Rup­tu­ras en la con­ti­nui­dad

Diario Expreso - - Opinión - GAI­TÁN VI­LLA­VI­CEN­CIO co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

La con­ti­nui­dad en el po­der de AP ha con­lle­va­do una se­rie de mis­ti­fi­ca­cio­nes, me­dias ver­da­des y opa­ci­da­des ge­ne­ra­das por un go­bierno de 10 años de du­ra­ción y el fé­rreo con­trol ejer­ci­do por el cau­di­llo y sus ad­lá­te­res, a todos los ni­ve­les del Es­ta­do y, por en­de, su in­fluen­cia so­bre la po­lí­ti­ca, eco­no­mía, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la so­cie­dad. Por ello los sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos que pro­vo­ca de ma­ne­ra po­la­ri­za­da, las odio­si­da­des como afec­tos sus­ci­ta­dos por es­te y que aflo­ran a ca­da mo­men­to en la ac­tual co­yun­tu­ra, in­clu­so aún au­sen­te, pe­ro con “ver­bo” y Twitter.

El cau­di­llo en esta dé­ca­da, sin ca­li­fi­ca­ti­vo, con su fos­fó­ri­ca per­so­na­li­dad, mon­tó una de­mo­cra­cia au­to­ri­ta­ria y re­gla­men­ta­da, con con­trol de todas las fun­cio­nes del Es­ta­do; pe­ro la mon­tó en un ge­ne­ra­li­za­do “obris­mo” clien­te­lar, dis­pen­dio­so y des­or­de­na­do, diz­que para re­dis­tri­buir de acuer­do a su cri­te­rio me­siá­ni­co y ex­clu­yen­te, des­aten­dien­do los pro­ble­mas de fon­do y la de­pen­den­cia al pe­tró­leo. En es­te contexto, su su­ce­sor es­pe­ró po­se­sio­nar­se para se­ña­lar que ha­bía que dar un cam­bio en la con­duc­ción y re- la­cio­nes con y desde el Es­ta­do, más aper­tu­ris­tas, ho­ri­zon­ta­les y par­ti­ci­pa­ti­vas, que per­mi­tan una de­mo­cra­ti­za­ción. No lo hi­zo an­tes por­que era crear un ca­ta­clis­mo, po­si­ble­men­te más des­truc­tor que el 16A, con un cau­di­llo tan con­flic­ti­vo y pen­den­cie­ro. Como se ob­ser­va, para el pre­si­den­te Mo­reno la ges­tión es­ta­tal no es una ca­rre­ra de ve­lo­ci­dad, como le exi­ge una opo­si­ción des­or­ga­ni­za­da y am­bi­cio­sa, sino una pro­gra­ma­da ma­ra­tón, como la de Jef­fer­son Pé­rez en las Olim­pia­das de Geor­gia. Por eso los diá­lo­gos con todos los ac­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les, la san­ción a un irres­pe­tuo­so vi­ce­pre­si­den­te para que se ubi­que con re­la­ción al je­fe del Es­ta­do, y la con­for­ma­ción de las Co­mi­sio­nes Eco­nó­mi­ca y Anticorrupción. Y en es­te mo­men­to ini­cia la pro­pues­ta de las co­rrec­cio­nes y me­jo­ra­mien­to en el di­se­ño es­ta­tal a tra­vés de una con­sul­ta. La ta­rea no es “des­co­rrei­zar” sino re­cu­pe­rar la go­ber­nan­za e ins­ti­tu­cio­na­li­dad; lo pri­me­ro es un lar­go pro­ce­so po­lí­ti­co, ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral, mien­tras lo se­gun­do es la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia y for­ta­le­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.