¿Uni­dad o rup­tu­ra en AP?

Diario Expreso - - Opinión - FER­NAN­DO CAZÓN VE­RA ca­zonf@granasa.com.ec

Pa­re­ce que el “es­pí­ri­tu de cuer­po” pri­mó en el par­ti­do “ver­de­flex” de la “dé­ca­da ga­na­da”, su­peran­do in­clu­so la di­vi­sión que ha­bía pro­du­ci­do la nue­va orien­ta­ción que Le­nín Mo­reno le ha da­do a su go­bierno, que per­te­ne­ce tam­bién a las fi­las de Alianza PAIS. Me re­fie­ro, por su­pues­to, a la de­ci­sión del CAL de la Asam­blea Na­cio­nal que de­ci­dió el pa­sa­do lu­nes no ad­mi­tir la rea­li­za­ción de un jui­cio con­tra el mi­nis­tro de Edu­ca­ción du­ran­te la épo­ca co­rreís­ta, Au­gus­to Espinosa, quien es aho­ra le­gis­la­dor, por “ha­ber mi­ra­do ha­cia otro la­do” sin em­bar­go de ha­ber­se pro­du­ci­do cer­ca de cin­co mil abu­sos se­xua­les en es­cue­las y co­le­gios, se­gún el mon­to de acu­sa­cio­nes acu­mu­la­das en po­cos años. ¿Por qué no se le per­mi­tió, in­clu­so, la opor­tu­ni­dad pa­ra que Espinosa ex­pon­ga las cau­sas que pu­die­ran ex­pli­car su ac­ti­tud fren­te a tan gra­ve pro­ble­ma que re­cién lle­gó a su de­to­na­ción por lo su­ce­di­do en el cen­tro de es­tu­dios ré­pli­ca del Agui­rre Abad, en Gua­ya­quil, que tie­ne ya a dos pro­fe­so­res de­te­ni­dos y en­jui­cia­dos y a la rec­to­ra de ese plan­tel des­ti­tui­da e in­ves­ti­ga­da?

Es­ta de­ci­sión to­ma­da por el or­ga­nis­mo le­gis­la­ti­vo, di­ri­gi­do por una so­cia­lis­ta (par­ti­do que se “arri­mó”, en par­te, al ré­gi­men pa­sa­do) per­mi­te po­ner en cla­ro, ade­más, que la di­vi­sión pro­du­ci­da en­tre mo­re­nis­tas y co­rreís­tas no es muy fuer­te que di­ga­mos y, por en­de, tam­po­co du­ra­de­ra y que es so­la­men­te el pro­duc­to de una am­bi­gua (¿y aún in­cier­ta?) si­tua­ción en­tre los mi­li­tan­tes de la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na que no quie­ren des­po­jar­se to­tal­men­te de su pos­tu­ra pa­sa­da, a pe­sar de los ad­je­ti­vos en­tre­cru­za­dos en­tre el ac­tual pri­mer man­da­ta­rio y el an­te­rior.

Por su­pues­to que to­dos es­ta­mos no so­lo que sor­pren­di­dos sino que más que preo­cu­pa­dos por una si­tua­ción que se ha­bía con­ver­ti­do en “cos­tum­bre” en es­cue­las y co­le­gios del país y que per­ma­ne­ció ig­no­ra­da an­te el si­len­cio cóm­pli­ce de los di­rec­ti­vos de los plan­te­les y, ade­más, por el que­meim­por­tis­mo de los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les que de­ja­ban pa­ra el des­pués o pa­ra el nun­ca las de­nun­cias que les fue­ron pre­sen­ta­das.

Por lo su­ce­di­do, al pa­re­cer, la lla­ma­da “apla­na­do­ra” se­gui­rá fun­cio­nan­do, so­bre to­do cuan­do apa­rez­can acu­sa­dos los fun­cio­na­rios que for­ma­ron par­te del go­bierno an­te­rior.

Me re­fie­ro, por su­pues­to, a la de­ci­sión de­lCAL­de­la Asam­blea Na­cio­nal que de­ci­dió no ad­mi­tir la rea­li­za­ción de un jui­cio con­tra el mi­nis­tro de Edu­ca­ción du­ran­te la épo­ca co­rreís­ta’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.