De los de­li­tos y las pe­nas

Diario Expreso - - Economía -

EDI­TO­RIAL

Re­sul­ta oportuno traer a tiem­po pre­sen­te el re­cuer­do del cé­le­bre tra­ba­jo del ju­ris­ta ita­liano Ce­sa­re Bo­ne­sa­na, Már­ques de Be­ca­ria, ti­tu­la­do co­mo el pre­sen­te edi­to­rial. Y ha­cer­lo con­vie­ne pa­ra se­ña­lar lo que aun­que sa­bi­do no siem­pre tie­ne un re­fle­jo en las ac­cio­nes re­que­ri­das pa­ra ac­tua­li­zar­lo: el de­re­cho, da­da la ver­ti­gi­no­si­dad de los acon­te­ci­mien­tos e in­clu­so en ra­zón de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos se vuel­ve ob­so­le­to y re­quie­re una per­ma­nen­te pues­ta al día.

Ello que ocu­rre con las nor­mas ju­rí­di­cas en ge­ne­ral es más vi­si­ble en lo re­fe­ri­do al De­re­cho Pe­nal don­de su ac­tua­li­za­ción tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te que tra­tar de se­guir el rit­mo de la so­fis­ti­ca­ción de­lin­cuen­cial.

Así, fren­te a la cons­tan­te apa­ri­ción del fe­nó­meno de la re­in­ci­den- cia pa­re­ce con­ve­nien­te des­es­ti­mu­lar­la con un in­cre­men­to de la pe­na.

Por su­pues­to, so­bre el te­ma, es con­ve­nien­te, con­ti­nuan­do con el pen­sa­mien­to de Be­ca­ria, te­ner en cuen­ta su vi­sión al res­pec­to, y es de es­pe­rar que por ello y otras ra­zo­nes siem­pre se ge­ne­re de­ba­te al­re­de­dor de pro­pues­tas se­me­jan­tes.

Sin em­bar­go, en el ca­so de los asal­tos a ca­ma­ro­ne­ras o el ro­bo de mo­to­res de em­bar­ca­cio­nes pa­re­cie­ra que el asun­to va más allá del sim­ple ac­to de­lic­ti­vo, orien­ta­do a ob­te­ner un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y con­ven­dría in­ves­ti­gar­lo a fon­do, da­do que hay in­di­cios que lo vin­cu­lan a es­truc­tu­ras ma­fio­sas co­nec­ta­das con el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes pe­ro, tam­bién exis­te la sos­pe­cha de que los aten­ta­dos sean par­te de una com­pe­ten­cia des­leal.

En cual­quier ca­so, que­da cla­ro que sea cual fue­ra la mo­ti­va­ción, los de­li­tos re­fe­ri­dos es­tán ad­qui­rien­do por su fre­cuen­cia el ca­rác­ter de una real epi­de­mia de­lin­cuen­cial que afec­ta en al­to gra­do al sec­tor ca­ma­ro­ne­ro y pes­que­ro que, pe­se a los es­fuer­zos has­ta hoy cum­pli­dos, no tie­ne la ca­pa­ci­dad de ga­ran­ti­zar que el fru­to de su tra­ba­jo se en­cuen­tre de­bi­da­men­te pro­te­gi­do, sin la coope­ra­ción de las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas.

A la fe­cha, in­gen­tes re­cur­sos han si­do des­ti­na­dos a la ins­ta­la­ción de me­ca­nis­mos de se­gu­ri­dad pe­ro, en la prác­ti­ca, es­tá cla­ro que han re­sul­ta­do ab­so­lu­ta­men­te in­su­fi­cien­tes.

Oja­lá, una ac­ción coor­di­na­da de pro­duc­to­res y au­to­ri­da­des es­ta­blez­ca las ga­ran­tías re­que­ri­das pa­ra que el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo ten­ga en su de­sa­rro­llo las se­gu­ri­da­des que me­re­ce y que a la fe­cha son pre­ca­rias. La re­for­ma le­gal pa­re­ce im­pres­cin­di­ble.

Es im­pe­ra­ti­vo aten­der las de­man­das de se­gu­ri­dad del sec­tor ca­ma­ro­ne­ro’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.