“Wel­co­me re­fu­gees” “A

Diario Expreso - - Opinión - Co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

que­llos que no es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra acep­tar los va­lo­res de la Ilus­tra­ción, ten­drán que aban­do­nar nues­tro país y so­cie­dad”. Du­ro leer es­to. Du­ro por­que es­te frag­men­to del bo­rra­dor de ley aus­tría­ca se re­fie­re es­pe­cí­fi­ca­men­te a los re­fu­gia­dos si­rios, que cla­man una po­si­bi­li­dad de vi­da. Es­ta nor­ma prohí­be uti­li­zar bur­kas en lu­ga­res pú­bli­cos, obli­ga a los mi­gran­tes a re­ci­bir un cur­so in­ten­si­vo de ale­mán, cum­plir un cur­so de va­lo­res y fir­mar un Con­tra­to de In­te­gra­ción a la cul­tu­ra ma­yo­ri­ta­ria. Las crí­ti­cas han si­do in­me­dia­tas. Des­pués de to­do, si el pun­to de la nue­va nor­ma es de­fen­der los va­lo­res ilus­tra­dos, que cons­ti­tu­yen la cu­na de la Eu­ro­pa Mo­der­na, ¿es­tas me­di­das no aten­tan con­tra es­tos prin­ci­pios en pri­mer lu­gar? ¿Dónde que­da­ría la li­ber­tad de ex­pre­sión? ¿No aten­ta es­ta ley “di­ri­gi­da” con­tra el prin­ci­pio ilus­tra­do de igual­dad an­te la ley?

Creo que es mo­men­to de acep­tar que si Eu­ro­pa quie­re de­fen­der su esen­cia ten­drá que ac­tuar en con­tra de ella en me­nor o ma­yor me­di­da. No por­que los si­rios sean una ame­na­za por su is­lam radical (po­si­bles fu­tu­ros aten­ta­dos), si acep­ta­mos que en pri­mer lu­gar hu­yen de eso y han pa­sa­do un es­cru­ti­nio por par­te del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, sino por­que si se acep­ta la migración en can­ti­da­des con­si­de­ra­bles, cul­tu­ral­men­te re­sul­ta una ame­na­za an­te la uni­dad na­cio­nal del país. Es­ta­ría­mos an­te la po­si­bi­li­dad de ba­rrios mu­sul­ma­nes, si­mi­lar al fe­nó­meno ocu­rri­do en Fran­cia. Un pro­ce­so na­tu­ral: en un país ex­tra­ño el in­di­vi­duo bus­ca apo­yo y re­fu­gio en­tre los su­yos. Chi­na­town, Little Italy, Ba­rrio Cu­bano. Con el pa­so del tiem­po se con­vier­te en una na­ción den­tro de una na­ción, y mien­tras más hos­til se con­si­de­ra al ex­te­rior (por­que no se en­tien­de el idio­ma, por los va­lo­res in­com­pa­ti­bles, por la dis­cri­mi­na­ción an­te lo di­fe­ren­te), más ce­rra­da se vuel­ve es­ta co­mu­ni­dad y hos­til a lo ex­terno. De ahí que los ata­ques en Fran­cia, por ejem­plo, sean de ciu­da­da­nos fran­ce­ses que nun­ca se sin­tie­ron co­mo ta­les. Por eso la im­por­tan­cia de des­truir ba­rre­ras pa­ra el mi­gran­te. Al fi­nal del día, tal vez no los per­si­gan, sino que le da­rán una du­ra bien­ve­ni­da. Du­ra, pe­ro bien­ve­ni­da al fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.