Car­los De Moya, Ro­man­ce eterno con la mo­da

Zona N - - Contents - Car­los De Moya

Un di­se­ña­dor muy ape­ga­do a sus raí­ces y, des­de un prin­ci­pio, se­gu­ro de sí mis­mo. Pa­ra Car­los, la mo­da es, sin du­da al­gu­na, par­te de él y su esen­cia.

¿Qué va­lor tie­ne la mo­da pa­ra ti?

No me vi­sua­li­zo ha­cien­do otra co­sa que no sea mo­da, sin du­das, es par­te esen­cial de mi vi­da, mi ma­ne­ra de co­mu­ni­car­me, mi for­ma de em­be­lle­cer, de desaho­gar­me. Es mi ca­nal pa­ra de­jar­me ser y pa­ra ha­cer­me en­ten­der; tam­bién me ha ser­vi­do pa­ra de­jar al­gún le­ga­do du­ran­te to­dos es­tos años de tra­ba­jo y los que han de ve­nir.

¿Qué bus­cas pro­yec­tar con tus crea­cio­nes?

Me gus­ta ha­cer mo­da con con­te­ni­do his­tó­ri­co, cul­tu­ral, so­cial... Siem­pre encontrarás en mis pro­pues­tas un en­fo­que que va más allá de “ro­pa”, me in­tere­so por di­ver­sos te­mas, los desa­rro­llo y los plas­mo a tra­vés de mis di­se­ños y ex­clu­si­vos es­tam­pa­dos. El Gran Ca­ri­be es mi pun­to de par­ti­da y den­tro de él en­cuen­tro mu­cha be­lle­za que me ins­pi­ra y me per­mi­te crear his­to­rias en mi ca­be­za, al­gu­nas de es­tas se con­vier­ten en des­fi­les y en pie­zas de ves­tir. Dis­fru­to di­se­ñar pa­ra la mu­jer serena, ele­gan­te, ca­ri­be­ña, ale­gre, mis­te­rio­sa, cau­ti­va­do­ra; en re­su­men: pa­ra la mu­jer an­ti­lla­na y, sin du­das, esas mis­mas cua­li­da­des quie­ro pro­yec­tar con mi ro­pa.

¿De dón­de pro­vie­ne tu pa­sión por la mo­da?

Des­de pe­que­ño, mi abue­la y mi tía te­nían una tien­da en mi na­tal Mao; allí siem­pre dis­fru­té de to­do el pro­ce­so de los des­fi­les de “Ja­nai­da”, así se lla­ma­ba la tien­da; los des­fi­les eran me­mo­ra­bles y mis tías mo­de­la­ban pa­ra la tien­da, al­gu­nas de ellas lue­go par­ti­ci­pa­ron en Miss RD sien­do

de las prin­ci­pa­les de di­cho cer­ta­men en su mo­men­to y otras for­ma­ron par­te de la in­tro­duc­ción de una pres­ti­gio­sa agen­cia y es­cue­la de mo­de­la­je in­ter­na­cio­nal en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Sin te­mor a equi­vo­car­me, pue­do de­cir que eso in­flu­yó bas­tan­te. Por su par­te, mi ma­dre Yan­net­te Isa­bel, es­tu­dió pa­ra pa­tro­nis­ta in­dus­trial y mien­tras ella es­tu­dia­ba, fui apren­dien­do a ilus­trar y yo ha­cía al­gu­nos tra­ba­jos pa­ra sus com­pa­ñe­ras y por ahí se fue dan­do to­do, un hobby que se fue con­vir­tien­do en una pro­fe­sión. Es­tu­dié Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas; lue­go do­ña Mercy Jác­quez me otor­gó una be­ca en su ins­ti­tu­to y, tiem­po des­pués, ga­né una be­ca en el Is­ti­tu­to Ma­ran­go­ni en el pro­gra­ma “Con Jatn­na”. To­do ha si­do se­gún la vi­da ha ve­ni­do pre­sen­tán­do­me las opor­tu­ni­da­des y he po­di­do to­mar aque­llas pa­ra las que he es­ta­do pre­pa­ra­do.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti po­der trans­mi­tir tus co­no­ci­mien­tos de mo­da a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes?

To­do em­pe­zó por un hash­tag en twit­ter, #Cam­bio­mo­dard. Con es­ta eti­que­ta le pe­día a las per­so­nas que me ayu­da­ran a iden­ti­fi­car po­si­bles so­lu­cio­nes pa­ra ha­cer cre­cer o pa­ra ge­ne­rar un cam­bio en la in­dus­tria de la mo­da. Mu­chos opi­na­ron, in­clu­so di­se­ña­do­res. Ahí iden­ti­fi­qué que pa­ra yo ge­ne­rar un cam­bio en la mo­da, no po­día con­cen­trar­me en ha­cer que los di­se­ña­do­res es­ta­ble­ci­dos cam­bia­ran o re­pen­sa­ran su es­truc­tu­ra o su ma­ne­ra de ha­cer las co­sas por­que ya ca­da uno tie­ne su sis­te­ma que fun­cio­na pa­ra ca­da uno. Sin em­bar­go, en­ten­dí que ese cam­bio po­día ge­ne­rar­se des­de las au­las, en­se­ñán­do­les a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que el ne­go­cio de mo­da es más que com­prar una má­qui­na de co­ser y po­ner un ta­ller en la sa­la de su ca­sa y co­ser­le a las ami­gas de su fa­mi­lia a la me­di­da. Po­co a po­co he ve­ni­do vien­do los fru­tos de es­to y es­toy se­gu­ro que en los años pró­xi­mos con­ti­nua­ré vien­do al­gu­nos pro­fe­sio­na­les for­ma­dos, en par­te por mí, que ge­ne­ra­rán ese an­he­la­do cam­bio que ha­ga en­ten­der que la mo­da es más que eso.

