Es­pi­ri­tual:

Zona N - - Contents - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

La Bi­blia tie­ne mu­cho que de­cir acer­ca de ce­le­bra­cio­nes y fes­ti­vi­da­des. El men­sa­je de Je­sús cuan­do vino a la tie­rra fue: “El Reino de Dios se ha acer­ca­do” (Lu­cas 10:11). El Reino de Dios es el rei­na­do y la so­be­ra­nía de Dios so­bre su crea­ción. El reino de Dios es ce­le­bra­ción, fies­ta, ga­la. La re­li­gión ve el reino co­mo un tri­bu­nal don­de so­mos juz­ga­dos, sin em­bar­go, Je­sús en­se­ña que es jus­ti­cia, paz, go­zo. Hay tan­to go­zo y ale­gría en co­no­cer a Je­sús y per­te­ne­cer a su reino, que hay que ex­pe­ri­men­tar­lo per­so­nal­men­te. Es una vi­da ma­ra­vi­llo­sa por­que es vi­vir ba­jo el go­bierno del mis­mo Crea­dor.

En la Bi­blia en­con­tra­mos mu­chas re­fe­ren­cias de fies­tas y ce­le­bra­cio­nes.

En el An­ti­guo Tes­ta­men­to, los ju­díos ce­le­bra­ban la Fies­ta de la Pas­cua, la Fies­ta de los Ta­ber­nácu­los. Sa­lo­món ce­le­bró sie­te días de fies­ta des­pués de cons­truir el tem­plo. Je­sús par­ti­ci­pó de ban­que­tes en ca­sa de Ma­teo, Ma­ría y Mar­ta, etc. Lo úl­ti­mo que hi­zo Je­sús an­tes de mo­rir en la cruz, fue com­par­tir la ce­na con sus dis­cí­pu­los. La pa­la­bra fies­ta y sus de­ri­va­dos es usa­da unas 180 ve­ces en las Es­cri­tu­ras.

En Lu­cas 14:15-24, Je­sús en­se­ña la pa­rá­bo­la de la gran ce­na y di­ce “Bie­na­ven­tu­ra­do el que co­ma pan en el reino de Dios”. Je­sús ilus­tró la his­to­ria de un hom­bre que pre­pa­ró una gran ce­na e in­vi­tó a mu­chos a ve­nir. Cuan­do to­do es­ta­ba lis­to, en­vió a su sier­vo a de­cir a sus in­vi­ta­dos: “Ven­gan, ya to­do es­tá pre­pa­ra­do”. Pe­ro to­dos co­men­za­ron a po­ner ex­cu­sas pa­ra no ir: “he com­pra­do una fin­ca, de­bo ir a ver­la”, otro di­jo “com­pré cin­co yun­tas de bue­yes y voy a pro­bar­los”, otro di­jo “aca­bo de ca­sar­me no pue­do ir”. Cuan­do el sier­vo hi­zo sa­ber to­das esas ex­cu­sas a su se­ñor, se enojó y man­dó a su sier­vo a ir por las pla­zas y las ca­lles de la ciu­dad, a in­vi­tar a los po­bres, man­cos, cie­gos, co­jos. El sier­vo hi­zo tal co­mo le fue or­de­na­do y di­jo a su amo: “Se­ñor, se ha he­cho co­mo man­das­te, aún hay lu­gar”. Lue­go di­jo el se­ñor: “Ve por los ca­mi­nos y por los va­lla­dos, y fuér­za­los a en­trar, pa­ra que se lle­ne mi ca­sa”.

Es­te se­ñor no es­ca­ti­mó gas­tos pa­ra es­te ban­que­te, to­do es­ta­ba lis­to y pro­vis­to.

Es­te hom­bre re­pre­sen­ta a Dios en es­ta pa­rá­bo­la quien pa­gó la deu­da por nues­tros pe­ca­dos y ofre­ce lo me­jor de lo me­jor. La sal­va­ción no es una me­ta pa­ra al­can­zar, es un re­ga­lo, no hay na­da que po­da­mos ha­cer pa­ra ga­nar la vi­da eter­na. Es­ta in­vi­ta­ción es­tá abier­ta pa­ra to­dos. La in­vi­ta­ción que Dios ha­ce a ca­da per­so­na es la in­vi­ta­ción de to­da la Bi­blia. Dios te di­ce hoy: “Ven aho­ra, la me­sa es­tá ser­vi­da. ¡Hay lu­gar pa­ra ti!

Al igual que en la pa­rá­bo­la, hay mu­chas ex­cu­sas que la gen­te pre­sen­ta pa­ra no acep­tar la in­vi­ta­ción de ve­nir a Je­sús. El se­ñor no so­lo le di­ce al sier­vo que los trai­ga, sino que pi­de que in­sis­ta pa­ra que en­tren y no se pier­dan la gran ce­na. Así lo hi­zo el sier­vo, y tra­jo a to­dos los que en­con­tró al ban­que­te y aun ha­bía lu­gar. Hay lu­gar pa­ra ti en el Reino de Dios, él in­sis­te que ven­gas a su fies­ta y no te pier­das ese lu­gar que tie­ne re­ser­va­do pa­ra ti. Nin­guno de no­so­tros me­re­ce sen­tar­se a la me­sa y es­tar con el rey, pe­ro Dios ha­ce la in­vi­ta­ción y es­tá abier­ta pa­ra to­dos.

Las fies­tas y ban­que­tes sue­len te­ner un có­di­go de ves­ti­men­ta. Los in­vi­ta­dos que re­co­gie­ron en la ca­lle, tal vez an­da­ban con ro­pa inade­cua­da pa­ra sen­tar­se a la me­sa. Cuan­do ve­ni­mos a Je­sús, el cam­bia nues­tros tra­pos de in­mun­di­cia por su jus­ti­cia. él nos la­va con su san­gre pre­cio­sa y nos vis­te con ro­pa de sal­va­ción en la jus­ti­cia de Je­sús. Hay una gran ce­le­bra­ción que to­dos es­ta­mos es­pe­ran­do. Es una bo­da que du­ra­rá sie­te años en la cual el cordero de Dios, Je­sús, se ca­sa­rá con su igle­sia. La Bi­blia di­ce: “Go­cé­mo­nos y ale­gré­mo­nos y dé­mos­le glo­ria; por­que han lle­ga­do las bo­das del Cordero, y su es­po­sa se ha pre­pa­ra­do. Y a ella se le ha con­ce­di­do que se vis­ta de lino fino, lim­pio y res­plan­de­cien­te; por­que el lino fino es las ac­cio­nes jus­tas de los san­tos. “Bie­na­ven­tu­ra­dos los in­vi­ta­dos a la ce­na de las bo­das del cordero” (Apo­ca­lip­sis 19:7-9). Tú tam­bién pue­des par­ti­ci­par en es­ta gran ce­le­bra­ción. El Se­ñor te di­ce ¡Ven, aún hay lu­gar pa­ra ti!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.