El fue­ra­bor­dis­mo so­bre­vi­ve a la fal­ta de re­cur­sos y aho­ra al gol­pe del co­ro­na­vi­rus

Sin ac­ti­vi­dad du­ran­te va­rios me­ses, un de­por­te que es tra­di­ción en Guayaquil se man­tie­ne gra­cias al tra­ba­jo de sus sim­pa­ti­zan­tes, quie­nes ape­lan a la au­to­ges­tión

Diario Expreso - - Portada - MODESTO GAR­CÍA DÍAZ ■ GUAYAQUIL

El fue­ra­bor­dis­mo es para

mí una par­te muy im­por­tan­te de mi vi­da. Gra­cias a él com­par­to tiem­po de ca­li­dad jun­to a mi pa­dre, ha­cien­do lo

que nos gus­ta”

RU­BÉN GUE­RRE­RO ASPIAZU,

de­por­tis­ta de Gua­yas.

Gua­ya­quil, la ciu­dad del río gran­de y del es­te­ro, for­jó su gran­de­za en esas ru­tas flu­via­les que la con­vir­tie­ron en el pi­lar co­mer­cial del país. Con el pa­so del tiem­po, aque­llos es­ce­na­rios na­tu­ra­les aco­gie­ron otro ti­po de even­tos. Fue así que el 5 de abril de 1956 na­ció el Club Náu­ti­co del Sa­la­do, que tu­vo en la mo­to­náu­ti­ca a una de sus prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des.

Con el tiem­po esa de­no­mi­na­ción cam­bió a la de fue­ra­bor­dis­mo.

Nom­bres co­mo los de: Leo­pol­do Ru­gel (+), Gior­gi Te­no­rio, Er­nes­to Es­tra­da, Ro­ber­to Gil­bert, Ru­bén Gue­rre­ro, Nel­son Cam­pu­zano, Nel­son So­to­ma­yor, Ho­do Gar­cía, en­tre otros, ci­men­ta­ron un his­tó­ri­co de­por­te que se ex­ten­dió por to­da la pro­vin­cia, y es­te año fue muy gol­pea­do por la pan­de­mia de la CO­VID-19, pe­ro lu­cha por se­guir ade­lan­te.

“Nos des­ba­ra­tó el de­por­te, des­ba­ra­tó mu­chas ilu­sio­nes de los pi­lo­tos que desean es­tar en com­pe­ten­cia. La ma­yor afec­ta­ción fue la emo­cio­nal, por­que el con­fi­na­mien­to nos pri­va de ha­cer lo que nos gus­ta. An­tes de la lle­ga­da de la pan­de­mia te­nía­mos pla­ni­fi­ca­das com­pe­ten­cias en Lau­rel, Po­sor­ja y Dau­le, con la par­ti­ci­pa­ción de nues­tros 22 de­por­tis­tas en la ca­te­go­ría ra­cing”, le cuen­ta EX­PRE­SO Ru­bén Gue­rre­ro, pre­si­den­te del Co­mi­té Pro­vin­cial de Lan­chas a Mo­tor.

Pe­ro la CO­VID no es el úni­co obs­tácu­lo que afron­ta­ron.

“An­tes de la para por la pan­de­mia, en la an­te­rior administra­ción de Fe­de­gua­yas se mo­di­fi­có la ley, de ma­ne­ra tal que los co­mi­tés ya no re­ci­ben re­mu­ne­ra­ción, y so­lo se en­tre­gó re­cur­sos a las aso­cia­cio­nes. Con lo cos­to­sa que es es­ta ac­ti­vi­dad ape­la­mos a la au­to­ges­tión para no de­jar morir a una dis­ci­pli­na que es par­te de la his­to­ria de Gua­ya­quil”, aco­ta.

Quie­nes aman el so­ni­do del ru­gir de los mo­to­res mien­tras es­tos al­te­ran las apa­ci­bles aguas de nues­tros afluen­tes na­tu­ra­les rea­li­zan in­ver­sio­nes muy con­si­de­ra­bles.

El cos­to de las em­bar­ca­cio­nes va­ría, de­pen­dien­do de las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de sus due­ños o del aus­pi­cio que se con­si­gue de par­te de la em­pre­sa pri­va­da, sin em­bar­go, es­te no ba­ja de los 10.000 dó­la­res.

Tan­to los bo­tes co­mo los tra­jes de pro­tec­ción de los pi­lo­tos de­ben cum­plir con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de im­pac­to para sal­var la vi­da, en ca­so de sa­lir des­pe­di­do de los mis­mos. Los cha­le­cos son de Ke­vlar, que im­pi­den cor­tes con las hé­li­ces. En Gua­yas se exi­ge la ins­ta­la­ción de un sen­sor que au­to­má­ti­ca­men­te apa­ga el mo­tor en ca­so de vol­ca­mien­to.

“Es­to lo ha­ce­mos por amor a la ca­mi­se­ta, por man­te­ner vi­va una tra­di­ción, por­que lue­go de tan­to gas­to, in­clui­dos man­te­ni­mien­tos y la lo­gís­ti­ca del per­so­nal que nos ayu­da en el tras­la­do, no re­ci­bi­mos nin­gún pre­mio en efec­ti­vo. Una me­da­lla o una co­pa son para no­so­tros el me­jor pa­go que po­de­mos re­ci­bir”, di­ce Ho­do Gar­cía.

Gue­rre­ro re­cuer­da que en 2019 tu­vo pér­di­das ma­te­ria­les, aun­que agra­de­ce que sus pi­lo­tos (Luis Pe­ña­fiel y Ru­bén Gue­rre­ro Jr.) ha­yan sa­li­do ile­sos de sus ac­ci­den­tes. En el pri­mer ca­so el bo­te se hi­zo pe­da­zos y ape­nas lo­gra­mos sal­var al­go del mo­tor, fá­cil­men­te se fue­ron 8.000 dó­la­res allí. Lo de mi hi­jo in­vo­lu­cró cin­co vuel­tas de cam­pa­na, que si no es por su tra­je de pro­tec­ción y el cas­co, no la es­ta­ría con­tan­do”, aco­ta.

El es­fuer­zo tie­ne su re­com­pen­sa cuan­do ven la ale­gría que es­te es­pec­tácu­lo lle­va a to­das las ri­be­ras de Gua­yas.

En: Li­mo­nal, El Ma­te, Lau­rel, Jun­qui­llal, Dau­le, Sa­li­tre, etc. las au­to­ri­da­des han en­con­tra­do en el fue­ra­bor­dis­mo un ex­ce­len­te com­ple­men­to para las ce­le­bra­cio­nes de sus fies­tas lo­ca­les. Las par­tes se fu­sio­nan, apor­tan­do con cos­tos y or­ga­ni­za­ción, de es­ta for­ma reac­ti­van la eco­no­mía en esos lu­ga­res, ya que ge­ne­ran ga­nan­cias a los co­mer­cian­tes que en esas jor­na­das re­ci­ben la vi­si­ta de cien­tos de per­so­nas aman­tes del de­por­te, quie­nes con­su­men los pro­duc­tos que ellos ofre­cen mien­tras to­dos dis­fru­tan en un mun­do lleno de vér­ti­go y ve­lo­ci­dad.

RES­PAL­DO

Em­pre­sas co­mo la­bo­ra­to­rios Jul­guer, Clí­ni­ca Gua­ya­quil y Don Ca­fé apo­yan al de­por­te, al igual que el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil.

Emo­ción. En ple­na rec­ta los bo­tes pue­den al­can­zar una ve­lo­ci­dad de en­tre 60 y 80 mi­llas por ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.