de los con­cur­sos de be­lle­za, co­mo en una épo­ca, me to­có mu­cho ve­nir a San­tia­go a en­tre­nar a las jó­ve­nes que com­pe­tían al Miss RD, ve­nía y du­ra­ba 3 me­ses y du­ran­te ese en­tre­na­mien­to quien se en­car­ga­ba de la fran­qui­cia era Mayra Ro­bles, que pa­ra ese en­ton­ces, te­nía el ca­nal 7 Ci­bao y es ahí don­de em­pie­zo en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ya que exis­tía una re­vis­ta ma­tu­ti­na den­tro del pro­gra­ma y Mayra me in­vi­ta a par­ti­ci­par den­tro del mis­mo, a dar consejos so­bre el buen ves­tir y eti­que­ta.

¿Al­gu­na vez te ima­gi­nas­te que te con­ver­ti­rías en el ícono que eres hoy?

Mi fa­mi­lia siem­pre ha di­cho que des­de pe­que­ño su­pe que me iba a con­ver­tir en un ícono, por to­do lo que yo ha­cía, por­que co­mo me gus­ta­ba tan­to di­ri­gir, ha­blar; ade­más, era muy ex­pre­si­vo y en­ton­ces mi her­ma­na, mi ma­dre y her­mano me di­cen que siem­pre vie­ron que me iba a de­di­car a al­go que tu­vie­se que ver co­mo con el es­pec­tácu­lo, pe­ro nun­ca me re­la­cio­na­ron con la co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro, en mi opi­nión di­go lo con­tra­rio, ya que soy de las per­so­nas que vi­ven el día a día sin pen­sar en qué, me voy a con­ver­tir u ob­te­ner y creo que eso ha si­do par­te de la cla­ve de mi éxi­to. Tam­bién, de que yo me tra­zo me­tas y ob­je­ti­vos, pe­ro con co­sas que ten­gan mu­cho que ver con la par­te per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

¿Có­mo lle­ga Fran­cis­co San­chís a la ac­tua­ción?

Yo lle­go de la mano de Mery Co­lla­do, que es una gran ac­triz, di­rec­to­ra tea­tral y que tam­bién es­tu­vo en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Por cua­tro oca­sio­nes es­cri­bió obras de tea­tro en las que siem­pre crea­ba un per­so­na­je ins­pi­ra­do en mi per­so­na­li­dad. Es en­ton­ces por ahí, que me voy in­vo­lu­cran­do en la ac­tua­ción. Ella mis­ma me ins­tru­yó por­que de­cía que te­nía al­go que era muy bueno, que era muy or­gá­ni­co y es­pon­tá­neo. Lue­go de es­to, fui ha­cien­do ta­lle­res de ac­tua­ción y me fui ase­so­ran­do, so­bre to­do con di­rec­to­res de tea­tro que nos ayu­da­ban mu­cho en los mon­ta­jes de las obras y así me fue­ron lim­pian­do el es­ti­lo y por ahí em­pie­zo en el tea­tro. En el ci­ne, cuan­do hi­cie­ron la pri­me­ra par­te de “Lo­to­man”, Ar­chie López se le ocu­rrió un per­so­na­je que de­bía en­se­ñar cla­ses de eti­que­ta y pro­to­co­lo, y en­ton­ces me lla­ma y me di­ce que que­ría que hi­cie­ra ese per­so­na­je, pe­ro co­mo era en reali­dad, Fran­cis­co San­chís. Es de es­ta

"ME CA­RAC­TE­RI­ZA EL REINVENTARME"

for­ma có­mo em­pie­za mi amor y no­viaz­go con el ci­ne

¿Con­si­de­ra­rías en al­gún mo­men­to de­di­car­te so­lo al ci­ne y tea­tro?

Pa­ra na­da, el tea­tro y ci­ne me apa­sio­nan y es al­go que in­te­rior­men­te en mi co­ra­zón y en mi ego me gus­ta co­mo ca­da cier­to tiem­po rea­li­zar­lo, lle­nar­lo, in­ter­pre­tar­lo y es­tar in­vo­lu­cra­do, por­que la ver­dad es que eso no so­lo te re­ta co­mo per­so­na al ni­vel pro­fe­sio­nal, sino tam­bién te ex­po­ne pú­bli­ca­men­te pa­ra que se vea tu tra­ba­jo y que es­tás ha­cien­do co­sas di­fe­ren­tes. Ade­más, yo soy una per­so­na que me ca­rac­te­ri­za el reinventarme, por­que no pue­do vi­vir a un ritmo to­tal­men­te li­neal, yo ten­go que ir su­bien­do y ba­jan­do las pul­sa­cio­nes co­mo los elec­tro­car­dio­gra­mas, so­bre to­do, en es­tos úl­ti­mos cin­co años de es­tar en una pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca al año, de la mano de Ro­ber­to Ángel Sal­ce­do a quien le agra­dez­co mu­chí­si­mo y quien tam­bién crea los per­so­na­jes ba­sa­dos en có­mo él me ve y mi per­so­na­li­dad, que tam­bién me ha fa­ci­li­ta­do mu­cho las co­sas.

¿Cuál es el se­llo par­ti­cu­lar que te di­fe­ren­cia en los me­dios?

Pa­ra mí, yo creo que el ser ho­nes­to, el ser muy res­pon­sa­ble, siem­pre afe­rra­do y aga­rra­do a la ver­dad. No me gus­ta la es­pe­cu­la­ción y ser tam­bién una per­so­na edu­ca­da, me­di­da, co­rrec­ta y a la vez ele­gan­te, eso es lo que en­tien­do. Tam­bién las per­so­nas me per­ci­ben así; que yo creo que es lo más im­por­tan­te, por­que hay un equi­li­brio entre lo que la gen­te per­ci­be de mí y lo que yo pien­so de mí, que me ha he­cho di­fe­ren­te y ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia den­tro de mi tra­ba­jo.

¿En qué pro­yec­tos es­tás tra­ba­jan­do en la ac­tua­li­dad?

Si­go con mi pro­gra­ma “Es­ta­cio­nes So­cia­les”, que se trans­mi­te por Te­leu­ni­ver­so y por Bo­real te­le­vi­sión, los do­min­gos. Tam­bién es­toy con Zoi­la Lu­na en ra­dio, en el pro­gra­ma “So­lo pa­ra mu­je­res”, allí ten­go 17 años en ra­dio, que es lo mis­mo que tie­ne el pro­gra­ma. De igual for­ma, tam­bién es­toy en otro pro­gra­ma de ra­dio que se lla­ma el “Pa­trón de la tar­de”, que se rea­li­za en la ciu­dad de San­tia­go con fi­gu­ras del pe­rio­dis­mo de opi­nión. Es­te en es­pe­cí­fi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.