Je­ru­sa­lén

Diario Expreso - - Opinión - IRE­NE VÉ­LEZ FROMENT co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

Do­nald Trump re­co­no­ce Je­ru­sa­lén co­mo la ca­pi­tal de Is­rael. ¿Qué sor­pre­sa hay en ello? En po­lí­ti­ca ex­te­rior, Trump cons­tru­yó su cam­pa­ña pro­mul­gan­do el desas­tre que ha­bía sig­ni­fi­ca­do Oba­ma; de­jan­do de la­do alia­dos his­tó­ri­cos, por acer­car­se a nue­vas na­cio­nes. Es con­se­cuen­te con el dis­cur­so de vol­ver a la esen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, ter­mi­nar de con­sa­grar su amis­tad con Is­rael. Dar­le una vic­to­ria ca­si de­fi­ni­ti­va al es­ta­do ju­dío; arre­ba­tán­do­le a los pa­les­ti­nos la ca­pi­tal. Aun­que es­to sig­ni­fi­ca vio­lar el de­re­cho in­ter­na­cio­nal e im­po­ner la vo­lun­tad de un pre­si­den­te so­bre la ONU. Des­de el ini­cio del con­flic­to, se apro­bó la “in­ter­na­cio­na­li­za­ción de Je­ru­sa­lén”; al ser la ciu­dad con sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el con­flic­to se la de­sig­nó co­mo “Cor­pus Se­pa­ra­um”, re­gión de­pen­dien­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad. Lo úl­ti­mo que se ne­ce­si­ta­ba era re­vi­vir las cru­za­das del si­glo XII. Pe­ro la vic­to­ria no es­ta­ría com­ple­ta pa­ra el sue­ño ju­dío has­ta que la ane­xión de Je­ru­sa­lén sea to­tal. Des­pués de to­do, es par­te de la Tie­rra Pro­me­ti­da. No im­por­ta que ten­ga un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra los mu­sul­ma- nes o el res­to del mun­do. Su cau­sa es la “le­gí­ti­ma”. El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad ha re­cor­da­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes que “to­das las me­di­das que ha­ya to­ma­do Is­rael con el fin de al­te­rar el es­ta­tu­to de la ciu­dad de Je­ru­sa­lén (…) son to­tal­men­te nu­las” (1971). Was­hing­ton y Tel Aviv, de­ci­den ig­no­rar­lo. De­fien­den la crea­ción del Es­ta­do de Is­rael in­vo­can­do la au­to­ri­dad de ONU, pe­ro pa­ra to­do lo de­más, no exis­te. La trans­gre­sión del De­re­cho In­ter­na­cio­nal, tam­po­co nos de­be­ría lla­mar la aten­ción. Co­mo es­cri­bió al­gu­na vez Tu­cí­di­des: “Us­te­des sa­ben tan bien co­mo no­so­tros que el de­re­cho, co­mo sue­le de­cir­se, so­lo se dis­cu­te en­tre quie­nes tie­nen el mis­mo po­der, mien­tras el fuer­te ha­ce lo que pue­de y el dé­bil su­fre lo que de­be”. ¿Qué tam­po­co lla­ma mi aten­ción? La fal­ta de con­si­de­ra­ción an­te las po­si­bles con­se­cuen­cias en el Me­dio Orien­te. En una zo­na tan vo­lá­til uno tra­ta­ría de evi­tar ra­di­ca­li­za­cio­nes; Do­nald ha­ce lo opues­to. Hoy se reúne el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad pa­ra dis­cu­tir la de­ci­sión de la Ca­sa Blan­ca. Si en­cuen­tran la ma­ne­ra de con­de­nar­la, eso sí se­ría una sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.