An­ye­li­na Guz­mán, Una blog­ger muy ver­sá­til

“MI BLOG Y MIS RE­DES SON UN RE­FLE­JO DE QUIÉN SOY EN REALI­DAD”

Zona N - - Contents - An­ye­li­na Guz­mán

Pio­ne­ra del mun­do del blog en la ciu­dad de San­tia­go. Ma­dre, pro­fe­sio­nal y so­bre to­do mu­jer, An­ye­li­na nos cuen­ta có­mo fue­ron sus ini­cios con su blog de mo­das cuan­do de es­to aún se co­no­cía muy po­co.

¿Có­mo de­ci­des a em­pe­zar un blog de mo­das, an­tes de que es­to se vol­vie­ra el fe­nó­meno que es en la ac­tua­li­dad?

Me lan­cé en fe­bre­ro 2012, así mis­mo co­mo di­ces, cuan­do aún aquí no en­ten­dían de qué tra­ta­ba (me to­có ex­pli­car bas­tan­te lo que era un blog de mo­da). La ver­dad, mi co­mien­zo fue bien cli­ché, me gus­ta la mo­da des­de que ten­go uso de ra­zón, em­pe­cé a te­ner in­te­rés por la blo­gos­fe­ra en el 2011, mi ins­pi­ra­ción vino de en­ten­der que to­das, en sus ini­cios, Andy de Sty­le Scrap­book, Chia­ra de The Blon­de Sa­lad, Ju­lie Sa­ri­ña­na de Sin­ce­rely Ju­les, eran jó­ve­nes co­mu­nes y co­rrien­tes en ese mo­men­to, que ama­ban la mo­da y un día de­ci­die­ron em­pren­der abrien­do un por­tal de mo­da.

¿Por qué un blog de mo­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te?

Pre­ci­sa­men­te por lo que te co­men­ta­ba al prin­ci­pio: siem­pre he si­do una apa­sio­na­da de la mo­da, en­ten­dí que era un ni­cho que no es­ta­ba sa­tu­ra­do; ade­más, co­mo ma­dre de una hi­ja pa­ra ese en­ton­ces de 3 ½ años, sen­tí esa ne­ce­si­dad de que, con mi ejem­plo, ins­pi­rar a las mu­je­res a no des­cui­dar su ima­gen, ya que, en mi en­torno, en mi círcu­lo de ami­gas, no­ta­ba có­mo mu­chas, al con­ver­tir­se en ma­dres, se ol­vi­da­ban de ellas mis­mas, por fal­ta de tiem­po o las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias.

¿Cuá­les as­pec­tos han cam­bia­do en es­te en­torno des­de tus co­mien­zos a hoy en día?

¡Uff!, mu­chí­si­mo en sen­ti­do ge­ne­ral: pri­me­ro me en­fo­ca­ré en lo po­si­ti­vo; en­tien­do que hay más acep­ta­ción de nues­tro tra­ba­jo por par­te de em­pre­sas de ser­vi­cios, pro­duc­tos y mar­cas. Es­to, de­bi­do al buen desem­pe­ño que han rea­li­za­do blog­gers na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, nos han abier­to mu­chas puer­tas; en­ten­dien­do el im­pac­to que cau­san los blogs de mo­da en los con­su­mi­do­res.

En otro plano, en un prin­ci­pio se le da­ba más im­por­tan­cia a las pá­gi­nas web, las re­des so­cia­les so­lo ser­vían de en­la­ce, pa­ra cap­tar y atraer lec­to­res a di­chos blogs de mo­da; sin em­bar­go, hoy día, veo tan­tos blogs aban­do­na­dos, sin ser ac­tua­li­za­dos por me­ses.

¿Qué es lo más im­por­tan­te de tu blog y cuál es la esen­cia que lo ha­ce di­fe­ren­te?

En el blog, re­fle­jo mi dia­rio vi­vir, no me cam­bio pa­ra una fo­to, reali­zo las fo­tos de lo que lle­vo cual­quier día en es­pe­cí­fi­co, prio­ri­zo bas­tan­te mi pla­ta­for­ma web, me he en­fo­ca­do, tra­ba­ja­do y des­ve­lán­do­me pa­ra man­te­ner­lo ac­tua­li­za­do dos o va­rias ve­ces por se­ma­na, aún cuan­do ya no sea la mo­da o lo co­mún, to­do mi buen con­te­ni­do de fo­tos e his­to­rias per­so­na­les, con­se­jos de mo­da, tips ge­ne­ra­les, con­se­jos de ma­dres, se en­cuen­tran en mi bi­tá­co­ra, en mis re­des so­cia­les; so­lo com­par­to una par­te.

Creo que lo que me ha­ce di­fe­ren­te es que he si­do fiel a mi esen­cia, a mis pre­fe­ren­cias, a mi es­ti­lo y las mu­je­res han co­nec­ta­do con eso. Me he en­fo­ca­do en sa­car de ca­da día lo me­jor, en trans­mi­tir­lo, sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias. Mi blog y mis re­des son un re­fle­jo de quién soy en reali­dad, sin in­ten­cio­nes de te­ner una vi­da per­fec­ta.

¿Cuál es el es­ti­lo con el que te iden­ti­fi­cas y por qué?

Clá­si­co, ro­mán­ti­co, fe­me­nino, soy muy de pie­zas ca­sua­les com­bi­na­das con ten­den­cias; aban­de­ra­da de las com­pras in­te­li­gen­tes y sa­car­le el 100 % a mi guar­da­rro­pa.

¿En qué pro­yec­tos tra­ba­jas ac­tual­men­te y cuá­les se­rían tus fu­tu­ras as­pi­ra­cio­nes con los mis­mo?

Ac­tual­men­te, con­ti­núo desa­rro­llan­do el cre­ci­mien­to de mi mar­ca per­so­nal (per­fec­cio­nán­do­la), tra­ba­jo co­mo so­por­te en re­des so­cia­les a mar­cas y/o em­pre­sas, ade­más de que ha­ce tres me­ses me lan­cé a una nue­va aven­tu­ra, un sue­ño que te­nía des­de ha­ce mu­cho tiem­po en­ga­ve­ta­do en mi co­ra­zón, mi tien­da vir­tual @ any el in as­clo­sets­hop, en la que es­toy po­nien­do to­dos mis es­fuer­zos, con mi­ras a con­ver­tir­la, a cor­to pla­zo, en un show­room, con la ayu­da de pa­pá Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.