A

Diario Expreso - - Cultura - EL PAÍS ESPECIAL PARA EX­PRE­SO PAUL AUS­TER, es­cri­tor

utor de una trein­te­na de vo­lú­me­nes en­tre poe­sía, en­sa­yo, guio­nes de cine y li­bros de me­mo­rias, Paul Aus­ter es so­bre todo co­no­ci­do por sus obras de fic­ción. Su de­ci­mo­sép­ti­ma no­ve­la, pu­bli­ca­da en in­glés a fi­na­les del pa­sa­do mes de enero, apa­re­ce aho­ra en es­pa­ñol tras sie­te años de si­len­cio no­ve­lís­ti­co. De tí­tu­lo enig­má­ti­co, ‘4321’ es una pro­pues­ta na­rra­ti­va ra­di­cal­men­te dis­tin­ta a cuan­to el es­cri­tor ha he­cho an­tes.

“Cuan­do ter­mi­né ‘Sun­set Park’ es­ta­ba men­tal­men­te ago­ta­do y de­ci­dí de­jar pa­sar un tiem­po an­tes de vol­ver a es­cri­bir otra no­ve­la. Me vol­qué en dos li­bros au­to­bio­grá­fi­cos: ‘Dia­rio de in­vierno’ e ‘In­for­me del in­te­rior’. Fue una for­ma, so­bre todo con el se­gun­do, de vol­ver al te­rri­to­rio bo­rra­do de la in­fan­cia. Era asom­bro­so ver có­mo aflo­ra­ban los re­cuer­dos”.

‘4321’ es una no­ve­la in­só­li­ta den­tro del ca­non aus­te­riano. Con 960 pá­gi­nas es, con mu­cha diferencia, su li­bro más ex­ten­so. El es­ti­lo tam­bién ha cam­bia­do. La pro- sa mi­ni­ma­lis­ta da pa­so a una sin­ta­xis ar­bo­res­cen­te, con fra­ses lar­gas y si­nuo­sas. El tras­fon­do en­tre fi­lo­só­fi­co y noir le ce­de el lu­gar a una na­rra­ción cos­tum­bris­ta con una im­por­tan­te sal­ve­dad: en lu­gar de una pe­ri­pe­cia ar­gu­men­tal úni­ca se nos ofre­cen cua­tro po­si­bles va­rian­tes de la historia. “Es la no­ve­la más rea­lis­ta que he es­cri­to”, con­ce­de.

“Todo es di­rec­to e in­me­dia­to, no hay tru­cos ni ilu­sio­nes. La úni­ca au­da­cia es la es­truc­tu­ra. Se me ocu­rrió de re­pen­te, un día que es­ta­ba le­yen­do el pe­rió­di­co en el es­tu­dio: en lu­gar del viaje de una per­so­na desde que na­ce has­ta que se aso­ma a la edad adul­ta, con­ta­ría cua­tro tra­yec­to­rias distintas con variaciones so­bre un tras­fon­do co­mún”.

La in­fan­cia del pro­ta­go­nis­ta de ‘4321’ tie­ne mu­cho en co­mún con la de Paul Aus­ter. Ar­chie Fer­gu­son na­ce en Ne­wark, Nue­va Jer­sey, en 1947, igual que su au­tor, en el seno de una fa­mi­lia de des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes ju­díos.

“La Amé­ri­ca de los cin­cuen­ta fue para mí una épo­ca fe­liz. Mi gran pa­sión fue siem­pre el deporte, aun­que pa­ra­le­la­men- te desa­rro­llé un in­te­rés des­afo­ra­do por la lec­tu­ra, cosa has­ta cier­to pun­to inex­pli­ca­ble, pues en mi ca­sa no leía na­die”.

So­ñó siem­pre con ser no­ve­lis­ta, re­cuer­da, pe­ro no pen­só que lo lo­gra­ría. Los años que pa­só en Co­lum­bia Uni­ver­sity fue­ron de­ci­si­vos. A los 22 años ha­bía lle­na­do nu­me­ro­sos cua­der­nos que su­ma­ban un mi­llar lar­go de pá­gi­nas que con­te­nían el em­brión de va­rias no­ve­las. Des­pués de gra­duar­se via­jó a Eu­ro­pa, tra­ba­jó en un pe­tro­le­ro y pa­só un tiem­po en Fran­cia con la es­cri­to­ra Ly­dia Da­vis, a quien co­no­ció en la uni­ver­si­dad, pe­ro tras una con­vi­ven­cia di­fí­cil se se­pa­ra­ron y el es­cri­tor cre­yó que ha­bía to­ca­do fon­do.

“Fue el peor mo­men­to de mi vi­da. Te­nía 30 años. Ca­da día que pa­sa­ba au­men­ta­ba mi con­vic­ción de que ja­más lo- gra­ría ser es­cri­tor. Una no­che de 1978, mi ami­go Da­vid Reed me lle­vó a ver una co­reo­gra­fía y du­ran­te el es­pec­tácu­lo sen­tí que se abría una puer­ta en mi in­te­rior. Em­pe­cé a es­cri­bir”.

Ahí em­pe­zó todo para él, un uni­ver­so que ha cau­ti­va­do a mi­les de lec­to­res y que es­te plas­ma en su nue­va no­ve­la, pues tres de los Fer­gu­son quie­ren ser es­cri­to­res.

Re­fle­xio­nan­do so­bre la so­le­dad in­he­ren­te al ofi­cio de es­cri­bir, Aus­ter co­men­ta: “A ve­ces me pre­gun­to por qué me he pa­sa­do la vi­da en­ce­rra­do en un cuar­to es­cri­bien­do, cuan­do afue­ra es­tá el mun­do lleno de vi­da y de po­si­bi­li­da­des”. Y por es­to mis­mo no sa­be si ha­brá otra no­ve­la. “No es­toy se­gu­ro de te­ner la fuer­za ne­ce­sa­ria para es­cri­bir­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.