Ver­da­des in­có­mo­das so­bre la in­mi­gra­ción

Diario Expreso - - Opinión - Pro­ject Syn­di­ca­te

La so­cio­lo­gía, la an­tro­po­lo­gía y la his­to­ria han ve­ni­do ha­cien­do gran­des avan­ces en el de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción. Pa­re­ce que el Ho­mo eco­no­mi­cus, que vi­ve so­lo por el pan, le ha ce­di­do el lu­gar a al­guien pa­ra quien una sen­sa­ción de per­te­nen­cia es por lo me­nos tan im­por­tan­te co­mo co­mer.

Es­to nos ha­ce du­dar de que la hos­ti­li­dad ha­cia la in­mi­gra­ción ma­si­va sea sim­ple­men­te una pro­tes­ta con­tra las pér­di­das de em­pleo, los sa­la­rios de­pri­mi­dos y la cre­cien­te de­sigual­dad. La eco­no­mía por cier­to ha te­ni­do que ver en el au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de las po­lí­ti­cas de iden­ti­dad, pe­ro la cri­sis de iden­ti­dad no se­rá eli­mi­na­da ex­clu­si­va­men­te me­dian­te re­for­mas eco­nó­mi­cas. El bie­nes­tar eco­nó­mi­co no es lo mis­mo que el bie­nes­tar so­cial. Em­pe­ce­mos, por la eco­no­mía, uti­li­zan­do co­mo ejem­plo con­cre­to al Reino Uni­do (RU) -que hoy es­tá sa­lien­do de la UE-. En­tre 1991 y 2013 hu­bo un in­gre­so ne­to a Gran Bre­ta­ña de 4,9 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes na­ci­dos en el ex­te­rior.

La teo­ría eco­nó­mi­ca es­tán­dar nos di­ce que la in­mi­gra­ción ne­ta, al igual que el li­bre co­mer­cio, be­ne­fi­cia a la po­bla­ción na­ti­va con cier­to re­tra­so. El ar­gu­men­to aquí es que si uno au­men­ta la can­ti­dad de mano de obra, su pre­cio (los sa­la­rios) cae. Es­to au­men­ta­rá las ga­nan­cias. El au­men­to de las ga­nan­cias lle­va a más in­ver­sión, lo que ha­rá cre­cer la de­man­da de mano de obra, re­vir­tien­do así la caí­da ini­cial de los sa­la­rios. La in­mi­gra­ción, por en­de, le per­mi­te a una po­bla­ción ma­yor dis­fru­tar del mis­mo ni­vel de vi­da del que go­za­ba an­tes una po­bla­ción más pe­que­ña -una cla­ra me­jo­ra en el bie­nes­tar to­tal. Sin em­bar­go, un es­tu­dio re­cien­te del eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge Ro­bert Rowt­horn ha de­mos­tra­do que es­te ar­gu­men­to es­tá lleno de agu­je­ros. Los lla­ma­dos efec­tos tem­po­ra­rios en tér­mi­nos de tra­ba­ja­do­res na­ti­vos des­pla­za­dos y sa­la­rios más ba­jos pue­den du­rar cin­co o diez años, mien­tras que los efec­tos be­ne­fi­cia­les su­po­nen una au­sen­cia de re­ce­sión. Y, aún sin re­ce­sión, si exis­te un in­gre­so con­ti­nuo de in­mi­gran­tes, en lu­gar de un in­cre­men­to ex­cep­cio­nal en el ta­ma­ño de la fuer­za la­bo­ral, la de­man­da de mano de obra pue­de ir cons­tan­te­men­te a la za­ga del cre­ci­mien­to de la ofer­ta. El “ar­gu­men­to de que los in­mi­gran­tes les qui­tan el em­pleo a los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les y ha­cen caer sus sa­la­rios”, sos­tie­ne Rowt­horn, “pue­de ser exa­ge­ra­do, pe­ro no siem­pre es fal­so”. Un se­gun­do ar­gu­men­to eco­nó­mi­co es que la in­mi­gra­ción re­ju­ve­ne­ce­rá la fuer­za la­bo­ral y es­ta­bi­li­za­rá las fi­nan­zas pú­bli­cas, por­que los tra­ba­ja­do­res jó­ve­nes im­por­ta­dos ge­ne­ra­rán los im­pues­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sos­te­ner a un cre­cien­te nú­me­ro de pen­sio­na­dos. Se pro­yec­ta que la po­bla­ción del RU su­pe­rará los 70 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes an­tes de que ter­mi­ne la pró­xi­ma dé­ca­da, un in­cre­men­to de 3,6 mi­llo­nes, o 5,5%, de­bi­do a la in­mi­gra­ción ne­ta y a un ex­ce­den­te de na­ci­mien­tos por so­bre las muer­tes en­tre los re­cién lle­ga­dos. Rowt­horn de­ses­ti­ma es­te ar­gu­men­to. “El re­ju­ve­ne­ci­mien­to a tra­vés de la in­mi­gra­ción es una cin­ta sin fin”, di­ce. “Man­te­ner una re­duc­ción de­fi­ni­ti­va del ra­tio de de­pen­den­cia re­quie­re un flu­jo in­ter­mi­na­ble de in­mi­gran­tes. Una vez que el in­gre­so de in­mi­gran­tes se de­ten­ga, la es­truc­tu­ra eta­ria se re­ver­ti­rá y vol­ve­rá a su tra­yec­to­ria ori­gi­nal”. Un in­gre­so me­nor de in­mi­gran­tes y una edad ju­bi­la­to­ria más al­ta se­ría una so­lu­ción mu­cho me­jor pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción.

Por lo tan­to, in­clu­si­ve con re­sul­ta­dos óp­ti­mos, co­mo que se evi­ta­ra la re­ce­sión, los ar­gu­men­tos eco­nó­mi­cos pa­ra una in­mi­gra­ción de gran es­ca­la son di­fí­cil­men­te con­clu­yen­tes. De ma­ne­ra que el quid de la cues­tión es real­men­te su im­pac­to so­cial.

‘La teo­ría eco­nó­mi­ca es­tán­dar nos di­ce que la in­mi­gra­ción ne­ta, al igual que el li­bre co­mer­cio, be­ne­fi­cia a la po­bla­ción na­ti­va con cier­to re­tra­so’.

ADRIÁN PEÑAHERRERA/ EX­PRE­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.