La U.: po­si­ble sa­li­da

Diario Expreso - - Opinión - Co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

Dr. Pas­sai­lai­gue, su ta­rea se­rá ar­dua. Su ac­cio­nar de­be ser sin tre­gua. Us­ted sí pue­de ha­cer­lo. A la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil se le im­pu­sie­ron los gri­lle­tes del co­rrea­to en la in­ter­ven­ción de oc­tu­bre de 2013. Fue­ron tres años en que una pan­di­lla de ma­fio­sos pro­fun­di­za­ron su cri­sis. Ju­bi­la­ron a los aca­dé­mi­cos, y con sus “men­tes lú­ci­das y uñas sa­lien­tes” se apro­pia­ron de sus fon­dos. Nun­ca tu­vie­ron un diag­nós­ti­co ri­gu­ro­so, cien­tí­fi­co y téc­ni­co de to­dos sus ni­ve­les. En años de sa­queo no lo lo­gra­ron. Ma­qui­lla­ron la su­per­fi­cie, pin­ta­ron con­sig­nas en las pa­re­des, im­pu­sie­ron tí­te­res y na­da más.

Hoy, con gran co­no­ci­mien­to de cau­sa, res­pon­sa­bi­li­dad aca­dé­mi­ca y sol­ven­cia éti­ca co­mien­ce por es­ta pri­me­ra ta­rea im­pres­cin­di­ble pa­ra el pro­ce­so de reorien­ta­ción de su rum­bo. Se pue­den en­sa­yar al­gu­nas hi­pó­te­sis ge­ne­ra­les, pe­ro ca­da fa­cul­tad, es­pe­cia­li­za­ción y ám­bi­to cien­tí­fi­co en que ellas ac­túan, tie­nen es­pe­ci­fi­ci­da­des. Y tam­bién as­pec­tos co­mu­nes que las unen en la es­fe­ra de la in­ter­dis­ci­pli­na­rie­dad. Por eso hay que co­men­zar por sa­ber cuál es el “es­ta­do del ar­te” (se­ña­lar los nú­cleos du­ros de las cien­cias y ám­bi­tos cog­nos­ci­ti­vos en los que rea­li­zan su la­bor aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal), sin lo cual es im­po­si­ble co­men­zar. Se de­be es­ta­ble­cer si aque­llo es con­si­de­ra­do por las fa­cul­ta­des, y pa­ra­le­la­men­te, lo­grar que al in­te­rior de las uni­da­des aca­dé­mi­cas se eva­lúe cuál es la si­tua­ción de ca­da una de ellas, en to­dos los ni­ve­les que tal ejer­ci­cio cog­nos­ci­ti­vo, de en­se­ñan­za-apren­di­za­je, pén­sum de es­tu­dio, lí­neas de ac­ción pe­da­gó­gi­cas, re­la­ción de­man­da so­cial y víncu­los con la co­mu­ni­dad se ha­ya rea­li­za­do -o no.

Tam­bién ha­bría que re­vi­sar si se han eva­lua­do las ca­rre­ras que se ofer­tan en re­la­ción a las ne­ce­si­da­des del mun­do em­pre­sa­rial, de los nue­vos agen­tes eco­nó­mi­cos y de­man­das so­cio­pro­fe­sio­na­les. La Es­pol se reorien­tó con un diag­nós­ti­co con ba­se en es­ta eva­lua­ción (de­be ser con­sul­ta­da pa­ra efec­tuar­lo). Asi­mis­mo, es pre­ci­so re­vi­sar lo que se es­ta­ble­ció en el in­for­me que se­ña­ló la “si­tua­ción de la uni­ver­si­dad ecua­to­ria­na”, di­ri­gi­do por Lu­cas Pa­che­co y un equi­po de aca­dé­mi­cos que el an­ti­guo Con­se­jo de Edu­ca­ción Su­pe­rior no di­fun­dió.

En cuan­to a las di­fi­cul­ta­des de con­ju­gar uni­ver­si­dad pro­fe­sio­na­li­zan­te y de in­ves­ti­ga­ción, lue­go ha­bla­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.