Por qué EE. UU. fue vul­ne­ra­ble a las men­ti­ras de Ru­sia

Diario Expreso - - Opinión - Pro­ject Syn­di­ca­te

Cuan­do en Es­ta­dos Uni­dos se cum­ple un año de la elec­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump, mu­chos to­da­vía se pre­gun­tan có­mo ob­tu­vo la vic­to­ria, y el pa­pel de Ru­sia en ello ad­quie­re ca­da vez más re­le­van­cia. To­da re­ve­la­ción nue­va que sur­ge de la in­ves­ti­ga­ción de la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en la cam­pa­ña de 2016 arro­ja más luz so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co es­ta­dou­ni­den­se. La se­ma­na pa­sa­da el Con­gre­so anun­ció una le­gis­la­ción pa­ra obli­gar a Facebook, Goo­gle y otros gi­gan­tes de las re­des so­cia­les a re­ve­lar la iden­ti­dad de quie­nes les com­pren pu­bli­ci­dad, ce­rran­do un va­cío le­gal ex­plo­ta­do por Ru­sia du­ran­te la elec­ción. Pe­ro las co­rrec­cio­nes téc­ni­cas y las pro­me­sas pú­bli­cas de me­jor con­duc­ta cor­po­ra­ti­va so­lo re­sol­ve­rán la par­te más vi­si­ble del pro­ble­ma. El desafío más di­fí­cil es for­ta­le­cer ins­ti­tu­cio­nes vi­ta­les pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia: la educación cí­vi­ca y el pe­rio­dis­mo lo­cal. Mien­tras no ha­ya avan­ces en es­tas áreas, las ame­na­zas al pro­ce­so de­mo­crá­ti­co es­ta­dou­ni­den­se se in­ten­si­fi­ca­rán, y re­sur­gi­rán con ca­da nue­va vo­ta­ción. Es muy preo­cu­pan­te la per­sis­ten­te ne­ga­ti­va de los gi­gan­tes de las re­des so­cia­les a asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad por el vo­lu­men de in­for­ma­ción dis­tor­sio­na­da y fal­sa que se pre­sen­tó co­mo si fue­ran no­ti­cias (in­clu­so cuan­do el pa­pel de Ru­sia co­men­za­ba a ser más evi­den­te). Las “co­rrec­cio­nes” de Si­li­con Va­lley es­qui­van un he­cho muy sen­ci­llo: sus tec­no­lo­gías no es­tán pen­sa­das pa­ra se­pa­rar la ver­dad de la fal­se­dad, con­tro­lar la exac­ti­tud o co­rre­gir errores, sino pa­ra ma­xi­mi- zar clics, re­en­víos y “li­kes”. Los ti­ta­nes de las re­des so­cia­les quie­ren re­em­pla­zar a los me­dios tra­di­cio­na­les co­mo pla­ta­for­mas in­for­ma­ti­vas, pe­ro no pa­re­cen in­tere­sar­les los va­lo­res, pro­ce­sos y ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les del pe­rio­dis­mo. El ata­que de Ru­sia con no­ti­cias fal­sas a los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses hu­bie­ra fra­ca­sa­do si no fue­ra por el se­gun­do pro­ble­ma: un elec­to­ra­do mal pre­pa­ra­do y sus­cep­ti­ble de ma­ni­pu­la­ción. El de­bi­li­ta­mien­to de la educación cí­vi­ca en las es­cue­las y el cie­rre de pe­rió­di­cos lo­ca­les (con la con­si­guien­te me­nor com­pren­sión pú­bli­ca de los te­mas y del pro­ce­so po­lí­ti­co) cons­pi­ran pa­ra crear te­rreno fér­til pa­ra la siem­bra de des­in­for­ma­ción. Con­for­me las gran­des em­pre­sas de In­ter­net van qui­tan­do in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios a los me­dios tra­di­cio­na­les, las re­des so­cia­les se han vuel­to la prin­ci­pal fuen­te de no­ti­cias de mu­cha gen­te. Los pe­rió­di­cos lo­ca­les van des­apa­re­cien­do y se re­du­ce el ac­ce­so de los vo- tan­tes a da­ta esen­cial pa­ra to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas in­for­ma­das. La res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca de los me­dios tam­bién pa­re­ce ha­ber­se de­te­rio­ra­do. El ma­nual de ges­tión de un fon­do de in­ver­sión que po­see tres dia­rios y 42 se­ma­na­rios di­ce: “Nues­tro clien­te es el pu­bli­cis­ta”. “Los lec­to­res son los clien­tes de nues­tros clien­tes”. La in­ter­ven­ción ru­sa en la elec­ción pre­si­den­cial de EE. UU. de 2016 fue un he­cho his­tó­ri­co, pe­ro tam­bién sin­to­má­ti­co de re­tos más gran­des a los que se en­fren­tan los es­ta­dou­ni­den­ses. Una po­bla­ción que no en­tien­de ple­na­men­te su pro­pia de­mo­cra­cia de­be ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra los pro­fe­so­res de educación cí­vi­ca y tam­bién pa­ra los ex­per­tos en se­gu­ri­dad na­cio­nal. Pe­ro no ha­cía fal­ta que vi­nie­ra Pu­tin a re­cor­dár­nos­lo. Ya lo ad­vir­tió Tho­mas Jef­fer­son: “Una na­ción que es­pe­ra ser ig­no­ran­te y li­bre a la vez es­pe­ra lo que nun­ca ha si­do ni se­rá”.

Los ti­ta­nes de las re­des so­cia­les quie­ren re­em­pla­zar a los me­dios tra­di­cio­na­les co­mo pla­ta­for­mas in­for­ma­ti­vas, pe­ro no pa­re­cen in­tere­sar­les los va­lo­res, pro­ce­sos y ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les del pe­rio­dis­mo’.

ADRIÁN PEÑAHERRERA / EXPRESO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.