Si tu­vie­ras que ele­gir en­tre mo­da pa­ra mu­jer u hom­bre, ¿por cuál te in­cli­na­rías y por qué?

Sin du­das mo­da femenina, pe­ro si tu­vie­se que ele­gir en­tre mo­da femenina y mo­da in­fan­til,

¿Por qué de­ci­des rea­li­zar una lí­nea pa­ra ni­ños?

Na­ció de una ac­ción en Ins­ta­gram, con mi ilus­tra­ción “La Hit­to­ria De Vit­to­ria” (pue­des ver el HT #Lahit­to­ria­de­vit­to­ria), al­gu­nas ami­gas y ma­dres en re­des so­cia­les me de­cían que que­rían po­ner­le los outfits de Vit­to­ria a sus hi­jas. Esa ilus­tra­ción es­tá ins­pi­ra­da en mi so­bri­na y sus ocu­rren­cias. El asun­to es que en 2014 le di­go a mi ma­dre que nos aven­tu­re­mos y que ha­ga­mos la pri­me­ra co­lec­ción. La hi­ci­mos, en­can­tó a más de uno y pues se­gún fui­mos evo­lu­cio­nan­do La Hit­to­ria de Vit­to­ria se trans­for­mó en Little Ta­les, que es el nom­bre ac­tual de mi mar­ca in­fan­til.

¿En qué te ins­pi­ras a la ho­ra de ele­gir el con­cep­to de ca­da uno de los di­se­ños que has he­cho?

Siem­pre me ins­pi­ro en si­tua­cio­nes o ele­men­tos con los que he te­ni­do con­tac­to o con los que he te­ni­do al­gu­na ex­pe­rien­cia per­so­nal, por­que siem­pre he di­cho que cuan­do uno cuen­ta un po­co de su his­to­ria, el men­sa­je lle­ga me­jor y la gen­te se em­po­de­ra de él por­que se pue­de lle­gar a iden­ti­fi­car.

¿Cuál es tu par­te fa­vo­ri­ta del pro­ce­so de crea­ción de una lí­nea y por qué?

La par­te de in­ves­ti­ga­ción y crea­ción de los pri­me­ros bo­ce­tos es mi pre­fe­ri­da; lue­go dis­fru­to mu­cho la se­lec­ción de tex­ti­les y me bri­llan los ojos cuan­do veo ca­da pie­za en la vi­da real. Pien­so que dis­fru­to ca­da par­te del pro­ce­so, en al­gu­nos ca­sos me abru­mo, pe­ro pien­so que es nor­mal tor­tu­rar­se de cuan­do en vez con lo que ha­ce­mos cuan­do que­re­mos me­jo­rar cons­tan­te­men­te.

Has di­se­ña­do pa­ra gran­des fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo do­mi­ni­cano. ¿Cuál ha si­do tu ma­yor re­to al asu­mir la ta­rea?

To­dos son re­tos fuer­tes, pe­ro nin­guno ha re­pre­sen­ta­do un re­to que sin­tie­se en el mo­men­to que fue­se im­po­si­ble de lo­grar, siem­pre tra­to de bus­car­le la vuel­ta a las co­sas pa­ra que fun­cio­nen pa­ra am­bas par­tes, y si no fun­cio­na pues sen­ci­lla­men­te se ha­ce a un la­do y se con­ti­núa por el ca­mino de la vi­da.

¿Qué ele­men­tos to­mas en cuen­ta pa­ra ade­cuar tus di­se­ños a la ne­ce­si­dad de ca­da una de las per­so­nas que vis­tes?

Son mu­chas va­ria­bles las que se con­ju­gan aquí, por­que los di­se­ña­do­res te­ne­mos que ser muy bue­nos en di­se­ño, pe­ro tam­bién de­be­mos ser psi­có­lo­gos, me­jo­res ami­gos, paño de lá­gri­mas, baúl de se­cre­tos, ci­ru­ja­nos plás­ti­cos y ade­más eco­nó­mi­cos y eso por so­lo men­cio­nar­te al­gu­nas de las fa­ce­tas en las que te­ne­mos que des­do­blar­nos. La per­so­na­li­dad, la si­lue­ta, el co­lor de piel, gus­tos per­so­na­les y otros son co­sas que siem­pre to­mo en cuen­ta; no es dis­fra­zar a una mu­jer de lo que Car­los De Moya pien­sa que es­tá de mo­da o que va a gus­tar a los de­más, es lo que Car­los De Moya iden­ti­fi­ca gra­cias a su co­no­ci­mien­to que le que­da­rá bien a ese ti­po de cuer­po, a ese tono de piel, a esa per­so­na­li­dad… y que esa da­ma lu­ci­rá el ves­ti­do y no que el ves­ti­do opa­ca­rá a la per­cha.

se­gu­ro me in­cli­na­ría por mo­da in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.