El ex­ten­so re­gis­tro judicial del pre­si­den­te de la me­sa de Jus­ti­cia

Su nom­bre apa­re­ce en 19 in­ves­ti­ga­cio­nes fis­ca­les, acu­mu­la tres de­nun­cias pe­na­les y pre­si­de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia de la Asam­blea

Diario Expreso - - Portada - ROBERTO AGUI­LAR agui­larr@gra­na­sa.com.ec ■ QUI­TO

Cons­pi­ró con un pró­fu­go de la jus­ti­cia, el ex­con­tra­lor Car­los Pó­lit, para ba­jar­se al Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do, na­da me­nos. Las prue­bas en su con­tra (prin­ci­pal­men­te el au­dio de una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de­li­ran­te) eran tan con­tun­den­tes que el Pleno de la Asam­blea le re­ti­ró su con­fian­za: el 9 de mar­zo de 2018, con 103 vo­tos en su con­tra, Jo­sé Se­rrano per­dió la Pre­si­den­cia del Po­der Le­gis­la­ti­vo. Dos años y me­dio des­pués, co­mo si na­da, el ex­mi­nis­tro, du­ro del co­rreís­mo, vuel­ve por sus fue­ros y se al­za con la pre­si­den­cia de la co­mi­sión más im­por­tan­te de la Asam­blea: la de Jus­ti­cia. Con fe y ale­gría, el pri­mer Po­der del Es­ta­do con­ti­núa dan­do pa­sos fir­mes ha­cia su to­tal des­cré­di­to.

To­do es­ta­ba ne­go­cia­do. Ya des­de la vís­pe­ra, la elec­ción de Se­rrano era un se­cre­to a vo­ces. El jue­ves, bas­ta­ron 14 mi­nu­tos para ins­ta­lar la Co­mi­sión, co­no­cer la re­nun­cia de la pre­si­den­ta sa­lien­te (Xi­me­na Peña, que de­jó la Asam­blea para par­ti­ci­par en las elec­cio­nes) y ele­gir a su re­em­pla­zo en tiem­po ré­cord con ocho vo­tos a fa­vor, una abs­ten­ción, un vo­to blan­co y uno, so­lo uno en con­tra: el de Henry Cu­ca­lón.

Tras po­se­sio­nar­se en el car­go, el nue­vo pre­si­den­te lan­zó un men­sa­je con an­te­nas que de­jó a to­dos bo­quia­bier­tos, em­bra­gan­do y cam­bian­do de mar­cha para tra­tar de en­ten­der­lo: “Es­ta­mos aquí -di­jo- para su­pe­rar es­te es­ta­do de cri­sis que no so­la­men­te es en el or­den de la sa­lud: es en el or­den so­cial, en el or­den eco­nó­mi­co, en el or­den po­lí­ti­co, en el or­den de la co­rrup­ción y tam­bién des­de la pers­pec­ti­va mis­ma de la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca de par­te de va­rias ins­tan­cias a va­rios y a va­rias po­lí­ti­cos y po­lí­ti­cas del país”. Di­cho lo cual dio por clau­su­ra­da la se­sión.

Cri­sis de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, pues. Se­rrano ha ve­ni­do a lu­char con­tra ella. ¿A qué se re­fie­re? Qui­zás una so­me­ra re­vi­sión de su fi­cha ju­di­cial ayu­de a com­pren­der­lo. Por­que re­sul­ta que Jo­sé Se­rrano apa­re­ce men­cio­na­do en tan­tas in­ves­ti­ga­cio­nes de la Fis­ca­lía que en es­te ar­tícu­lo no ha­bría es­pa­cio su­fi­cien­te para ex­pli­car­las to­das. ¿Se acuer­dan de cuan­do el pre­si­den­te César Li­tar­do re­co­no­ció que la mi­tad de asam­bleís­tas tie­ne cuen­tas pen­dien­tes con la jus­ti­cia? Pues a la ca­be­za de to­dos es­tá, pre­ci­sa­men­te, el nue­vo pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia: su nom­bre apa­re­ce en 19 ca­sos, in­clu­yen­do el de los fon­dos del ISSPOL, con el que nie­ga re­la­ción adu­cien­do que el Mi­nis­te­rio de Go­bierno, cuan­do él lo pre­si­día, no era par­te del directorio.

