Mi­ra­flo­res se ‘amu­ra­lla’

Diario Expreso - - Guayaquil metropolitano - DIA­NA SO­TO­MA­YOR ZEVALLOS so­to­ma­yord@granasa.com.ec GUA­YA­QUIL

Mo­ra­do­res de esa ciu­da­de­la se po­nen en guar­dia an­te la de­lin­cuen­cia a tra­vés de ca­pa­ci­ta­cio­nes Hay reunio­nes per­ma­nen­tes con la Po­li­cía, que los guía

La muer­te del pro­pie­ta­rio de un es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­da en Ur­de­sa, ha­ce do­ce días, pu­so en aler­ta a los mo­ra­do­res, ad­mi­nis­tra­do­res y due­ños de los ne­go­cios de la ciu­da­de­la Mi­ra­flo­res, que en más de una oca­sión han si­do víc­ti­mas de la in­se­gu­ri­dad.

“No que­re­mos que en el barrio pa­se lo mis­mo si un la­drón los ‘vi­si­ta’. No que­re­mos que na­die sal­ga afec­ta­do. Que­re­mos que ellos se pro­te­jan y ac­túen se­gún un pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad”, pre­ci­só Tatiana Di Mat­tia, pre­si­den­ta del Con­se­jo Ba­rrial de Mi­ra­flo­res.

La tar­de del miér­co­les la agru­pa­ción, li­de­ra­da por el te­nien­te co­ro­nel Ál­va­ro An­dra­de, je­fe del Dis­tri­to Flo­ri­da, que in­clu­ye a la ciu­da­de­la, con­vo­có a 27 due­ños de lo­ca­les a una reu­nión pa­ra tra­tar el pro­ble­ma y ofre­cer­les un sin­nú­me­ro de es­tra­te­gias, ‘tips’, que po­drían im­ple­men­tar pa­ra ‘blin­dar­se’. Pe­ro so­lo acu­dió la mi­tad, en­tre ellos el re­pre­sen­tan­te del res­tau­ran­te Don Chu­zo, de los más em­ble­má­ti­cos de la zo­na.

Si bien du­ran­te la jor­na­da se de­ter­mi­nó que a to­dos los lo­ca­les se les im­ple­men­ta­rá el bo­tón de se­gu­ri­dad (que bus­ca aten­der de in­me­dia­to las emer­gen­cias, con so­lo mar­car el 5 del ce­lu­lar co­nec­ta­do al sis­te­ma in­for­má­ti­co) y que a sus due­ños se los agre­ga­rá a un chat co­mu­ni­ta­rio de la Po­li­cía, ini­cia­ti­va que ha da­do efec­to en­tre los mo­ra­do­res (ver sub­no­ta), lo que más lla­mó la aten­ción de los co­mer­cian­tes fue­ron las tác­ti­cas de pro­tec­ción pa­ra evi­tar pér­di­das e in­ci­den­tes.

La adre­na­li­na que tie­ne un asal­tan­te al mo­men­to de ata­car, di­jo An­dra­de, su­pera en un 100 % sus ni­ve­les. “Si us­ted lo que­da vien­do o in­ten­ta le­van­tar­se, él le dis­pa­ra, pues­to que sa­be que es­tá co­me­tien­do un error o más aún que co­rre el ries­go de ser ase­si­na­do o ir a pri­sión”. Lo re­co­men­da­ble en esos ca­sos, pre­ci­só, es que se re­por­te el he­cho a tra­vés del bo­tón.

“So­mos no­so­tros los que de­be­mos li­diar con él, que la ma­yo­ría de ve­ces ac­túa dro­ga­do. Que us­te­des lo ha­gan, co­mo lo hi­zo el em­pre­sa­rio de Ur­de­sa, por pro­te­ger a sus clien­tes, aun­que acla­ro que no soy na­die pa­ra se­ña­lar su ac­to co­mo un error o no, pue­de aca­bar en tra­ge­dia…”.

Du­ran­te la jor­na­da, An­dra­de, quien lle­va po­co más de dos me­ses tra­ba­jan­do de for­ma di- rec­ta con los mo­ra­do­res, tam­bién hi­zo hin­ca­pié en no dar de­ma­sia­da in­for­ma­ción a los em­plea­dos. En la ma­yo­ría de los ca­sos son ellos lo que di­cen dón­de es­tá la ca­ja fuer­te, los ob­je­tos de va­lor, las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia de sus je­fes, ad­vir­tió. Juan Car­los Paz­mi­ño, pro­pie­ta­rio de la li­co­re­ra Ma­xi Ven­tas, lo sa­be. Sus pa­dres fue­ron víc­ti­mas de una ex­tor­sión. La in­for­ma­ción pre­sun­ta­men­te ha­bía sa­li­do de la mis­ma gen­te de con­fian­za del lo­cal.

Fi­jar­se en la ves­ti­men­ta de quien en­tra o sa­le del es­ta­ble­ci­mien­to tam­po­co es mu­cho de fiar: uno tie­ne que ver a la per­so­na a la ca­ra, fi­jar­se en sus ojos, en su com­por­ta­mien­to. “Si tie­ne cá­ma­ras, de­be­rá co­lo­car­las siem­pre apun­tan­do a la puer­ta de in­gre­so”, re­co­men­dó el te­nien­te. Así, uno po­drá no­ti­fi­car a tiem­po si ve al­go extraño al chat de la Po­li­cía.

No jun­tar gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro en la ca­ja y el es­ta­ble­ci­mien­to, no de­jar ob­je­tos de va­lor ni en­va­ses de vi­drio o ar­mas blan­cas en el mos­tra­dor (que po­drían ser uti­li­za­das por el ata­can­te), evi­tar lla­mar la aten­ción con ex­hi­bi­do­res exa­ge­ra­dos que no se van a uti­li­zar al má­xi­mo; te­ner un sis­te­ma elec­tró­ni­co pa­ra gra­bar la cé­du­la de las per­so­nas que in­gre­san a los ne­go­cios noc­tur­nos y no dar in­for­ma­ción per­so­nal vía te­le­fó­ni­ca, fue­ron otras de las ac­cio­nes que se de­li­nea­ron du­ran­te la ca­pa­ci­ta­ción, a la que tam­bién acu­die­ron los ‘vi­gi­lan­tes se­gu­ros’ del sec­tor.

El per­so­nal a car­go del cui­da­do de las ca­lles, a la fe­cha, es­tá iden­ti­fi­ca­do con un cha­le­co re­fle­xi­vo nu­me­ra­do, ofre­ci­do por la Po­li­cía.

Quie­nes asis­tie­ron a la reu­nión ana­li­za­ron tam­bién la idea de co­lo­car un se­llo que no­ti­fi­que que fue­ron ca­pa­ci­ta­dos en se­gu­ri­dad. “De­be­mos pen­sar en to­do. Tra­ba­jar en con­jun­to, po­ner en prác­ti­ca las ini­cia­ti­vas pa­ra que Mi­ra­flo­res vuel­va ser lo que es an­tes”, ma­ti­zó Ma­ría del Car­men Ca­jas, miem­bro del co­mi­té ba­rrial.

CH­RIS­TIAN VÁSCONEZ / EX­PRE­SO

Te­mor. Los due­ños de ne­go­cios de la ciu­da­de­la han co­lo­ca­do re­jas y sis­te­mas de alar­ma pa­ra evi­tar asal­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.