Es­cú­cha­lo en la edi­ción ta­ble­ta.

De Pelados - - Cuentame -

Ha­bía una vez, en la os­cu­ri­dad de un bos­que, una ser­pien­te que perseguía in­can­sa­ble­men­te a una lu­ciér­na­ga pa­ra de­vo­rar­la.

El pe­que­ño insecto ha­cía has­ta lo im­po­si­ble pa­ra huir de la ser­pien­te. Du­ran­te días fue una per­se­cu­ción muy in­ten­sa. Des­pués de un tiem­po, la lu­ciér­na­ga ago­ta­da, muy ago­ta­da, se de­tu­vo en su vue­lo y le di­jo a su per­se­gui­do­ra: - ¿Te pue­do ha­cer tres pre­gun­tas? La ser­pien­te le res­pon­dió: - Ummm... no acos­tum­bro a dar ex­pli­ca­cio­nes a na­die, pe­ro co­mo igual te voy a co­mer... ¡ade­lan­te! - Pre­gun­ta Nº 1: ¿Per­te­nez­co a tu ca­de­na ali­men­ti­cia? - No - Pre­gun­ta Nº 2: ¿Te he he­cho al­go ma­lo? - No, na­da. - Pre­gun­ta Nº 3: En­ton­ces... ¿por qué me quie­res co­mer? - Pues por­que... ¡bri­llas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.