EL CA­CHO­RRI­TO

De Pelados - - Cuentame - Por: Fe­li­pe Te­rre­ros Mar­tí­nez

Ha­bía una vez un pe­rri­to dál­ma­ta que pa­sea­ba ha­cia un par­que. De pron­to, una hor­mi­ga se le cru­zó por su ca­mino car­gan­do unas ho­jas en la es­pal­da. El dál­ma­ta le pre­gun­tó qué ha­cía con las ho­jas y a dón­de iba. Es­ta a su vez le res­pon­dió que iba a su ca­sa y con­ti­nuó su re­co­rri­do... El dál­ma­ta si­guió ca­mi­nan­do. Lue­go se per­ca­tó que pa­ra lle­gar al par­que te­nía que cru­zar por un es­tan­que. Ha­bía un pa­to na­dan­do y le pre­gun­tó si po­día lle­var­lo has­ta el otro la­do. Co­mo era un pa­to bon­da­do­so acep­tó. Cuan­do es­ta­ban lle­gan­do, un ga­to apa­re­ció y asus­tó al pa­to, lo que pro­vo­có que se ca­ye­ran al agua y le to­có al ca­cho­rro na­dar ha­cia el otro la­do. Al lle­gar, el pe­rro per­si­guió al ga­to por to­dos la­dos, pe­ro el ga­to subió a una res­ba­la­de­ra, sal­tó a un ár­bol y des­apa­re­ció. El pe­rro se tran­qui­li­zó y si­guió su ca­mino. Des­pués se en­con­tró con una pa­lo­ma men­sa­je­ra que es­ta­ba can­sa­da y se ofre­ció a lle­var­la en el lo­mo. Más ade­lan­te, apa­re­ció una lin­da pe­rri­ta dál­ma­ta que lla­mó su aten­ción. De­jó a la pa­lo­ma en su ca­sa y se fue a pa­sear con su nue­va ami­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.