¿Acu­sa­ción aban­do­na­da?

Diario Expreso - - Opinión - EDUAR­DO CARMIGNIANI co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

So­lo jue­ces de pa­lo, ne­ce­si­ta­dos de fin­gir se­ve­ri­dad, po­dían sos­te­ner la es­tul­ti­cia de que el re­tra­so de unos po­cos mi­nu­tos a la re­ins­ta­la­ción, lue­go de un re­ce­so, de una au­dien­cia de jui­cio que lle­va­ba ya va­rios días en el ca­so Ode­brech­tG­las, per­mi­tía de­cla­rar el aban­dono de una acu­sa­ción par­ti­cu­lar.

El COIP tie­ne al me­nos dos re­glas al res­pec­to: una (art. 433, 6º), se­gún la cual el acu­sa­dor par­ti­cu­lar de­be es­tar pre­sen­te en la au­dien­cia so pe­na de que se de­cla­re aban­do­na­da la acu­sa­ción; la otra agre­ga que “En ca­so de no com­pa­re­cer a la ins­ta­la­ción de la au­dien­cia, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar se en­ten­de­rá aban­do­na­da” (art. 612). Una in­ter­pre­ta­ción ra­cio­nal im­pe­día de­cla- rar el aban­dono. Me­ra tar­dan­za no es au­sen­cia.

En to­do ca­so, aún sin esa acu­sa­ción par­ti­cu­lar, una sen­ten­cia con­de­na­to­ria igual de­be man­dar a in­dem­ni­zar al Es­ta­do (COIP, Art. 432, 1o). Por ven­tu­ra, la (al me­nos) bi­so­ña­da de lle­gar tar­de y la tor­pe de­cla­ra­ción de aban­dono no lo im­pi­den. No de­je­mos, pues, al mar­gen de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas, que con fue­gos ar­ti­fi­cia­les se nos distraiga hoy de lo de fon­do: el mon­to de la in­dem­ni­za­ción.

La Pro­cu­ra­du­ría del Es­ta­do re­cla­mó, en su acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que los acusados in­dem­ni­cen al Es­ta­do con (so­lo) cua­ren­ta mi­llo­nes de dó­la­res, con la ab­sur­da te­sis de que los per­jui­cios equi­va­len a las coimas. La­deó en esa for­ma que los so­bre­cos­tos o in­ver­sio­nes in­ne­ce­sa­rias son el ver­da­de­ro da­ño que cau­san los con­tra­tos co­rrup­tos. Pe­ro no so­lo eso. Se­gún el COIP, el mon­to de los da­ños que de­be pa­gar­se al Es­ta­do de­be ser se­ña­la­do por los jue­ces con in­di­ca­ción “de las prue­bas que ha­yan ser­vi­do pa­ra la cuan­ti­fi­ca­ción” (art 622, 6º).

Ya ve­re­mos, pues, qué “pe­ri­cias con­ta­bles fi­nan­cie­ras [pa­ra] de­ter­mi­nar con exac­ti­tud los pre­sun­tos per­jui­cios cau­sa­dos al Es­ta­do”, fue­ron pre­sen­ta­das co­mo prue­ba. No hay que ol­vi­dar que, se­gún in­for­ma­ción del procurador Gar­cía a la Asam­blea Na­cio­nal (ofi­cio del 28 de ju­lio de 2017, pá­gi­na 8), esas pe­ri­cias ha­bían si­do dis­pues­tas, ya en esa épo­ca, por la Fis­ca­lía.

Eso es to­do. Por aho­ra.

La es­tul­ti­cia del aban­dono no pue­de dis­traer­nos de la ab­sur­da te­sis de que los da­ños equi­va­len a las coimas’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.