Wag­ner: la pa­ra­do­ja

Diario Expreso - - Opinión - NI­CO­LÁS RO­ME­RO SANGSTER co­la­bo­ra­do­res@granasa.com.ec

Wag­ner fue un re­vo­lu­cio­na­rio com­po­si­tor; el más in­flu­yen­te de la úl­ti­ma mi­tad del si­glo XIX. Su mú­si­ca re­de­fi­nió lo que era ex­pre­si­va­men­te po­si­ble en ópe­ra e in­clu­si­ve en mú­si­ca sin­fó­ni­ca. Aso­cia­mos es­te ti­po de ori­gi­na­li­dad y po­der ar­tís­ti­co con al­guien cu­yo ge­nio ar­tís­ti­co se re­fle­ja en otros as­pec­tos de su vi­da; al­guien que en su hu­ma­ni­dad irra­dia to­da esa ca­pa­ci­dad ar­tís­ti­ca. No fue así con Wag­ner. Co­mo ser hu­mano fue de­tes­ta­ble, arro­gan­te y un in­so­por­ta­ble egoís­ta. Ha­rold Schon­berg nos di­ce: “Ha­bía en el hom­bre, un gra­do de me­ga­lo­ma­nía que al­can­za­ba ni­ve­les de lu­ná­ti­co y que ele­va­ba el con­cep­to del ar­tis­ta co­mo hé­roe a un ni­vel sin pre­ce­den­tes… Co­mo ser hu­mano era de asus­tar­se: amo­ral, egoís­ta, vi­ru­len­ta­men­te ra­cis­ta, arro­gan­te, lleno del evan­ge­lio del sú­per hom­bre y la su­pe­rio­ri­dad de la ra­za ger­ma­na. So­bre­sa­lía en to­do lo que es des­agra­da­ble en el ca­rác­ter del ser hu­mano”. Sus ac­ti­tu­des an­ti­se­mi­tas y sus lla­ma­dos a la pu­re­za ra­cial lin­da­ban en la de­men­cia. En uno de sus úl­ti­mos es­cri­tos “He­roís­mo y Cris­tian­dad” Wag­ner ar­gu­men­ta que “...A pe- sar de que los Arios pro­vie­nen de dio­ses, la gen­te in­fe­rior ha pri­va­do a los Arios de su Dios, par­ti­cu­lar­men­te los ju­díos, ca­ní­ba­les an­te­rio­res, edu­ca­dos pa­ra que sean los líderes co­mer­cia­les de la so­cie­dad. Cris­to no era ju­dío. Cris­to era Ario.” Wag­ner de­man­da­ba de la so­cie­dad una aten­ción y un lu­jo sin pre­ce­den­tes.

Schon­berg apun­ta que: “Wag­ner en su in­te­rior se con­si­de­ra­ba una cla­se de Dios en­via­do a la tie­rra por fuer­zas mis­te­rio­sas. Reunía dis­cí­pu­los al­re­de­dor su­yo. Es­cri­bió “Sa­gra­das Es­cri­tu­ras” tan­to en pa­la­bras co­mo en mú­si­ca. Creó un tem­plo: un tea­tro en don­de so­lo sus obras de­bían ser ce­le­bra­das y él mis­mo ve­ne­ra­do. Re­cha­zó y mal­di­jo a to­dos los que no acep­ta­ban su di­vi­ni­dad”. El mis­mo Wag­ner ex­pre­só: “Yo no soy he­cho co­mo otras per­so­nas. Yo ne­ce­si­to bri­llan­tez, be­lle­za y luz. El mun­do me de­be lo que yo ne­ce­si­to... no pue­do vi­vir de la mi­se­ra­ble li­mos­na de suel­do de or­ga­nis­ta co­mo su maes­tro Bach”. He aquí la pa­ra­do­ja: por un la­do el ge­nio y por otro la­do el hom­bre mez­quino, egoís­ta, ra­cis­ta, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.