‘El plan de Si­dis’, un re­fle­jo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en Guayaquil

El mé­di­co y es­cri­tor Da­niel Ba­rre­zue­ta pu­bli­ca ‘El plan de Si­dis’. La obra tes­ti­mo­nial re­co­ge una épo­ca de tur­bu­len­cia po­lí­ti­ca.

Diario Expreso - - Portada - FER­NAN­DO CAZÓN VERA ■ GUAYAQUIL

Da­niel Ba­rre­zue­ta Nar­váez vi­ve en­tre la es­cri­tu­ra y los diag­nós­ti­cos que de­be emi­tir a sus pa­cien­tes co­mo he­re­de­ro de Ga­leno e Hi­pó­cra­tes.

Ha par­ti­ci­pa­do tam­bién en la opi­nión pe­rio­dís­ti­ca co­mo co­lum­nis­ta de la pá­gi­na editorial de EX­PRE­SO. Es de­cir que su ac­ti­vi­dad se cum­ple en­tre la me­di­ci­na y la literatura sien­do el su­yo otro ca­so de es­ta co­mu­nión en­tre ciencia y ar­te.

No es es­ta, “El plan de Si­dis”, su pri­me­ra obra ya que, en lo li­te­ra­rio, tam­bién ha in­cur­sio­na­do en te­rre­nos de la poe­sía y el en­sa­yo. Y en es­ta oca­sión, con la su­pues­ta o tai­ma­da in­ten­ción de es­cri­bir una no­ve­la de amor, es­cri­be ade­más una suer­te de au­to­bio­gra­fía y del tes­ti­mo­nio de una épo­ca que le to­có vi­vir y su­frir en su ju­ven­tud.

El do­cu­men­to nos pre­sen­ta una obra que es a la vez un men­sa­je. Un análisis de una de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca a la que lo han con­du­ci­do es­pe­ran­zas y de­silu­sio­nes pro­pias de su ge­ne­ra­ción, la que le to­có vi­vir tras ha­ber si­do con­ta­gia­da la ju­ven­tud de Amé­ri­ca por la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na que, con Fi­del Cas­tro a la ca­be­za, en 1959 pu­so el pri­mer ejem­plo de una trans­for­ma­ción mar­xis­ta na­da me­nos que a unas po­cas mi­llas del gi­gan­te im­pe­rial y que en más de me­dio si­glo aún se man­tie­ne en la is­la ca­ri­be­ña.

Pe­ro no so­lo se tra­ta de mi­rar con ojos ex­tran­je­ros esa ex­pe­rien­cia cu­ba­na, sino de dar un tes­ti­mo­nio ve­rí­di­co de lo que aquí en el Ecua­dor, en Gua­ya­quil so­bre to­do, don­de vi­ve el au­tor, se ha­bía pro­du­ci­do con el ejem­plo Fi­de­lis­ta.

En ‘El plan de Si­dis’, el au­tor re­tra­ta las lu­chas uni­ver­si­ta­rias, las huel­gas y ma­ni­fes­ta­cio­nes y has­ta un fa­lli­do in­ten­to de gue­rri­lla, re­dac­tan­do pa­té­ti­ca­men­te por ejem­plo el ase­si­na­to en la vie­ja Ca­so­na de de­ce­nas de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios que re­cla­ma­ban la su­pre­sión de los exá­me­nes de in­gre­so a la uni­ver­si­dad.

Se tra­ta, pues, de una no­ve­la tes­ti­mo­nial, de una pa­sión re­vo­lu­cio­na­ria vis­ta y sen­ti­da a tra­vés de las pe­ri­pe­cias del pro­pio au­tor.

Así pues, con per­so­na­jes reales y si­tua­cio­nes vi­vi­das, que son par­te de nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca, Ba­rre­zue­ta ne­ce­si­tó usar no so­lo la ima­gi­na­ción, sino la me­mo­ria fi­de­dig­na den­tro de una vi­da -o mu­chas vi­das­dig­na de ser con­ta­da.

Y es que en­tre la su­ma de per­so­na­jes que apa­re­cen en es­te li­bro fa­mi­lia­res de to­do ti­po, ami­gos, enemigos, com­pa­ñe­ros, co­le­gas, et­cé­te­ra, van en­tre­cru­zán­do­se a tra­vés de ac­tos po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos que nos pre­sen­tan la ima­gen de un tiem­po de lu­cha y de con­ce­sio­nes, de es­pe­ran­zas y de­silu­sio­nes es lo que en reali­dad ocu­rre den­tro de una co­lec­ti­vi­dad vis­ta y vi­vi­da por un es­cri­tor que quie­re de­jar a sus lec­to­res no una me­ra fic­ción, sino to­do un tes­ti­mo­nio.

Par­te im­por­tan­te de la obra es tam­bién co­mu­ni­ca­da por

per­so­na­jes na­cio­na­les que se in­vo­lu­cran en el ho­rror fra­tri­ci­da que nos li­mi­ta por el nor­te, lo que tie­ne que ver con la vio­len­cia que se im­pu­so en Co­lom­bia des­de el ase­si­na­to de Elie­cer Gai­tán, a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do y que, si al co­mien­zo sig­ni­fi­có un en­fren­ta­mien­to en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res, lue­go se in­te­gra­ron a la lu­cha po­de­ro­sos gru­pos te­rro­ris­tas (en­tre ellos las FARC, en ELN, el M-19, en­tre otros) que se con­vir­tie­ron en ge­no­ci­das con ma­sa­cres de po­bla­cio­nes en­te­ras y que se vie­nen dan­do has­ta la fe­cha con la ben­di­ción y es­tí­mu­lo de la nar­co­cra­cia que ha con­ver­ti­do al país ve­cino en uno de los más im­por­tan­tes pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de la dro­ga en el mun­do.

Sin du­da, una no­ve­la que en­gan­cha al lec­tor y no lo suel­ta.

¿No se da­ban cuen­ta de la

im­per­ma­nen­cia de la po­lí­ti­ca? ¿No per­ci­bían, aca­so su fi­ni­tud? ¿No eran ca­pa­ces de per­ca­tar­se del va­lor de ca­da se­gun­do de paz? ¿No sen­tían la de­li­cia de ca­da res­pi­ra­ción, de ca­da de­sa­yuno, de ca­da ba­ño con

agua fres­ca?”.

DA­NIEL BA­RRE­ZUE­TA

Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.