La deu­da de la ciu­dad con los jó­ve­nes es­tu­dian­tes

Los ni­ños y jó­ve­nes creen que Guayaquil les de­be me­jor mo­vi­li­dad y es­pa­cios don­de po­der re­crear­se. Los ex­per­tos su­gie­ren crear una cul­tu­ra de cui­da­do

Diario Expreso - - Portada - MARTHA TO­RRES MO­RENO ■ RE­DAC­CIÓN -GUAYAQUIL

En pa­la­bras de alum­nos es­co­la­res, se­cun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios, Gua­ya­quil es in­se­gu­ra, con un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co de­fi­cien­te y po­cos es­pa­cios de ocio. Es­te es el com­pro­mi­so in­cum­pli­do de la ciu­dad del Bi­cen­te­na­rio y sus au­to­ri­da­des con es­te sec­tor de la po­bla­ción.

LO­RE­NA CUA­DRA­DO di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Orien­ta­ción de la

UEES

La in­se­gu­ri­dad y la fal­ta de lu­ga­res de dis­trac­ción en la ciu­dad ha­cen a los ni­ños y jó­ve­nes, se­res ais­la­dos que po­drían es­tar per­dien­do la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción.

HILARIO BEL­TRÁN pre­si­den­te de la Unión Na­cio­nal de Edu­ca­do­res del

Gua­yas

A los es­tu­dian­tes se los de­be do­tar de las he­rra­mien­tas para un me­jor apren­di­za­je. Hay gran­des brechas en la educación y una di­fe­ren­cia en­tre el que tie­ne re­cur­sos y quien no lo tie­ne.

LOUR­DES MO­RA ma­dre de

fa­mi­lia

Las au­to­ri­da­des de­ben tra­ba­jar en pla­nes más drás­ti­cos para com­ba­tir el ham­pa. Las Fuer­zas Ar­ma­das de­ben apo­yar a la Po­li­cía en la ta­rea de brin­dar se­gu­ri­dad a to­dos.

Cuan­do a los es­tu­dian­tes se les pre­gun­ta, ¿có­mo es la ciu­dad en la que vi­ven?, no du­dan en res­pon­der: es in­se­gu­ra, con un trán­si­to caó­ti­co, con un ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co de­fi­cien­te y con po­cos lu­ga­res de dis­trac­ción. Pe­ro tam­bién re­sal­tan que es una ur­be con una cul­tu­ra di­ver­sa, don­de la hos­pi­ta­li­dad y so­li­da­ri­dad son su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción.

El Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil ha coin­ci­di­do con una pan­de­mia mun­dial ori­gi­na­da por la CO­VID-19, que obli­gó a las per­so­nas a ais­lar­se para lue­go re­to­mar po­co a po­co sus la­bo­res. Sin em­bar­go, den­tro de la ‘nue­va nor­ma­li­dad’, el pa­no­ra­ma no ha cam­bia­do para los es­tu­dian­tes (jó­ve­nes y ni­ños), quie­nes re­ci­ben cla­ses vir­tua­les, con es­ca­sa o nin­gu­na he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca y con po­cas po­si­bi­li­da­des para el ocio de una ma­ne­ra se­gu­ra y tran­qui­la.

Ant­hony San­ti­llán tie­ne 17 años; y es­tá en ter­cer año de ba­chi­lle­ra­to. Di­ce que Gua­ya­quil es una ciu­dad don­de sa­lir de ca­sa re­sul­ta pe­li­gro­so. “Hay mu­cha de­lin­cuen­cia. Los es­tu­dian­tes he­mos si­do las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de los la­dro­nes, quie­nes han apro­ve­cha­do la sa­li­da de los co­le­gios o uni­ver­si­da­des para arran­char­nos las mo­chi­las o los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Y lo que es peor, para in­ten­tar in­du­cir­nos al con­su­mo de dro­gas o a for­mar par­te del mi­cro­trá­fi­co”, aña­de.

El jo­ven re­co­no­ce que es­ta si­tua­ción se ha de­te­ni­do, ya que los es­tu­dian­tes no es­tán yen­do a sus plan­te­les; pe­ro an­he­la que cuan­do se dé el re­torno, se lo ha­ga no so­lo con las me­di­das sa­ni­ta­rias, sino con ga­ran­tías de se­gu­ri­dad.

Mar­cos Men­do­za, ex­per­to en se­gu­ri­dad, pro­po­ne crear una cul­tu­ra de cui­da­do y una ac­ción man­co­mu­na­da para ter­mi­nar con la de­lin­cuen­cia. “De­be exis­tir un tra­ba­jo con­jun­to en­tre el Mu­ni­ci­pio, la Prefectura del Gua­yas, la Go­ber­na­ción, la Au­to­ri­dad de Trán­si­to Mu­ni­ci­pal, Cuer­po de Bom­be­ros, en­tre otros. La ciu­da­da­nía tam­bién de­be co­la­bo­rar en es­te te­ma”, aña­de.

Lo di­cho por San­ti­llán lo co­rro­bo­ra Johan Ba­rreno (19 años), di­ri­gen­te de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios del Ecua­dor (FESE), quien ha­ce un lla­ma­do para que las au­to­ri­da­des con­tro­len la de­lin­cuen­cia, crean­do fuen­tes de tra­ba­jo. Ase­gu­ra que el des­em­pleo es uno de los fac­to­res que obli­ga a los jó­ve­nes a to­mar ca­mi­nos equivocado­s. “En Gua­ya­quil hay po­cas po­si­bi­li­da­des de em­pleo para un es­tu­dian­te. Las em­pre­sas di­cen que so­mos jó­ve­nes y sin ex­pe­rien­cia para desem­pe­ñar una ac­ti­vi­dad que, mu­chas ve­ces, es has­ta mal re­mu­ne­ra­da”, la­men­ta el ba­chi­ller, quien tu­vo que sor­tear una se­rie de obs­tácu­los para con­se­guir un cu­po para in­gre­sar a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca.

