Sol­ven­cia cre­di­ti­cia

Diario Expreso - - Opinión - Co­la­bo­ra­do­res@granasa.com.ec

Que el economista Au­gus­to de la Torre, ex­je­fe del Banco Mun­dial pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, con­si­de­re que “es­ta­mos en con­di­ción ideal” pa­ra ir al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y, a tra­vés de él, a un ma­yor fi­nan­cia­mien­to del Banco In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y del Banco Mun­dial (BM), to­da vez que el Go­bierno ya re­sol­vió las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to pa­ra es­te año, mues­tra a las cla­ras el be­ne­fi­cio re­ci­bi­do del buen ma­ne­jo eco­nó­mi­co del ré­gi­men an­te­rior del ex­pre­si­den­te Co­rrea, quien siem­pre tu­vo un cri­te­rio ad­ver­so a acu­dir al FMI y al BM, por su ten­den­cia a im­po­ner con­di­cio­nes que van en de­tri­men­to de las po­lí­ti­cas so­cia­les de los paí­ses deu­do­res y que en el ca­so nues­tro no se­rán la ex­cep­ción, co­mo lo an­ti­ci­pa el mis­mo de la Torre, que ade­más ca­li­fi­ca ta­les me­di­das co­mo ne­ce­sa­rias pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía. Pe­ro es­ta op­ti­mis­ta sol­ven­cia cre­di­ti­cia no pue­de lle­var tam­po­co a que el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno es­té pres­to a de­jar en­deu­da­do el país por los pró­xi­mos 40 años en pro­gra­mas que no van a la so­lu­ción de pro­ble­mas prio­ri­ta­rios, co­mo sí lo era el Cen­tro de Sa­lud ti­po C pa­ra los mo­ra­do­res del sec­tor de Mon­te Si­naí, en el no­roes­te de Guayaquil, que él mis­mo inau­gu­ró el pa­sa­do 9 de Oc­tu­bre; pe­ro no lo es de nin­gún mo­do el “tren playero” que pro­me­te cons­truir pa­ra unir los can­to­nes de Gua­yas, San­ta Ele­na y Ma­na­bí, “co­mo un apor­te al tu­ris­mo y al desa­rro­llo co­mer­cial de los pue­blos que se be­ne­fi­cia­rán con la in­fra­es­truc­tu­ra”, se­gún ex­pli­có, pues­to que ha­bien­do ya otros me­dios de trans­por­te idó­neos y me­nos agre­si­vos con­tra el me­dioam­bien­te, no de­bió te­ner prio­ri­dad fren­te a otras obras, co­mo cual­quier ca­ren­cia que se cu­bra en el mis­mo cam­po de la sa­lud pa­ra mul­ti­tud de po­bla­cio­nes de la cos­ta y la sie­rra, o el pa­go de lo adeu­da­do a Sol­ca, o el ur­gen­te dra­ga­do de la se­di­men­ta­ción bár­ba­ra del río Gua­yas, obra que ex­ce­de las po­si­bi­li­da­des de la Pre­fec­tu­ra, por más vo­lun­tad que ten­ga es­ta de ha­cer­lo, o la in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria y otros ser­vi­cios de los que carecen co­mu­ni­da­des po­bla­cio­na­les tan nu­me­ro­sas que cons­ti­tu­yen ver­da­de­ras ciu­da­des sa­té­li­tes de Guayaquil, co­mo ya lo ha­bía pre­vis­to ha­ce cin­cuen­ta años la Al­cal­día del Puer­to. La ra­cio­na­li­dad del gas­to y del en­deu­da­mien­to pú­bli­co de­ben te­ner esa úni­ca mi­ra.

DES­DE MI CO­LUM­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.