Te quie­ren ad­mi­nis­trar

Diario Expreso - - Economía - ✑ JAI­ME AN­TO­NIO RUMBEA Twit­ter@jai­me­rum­bea

Ati, a mí, a ella, a él, a no­so­tros, a ellos, a to­dos... aho­ra re­sul­ta que los po­lí­ti­cos quie­ren lla­mar­nos sus “ad­mi­nis­tra­dos”. ¿Pe­ro te con­si­de­ras tú ad­mi­nis­tra­do por el po­lí­ti­co de turno? ¿Por el fun­cio­na­rio de la ven­ta­ni­lla? ¿Es ese fun­cio­na­rio tu ad­mi­nis­tra­dor?

En abril de 2017 re­fe­rí en es­ta mis­ma co­lum­na mi re­go­ci­jo por­que el Có­di­go Ad­mi­nis­tra­ti­vo, aque­lla nor­ma que lle­gó a re­gu­lar la re­la­ción en­tre los ciu­da­da­nos y el Es­ta­do, de­ja­ba cla­ro que ese tér­mino, “ad­mi­nis­tra­do”, no for­ma par­te de nues­tro vo­ca­bu­la­rio le­gal.

Pe­ro aho­ra los mis­mos le­gis­la­do­res vuel­ven a la car­ga con la Ley de Op­ti­mi­za­ción de Trá­mi­tes, al in­tro­du­cir en nues­tra le­gis­la­ción el tér­mino “ad­mi­nis­tra­dos” pa­ra re­fe­rir­se co­mo re­gla ge­ne­ral a los ciu­da­da­nos, a las per­so­nas que in­ter­ac­túan con el Es­ta­do.

Lo la­men­ta­ble es que el pre­si­den­te ya ve­tó el pro­yec­to y no co­rri­gió es­te ma­ño­so de­ta­lle. Por có­mo fun­cio­na el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo en nues­tro país, es­to sig­ni­fi­ca que la ley es­tá en la puer­ta del horno y que, sal­vo que la mis­ma Asam­blea co­rri­ja es­ta vai­na (sa­lién­do­se de sus pro­ce­di­mien­tos con­ven­cio­na­les), pron­to los fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos pre­ten­de­rán de­cir­nos “ad­mi­nis­tra­dos”.

Pa­ra los fa­ná­ti­cos del de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo la his­to­ria del tér­mino “ad­mi­nis­tra­do” es co­no­ci­da. Pa­ra los de­más bas­ta sa­ber que ha­ce mu­cho tiem­po, ha­ce si­glos de he­cho, los mo­nar­cas y los pri­me­ros Es­ta­dos re­sal­ta­ban la su­mi­sión de los ciu­da­da­nos an­te el po­der con di­ver­sas ape­la­cio­nes, una de ellas: “ad­mi­nis­tra­dos”.

Las de­mo­cra­cias li­be­ra­les mo­der­nas sa­ben y re­co­no­cen, tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de por me­dio, que el Es­ta­do de­be es­tar so­me­ti­do al ciu­da­dano’.

Pe­ro ya ha­ce mu­cho tiem­po eso cam­bió y a na­die se le ocu­rri­ría que el Es­ta­do lo ad­mi­nis­tra a uno.

Las de­mo­cra­cias li­be­ra­les mo­der­nas sa­ben y re­co­no­cen, tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de por me­dio, que el Es­ta­do de­be es­tar so­me­ti­do al ciu­da­dano.

Oja­lá no quie­ran dar­le la vuel­ta a la his­to­ria es­tos se­ño­res, con la pa­ra­do­ja adi­cio­nal de pro­po­ner que su en­tuer­to es­té en una ley que bus­ca po­ner­le co­to a los ten­tácu­los del Es­ta­do mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.