El jui­cio po­lí­ti­co pier­de pe­so si con­de­nan al vi­ce­pre­si­den­te

La cla­ve es el pe­rio­do de au­sen­cia. Si cum­ple los tres me­ses que­da fue­ra

Diario Expreso - - Actualidad - AAE

Una sen­ten­cia con­de­na­to­ria con­tra el vi­ce­pre­si­den­te sin fun­cio­nes, Jor­ge Glas, le res­ta pe­so al tan nom­bra­do jui­cio po­lí­ti­co en la Asam­blea Na­cio­nal. Una con­de­na re­du­ci­ría el po­der de di­cho pro­ce­so le­gis­la­ti­vo a na­da, se­gún el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Sta­lin Ra­za. “Ya no im­por­ta si lo ini­cian o no lo ini­cian. Él (Glas) es­ta­ría ale­ja­do de su car­go y ten­drían que nom­brar un nue­vo vi­ce­pre­si­den­te. Eso es lo que ter­mi­na­rán ha­cien­do por­que ve­mos que los jui­cios po­lí­ti­cos nun­ca se con­cre­tan”, co­men­ta el ex­per­to adu­cien­do que el pla­zo má­xi­mo cons­ti­tu­cio­nal de au­sen­cia de­fi­ni­ti­va del car­go su­pe­rará los tres me­ses y el se­gun­do man­da­ta­rio se­ría re­em­pla­za­do.

El tam­bién cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio, Ga­briel Hi­dal­go, le da al­go de cré­di­to a es­te pro­ce­so le­gis­la­ti­vo fa­lli­do en va­rias oca­sio­nes al no ce­rrar­le la puer­ta, sino con­si­de­rar­lo co­mo un “ac­to sim­bó­li­co”. “El jui­cio po­lí­ti­co no ten­dría va­li­dez ju­rí­di­ca, sino sim­bó­li­ca y mo­ral, en el ca­so que la Asam­blea quie­ra en­jui­ciar al vi­ce­pre­si­den­te des­pués de de­cla­rar­se su au­sen­cia de­fi­ni­ti­va, des­ti­tu­ción o que re­nun­cia­ra”.

El pri­mer in­ten­to de en­jui­ciar po­lí­ti­ca­men­te al vi­ce­pre­si­den­te fue blo­quea­do por el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción Le- gis­la­ti­va, de ma­yo­ría ofi­cia­lis­ta. Mien­tras que un se­gun­do re­po­sa en la con­ge­la­do­ra del mis­mo ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Asam­blea Na­cio­nal.

En el ca­so de ser con­de­na­do a seis años de pri­sión, tal co­mo lo ha pe­di­do la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, el vi­ce­pre­si­den­te se en­fren­ta a tres ca­mi­nos pa­ra apar­tar­se o apar­tar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te de la Vi­ce­pre­si­den­cia (ver grá­fi­co). Uno de ellos, y men­cio­na­do, es­tá en mar­cha: el pla­zo de tres me­ses pa­ra de­cla­rar la au­sen­cia de­fi­ni­ti­va del car­go, de acuer­do al ar­tícu­lo 146 de la Cons­ti­tu­ción.

El tiem­po co­rre des­de el 2 de oc­tu­bre cuan­do el se­gun­do man­da­ta­rio fue de­te­ni­do en su do­mi­ci­lio en Gua­ya­quil, por lo que el pla­zo ten­ta­ti­va­men­te ter­mi­na­rá a ini­cios de enero de 2018. De lle­gar a ese pun­to, irre­me­dia­ble­men­te, el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno de­be­rá pre­sen­tar una ter­na a la Asam- blea Na­cio­nal pa­ra que eli­ja al re­em­pla­zo de­fi­ni­ti­vo de Glas.

Hay otras dos vías que a de­cir de Ra­za tam­bién hay que con­si­de­rar, pe­ro la que tie­ne ma­yor pro­ba­bi­li­dad es es­pe­rar a que cul­mi­ne el pla­zo de tres me­ses dic­ta­do por la Cons­ti­tu­ción. “Tie­ne que cum­plir­se los tres me­ses por­que se­gu­ra­men­te el se­ñor Glas ape­la­rá la sen­ten­cia y el pro­ce­so se alar­ga­rá”.

Los otros dos ca­mi­nos lle­van al mis­mo lu­gar, la Asam­blea Na­cio­nal. Se­rá es­ta la que de­be­rá de­ci­dir en úl­ti­ma ins­tan­cia. Pe­ro, ¿qué pa­sa si Glas es de­cla­ra­do inocen­te? So­lo una co­sa: re­tor­na­rá a su car­go. No obs­tan­te, exis­te una pe­que­ña ren­di­ja pa­ra que el se­gun­do man­da­ta­rio re­tor­ne a su car­go sien­do con­de­na­do: la sus­pen­sión con­di­cio­nal de la pe­na.

De acuer­do al ar­tícu­lo 630 del Có­di­go In­te­gral Pe­nal, Glas pue­de aco­ger­se a es­te re­cur­so siem­pre que, en­tre otros re­qui­si­tos, la con­de­na no ex­ce­da los cin­co años de pri­sión (la Fis­ca- lía pi­de seis años). Ade­más de­be­rá re­unir otras con­di­cio­nes co­mo re­pa­rar los da­ños.

Muy a par­te de si reúne o no los re­qui­si­tos, a de­cir de Ra­za, la cla­ve es­tá en el tiem­po. Aco­ger­se a la sus­pen­sión con­di­cio­nal de la pe­na im­pli­ca que el tri­bu­nal de­be­rá ana­li­zar el pe­di­do y si reúne o no los re­qui­si­tos, no es in­me­dia­to. Lo que pue­de abo­nar en que los días si­gan co­rrien­do y el pla­zo cons­ti­tu­cio­nal de tres me­ses lle­gue a su fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.