En­tre los res­tan­tes fi­gu­ran el ca­so Bal­da, don­de él apa­re­ce en un au­dio com­pro­me­te­dor con el agen­te Luis Chi­cai­za. El ya men­cio­na­do ca­so de la cons­pi­ra­ción te­le­fó­ni­ca con Car­los Pó­lit, con otro au­dio aún peor: “De­fi­ni­ti­va­men­te te­ne­mos que ba­jar­le -se le es­cu­cha de­cir, re­fi­rién­do­se a Car­los Ba­ca Man­cheno- no nos que­da más, él no pue­de ser fis­cal has­ta fi­na­les de es­te año”. Tam­bién es­tá un ca­so de tor­tu­ra a es­tu­dian­tes del co­le­gio Me­jía, con un vi­deo que lo mues­tra ame­na­zan­do a las víc­ti­mas. El ca­so Es­tre­lla Do­ra­da, co­mo se co­no­ce al es­cán­da­lo de los pa­ses en la Po­li­cía. El ca­so Fa­brec, em­pre­sa pú­bli­ca que el co­rreís­mo se de­di­có a que­brar con de­di­ca­ción y es­me­ro. Y al­gu­nos otros so­bre ma­ne­jos tur­bios en la ad­qui­si­ción de cha­le­cos an­ti­ba­las y vehícu­los para la Po­li­cía, en la cons­truc­ción

de va­rias UPC, en la fa­bri­ca­ción de uni­for­mes… El nom­bre de Se­rrano apa­re­ce con in­sis­ten­cia.

Por lo de­más, ha si­do ob­je­to de tres de­nun­cias con­cre­tas an­te la jus­ti­cia: una por de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, pre­sen­ta­da por el hoy can­di­da­to a la Pre­si­den­cia

César Mon­tú­far. Otra por frau­de pro­ce­sal, en la que su exa­se­sor Die­go Va­lle­jo lo acu­sa de ha­ber fa­bri­ca­do un ca­so de por­te ile­gal de ar­mas en su con­tra. Y una ter­ce­ra por cons­pi­ra­ción para co­me­ter ase­si­na­to, na­da me­nos: el abo­ga­do Lui­gi Gar­cía sos­tie­ne que

Se­rrano tra­mó un plan para ma­tar­lo, en com­pli­ci­dad con Was­hing­ton Pra­do, alias ‘Ge­rald’, pro­ce­sa­do por nar­co­trá­fi­co y de­te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos.

Su­fi­cien­tes in­da­ga­cio­nes para que cual­quier fun­cio­na­rio pú­bli­co ecua­to­riano se que­je de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. No es ex­tra­ño que Se­rrano em­pe­za­ra su ges­tión en Jus­ti­cia en­vian­do un men­sa­je tan cla­ro a la Fis­ca­lía: va­mos a lu­char con­tra la cri­sis de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. Sea es­to lo que fue­se.

Para que un su­je­to con se­me­jan­te cu­rrí­cu­lum ter­mi­ne pre­si­dien­do la Co­mi­sión de Jus­ti­cia de la Asam­blea, va­rios as­tros de­ben ali­near­se. Pri­me­ro: una pre­si­den­ta afín (Xi­me­na Peña) que des­de el día en que asu­mió el car­go sa­bía que lo iba a aban­do­nar para par­ti­ci­par en las elec­cio­nes; fue sus­ti­tui­da por un al­terno (Car­los Or­te­ga) tan per­di­do en el es­pa­cio que, cuan­do lle­gó a la se­sión del jue­ves, creía que iba a he­re­dar la

