PERISCOPIO

Diario Expreso - - Opinión -

LOS HUE­VOS, que las ga­lli­nas, cuan­do par­ti­ci­pa el ga­llo, van en­tre­gan­do a sus ni­dos o in­cu­ba­do­ras pa­ra que naz­can los po­lli­tos, pue­den tam­bién con­ver­tir­se en pro­yec­ti­les pa­ra ex­pre­sar ai­ra­das pro­tes­tas cuan­do son lan­za­dos a de­ter­mi­na­dos per­so­na­jes (ac­to­res me­dio­cres o man­da­ta­rios in­cum­pli­dos). Así, a Ra­fael Vicente lo “hue­vea­ron” más de una vez al fi­nal de la “dé­ca­da ga­na­da”. Y es­ta vez le to­có el turno a Le­nín cuan­do los mor­la­cos, en la fies­ta li­ber­ta­ria de la “Ate­nas”, le die­ron el mis­mo tra­to que a su an­te­ce­sor y ex­ca­ma­ra­da. PA­RE­CE que la re­la­ción co­mer­cial y de Es­ta­do con los des­cen­dien­tes de Mao ha ido de mal en peor. No ol­vi­de­mos los ra­da­res que no sir­vie­ron pa­ra de­tec­tar na­da por su pé­si­ma ca­li­dad y que las mu­chas es­cue­las del mi­le­nio ya­cen aban­do­na­das, por re­cla­mos en­tre am­bas par­tes, mien­tras mi­les de ni­ños no tie­nen dón­de es­tu­diar, amén de los mi­les de fu­si­les chi­nos que no sir­ven pa­ra com­ba­tir sino pa­ra “ju­gar a la gue­rra”. Y, fi­nal­men­te, el ca­so de la fuga de Fernando Al­va­ra­do de­mos­tró que los “gri­lle­tes elec­tró­ni­cos”, com­pra­dos a la gen­te de Pe­kín, que cos­ta­ron una millonaria y con­si­de­ra­ble su­ma, no sir­ven pa­ra mo­ni­to­rear a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.