Mer­ce­des Zam­brano, una em­pren­de­do­ra de 20 años, na­rra que ha­ce dos años se unió con dos ami­gas para crear un pe­que­ño ne­go­cio de ve­las aro­má­ti­cas. Lo hi­zo an­te la fal­ta de ac­ce­so a la educación su­pe­rior y las re­du­ci­das opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. “Hay po­cas em­pre­sas que apo­yan el em­pren­di­mien­to ju­ve­nil. Es­ta­mos al­go de­sam­pa­ra­dos”, se que­ja.

En Gua­ya­quil hay 729.316 es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en 1.401 plan­te­les fis­ca­les, fis­co­mi­sio­na­les, mu­ni­ci­pa­les y par­ti­cu­la­res; y cer­ca de 100.000 que es­tu­dian en 10 uni­ver­si­da­des y cam­pus pú­bli­cos y pri­va­dos asen­ta­dos en la ur­be. La ma­yo­ría son jó­ve­nes que en al­gún mo­men­to han uti­li­za­do al­gu­na de las 3.800 uni­da­des de trans­por­te pú­bli­co, in­clui­das las de Me­tro­vía. Ellos se que­jan del ex­ce­so de pa­sa­je­ros, la fal­ta de uni­da­des y el mal­tra­to que su­fren al via­jar apre­ta­dos.

En la Me­tro­vía, la in­con­for­mi­dad es ma­yor en ho­ras pi­co. Mar­ce­lo Rodríguez, es­tu­dian­te se­cun­da­rio, lo sa­be. Di­ce que los bu­ses van lle­nos y que de­ja pa­sar has­ta tres uni­da­des, para fi­nal­men­te re­sig­nar­se a la

1. Reu­nión. Jean Car­los In­tria­go ase­gu­ra que en la ciu­dad hay po­cos si­tios se­gu­ros para re­unir­se con los ami­gos. Tam­po­co hay mu­chos lu­ga­res para dis­traer­se.

2. Tras­la­do. Para Ant­hony San­ti­llán, tras­la­dar­se en la Me­tro­vía es un cal­va­rio por la can­ti­dad de pa­sa­je­ros. Aho­ra por la pan­de­mia hay me­nos usua­rios.

in­co­mo­di­dad. An­tes de la pan­de­mia se mo­vi­li­za­ban has­ta 160 usua­rios en ca­da uni­dad. Aho­ra cir­cu­lan con un afo­ro del 50 % de su ca­pa­ci­dad.

Luis León, con­sul­tor de trans­por­te, di­ce que el ser­vi­cio de­be ser có­mo­do, se­gu­ro, ac­ce­si­ble, cum­plir con las ru­tas y fre­cuen­cias y acor­tar el tiem­po de via­je en­tre des­tino y ori­gen.

Pe­ro es­ta no es la úni­ca deu­da que la ciu­dad tie­ne con el sec­tor es­tu­dian­til. Ase­gu­ran que la fal­ta de lu­ga­res re­crea­ti­vos es otra pro­ble­má­ti­ca. “De na­da sir­ve que ha­ya par­ques en la ciu­dad, si la ma­yo­ría de es­tos pa­sa ce­rra­da, in­clu­so des­de an­tes de la pan­de­mia”, re­pro­cha Jean Car­los In­tria­go, di­ri­gen­te de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios del Ecua­dor (FEUE), mien­tras ca­mi­na al pie del cen­tro de estudio don­de re­ci­bió for­ma­ción aca­dé­mi­ca.

Allí se eje­cu­ta el Pro­yec­to Del­ta que se­rá el pri­mer es­pa­cio pú­bli­co re­ge­ne­ra­do, abier­to para el uso ciu­da­dano. In­clu­ye ci­clo­vía, cir­cui­tos eco­ló­gi­cos, pa­ra­de­ro de bu­ses y ta­xis, mo­bi­lia­rio ur­bano, pla­zo­le­tas ar­bo­ri­za­das, en­tre otros.

Jean Car­los y el res­to de jó­ve­nes quie­ren más lu­ga­res co­mo es­te en la ciu­dad, pe­ro don­de pue­dan ca­mi­nar con tran­qui­li­dad o trans­por­tar­se con al­go de co­mo­di­dad.

AN­HE­LOS

Una ciu­dad don­de se res­pe­te otro ti­po de mo­vi­li­za­ción, apar­te del au­to­mo­tor, es al­go que an­sían los jó­ve­nes. El ciclismo se­ría una fuen­te de dis­trac­ción, di­cen.

PARA SA­BER

Ar­te

En la ciu­dad hay sie­te ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas es­co­la­ri­za­das que im­par­ten for­ma­ción ar­tís­ti­ca.

Dis­trac­ción

An­tes los cen­tros co­mer­cia­les de la ciu­dad eran pun­tos de en­cuen­tro para los jó­ve­nes. Aho­ra, co­mo ellos se­ña­lan, son in­se­gu­ros.

Po­bla­ción

Gua­ya­quil tie­ne 2’723.665 ha­bi­tan­tes. El 30 % de la po­bla­ción es­tá com­pues­ta por ni­ños y ado­les­cen­tes.

FREDDY RODRÍGUEZ / EXPRESO

Pro­ble­ma. Qui­zás la deu­da más gran­de que tie­ne Gua­ya­quil sea con los es­tu­dian­tes (ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes) que quie­ren ser es­cu­cha­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.