Pre­si­den­cia, así di­jo: “Es un ho­nor para mí pre­si­dir es­ta Co­mi­sión”. Se­gun­do: un gru­po de de­ser­to­ras del ofi­cia­lis­mo (Khar­la Chá­vez, Karla Ca­de­na, Ro­sa Ore­lla­na) que en­con­tra­ron en Se­rrano su pas­tor de al­mas y for­ma­ron fi­las en el mi­ni­blo­que que él ad­mi­nis­tró con la ha­bi­li­dad de un ar­go­nau­ta, orien­tan­do las ve­las se­gún so­pla­ra el vien­to. Ter­ce­ro: un agra­de­ci­do mi­li­tan­te de Pa­cha­ku­tik (Elio Peña) que re­ci­bió su apo­yo para con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción y aho­ra de­vol­vió el fa­vor ale­gre­men­te. Cuar­to: un exa­gi­ta­dor co­rreís­ta que hoy va por li­bre (Ro­dri­go Co­lla­gua­zo), al­terno re­cién po­se­sio­na­do de la co­rrup­ta Vi­via­na Bo­ni­lla, y que siem­pre su­po apos­tar en el mo­men­to pre­ci­so a la car­ta ga­na­do­ra. Quin­to: un so­cial­cris­tiano (Es­te­ban To­rres) al pa­re­cer dis­pues­to a ne­go­ciar cual­quier co­sa que no sea la bie­na­ven­tu­ran­za eter­na del em­brión hu­mano.

Con el su­yo su­man ocho vo­tos a su fa­vor, a los que hay que aña­dir el sor­pren­den­te vo­to en blan­co de Héc­tor Mu­ñoz, que se agre­gó al ga­na­dor, y la opor­tu­na au­sen­cia de Lour­des Cues­ta, quien pre­fi­rió asis­tir, a esa ho­ra, a unas jor­na­das la­ti­noa­me­ri­ca­nas so­bre De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal: un asun­to de vi­da o muer­te.

El co­rreís­ta Fran­klin Sa­ma­nie­go si­guió la se­sión cho­rrea­do so­bre su asien­to, son­rió tris­te­men­te con la re­sig­na­ción de quien sa­be exac­ta­men­te lo que es­tá ocu­rrien­do y se abs­tu­vo en la vo­ta­ción. El so­cial­cris­tiano Henry Cu­ca­lón, que dos años atrás fue uno de los que li­de­ra­ron el pro­ce­so de des­ti­tu­ción de Se­rrano de la Pre­si­den­cia, vo­tó en con­tra.

Es así co­mo la Asam­blea, la mis­ma Asam­blea que aca­ba de des­ti­tuir al pre­si­den­te del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na por fal­ta de “pro­bi­dad no­to­ria”, eli­ge al más os­cu­ro de los su­yos para pre­si­dir la más im­por­tan­te de sus co­mi­sio­nes. ¿Cuán­to tie­ne que ver con es­to el pre­si­den­te César Li­tar­do? Hay teo­rías. En off, se di­ce que mu­cho, que to­do. Lo cier­to es que el go­bierno ha man­te­ni­do una re­la­ción am­bi­gua con Se­rrano: aun­que en los he­chos rom­pió con su blo­que, na­die se lo ha echa­do nun­ca en ca­ra. Más aún: a Se­rrano na­die le echa en ca­ra na­da. Él lle­ga a las se­sio­nes ca­da muer­te de obis­po (al me­nos es­ta era su ru­ti­na an­tes de la pan­de­mia), se ins­ta­la en su es­ca­ño par­la­men­ta­rio y se la pa­sa ha­cien­do la­bo­res de ofi­ci­na: aten­dien­do al uno y al otro, asam­bleís­tas de to­dos los blo­que que se le acer­can a re­sol­ver asun­tos, al­gu­nos has­ta se le arro­di­llan o se sien­tan en el sue­lo. Él los es­cu­cha, ha­ce un par de lla­ma­das y los des­pa­cha con un ges­to. Y na­die lo to­ca.

3 DE­NUN­CIAS

De­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, frau­de pro­ce­sal, cons­pi­ra­ción para co­me­ter ase­si­na­to: los ca­sos pe­na­les del nue­vo pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia de la Asam­blea.

CONS­PI­RA­DOR

“De­fi­ni­ti­va­men­te te­ne­mos que ba­jar­le, no nos que­da más, él no pue­de ser fis­cal has­ta fin de año”: Jo­sé Se­rrano a Car­los Pó­lit, so­bre Car­los Ba­ca Man­cheno.

AR­CHI­VO

Fun­ción. El le­gis­la­dor y ex­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal pre­si­dió la co­mi­sión mul­ti­par­ti­dis­ta que in­ves­ti­gó al exa­sam­bleís­ta Eli­seo Azue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.