ES­PE­CIAL #3 VIN­CES

Diario Extra - Somos Los Rios - - Portada -

Una re­vi­sión del pa­sa­do en un re­su­men ideal pa­ra es­tu­dian­tes.

La ac­tual ciu­dad de Vin­ces con sus en­can­tos na­tu­ra­les tie­ne una his­to­ria que da­ta de va­rios si­glos.

En la era pre­co­lo­nial fue asen­ta­mien­to de las tri­bus de los Ba­bas y los Pa­len­quis has­ta 1534 a 1537 en que fue­ron sub­yu­ga­dos por los españoles.

Vin­ces es con­si­de­ra­da una de las po­bla­cio­nes más an­ti­guas de la pro­vin­cia Los Ríos. Al prin­ci­pio per­te­ne­ció a la Te­nen­cia de Ba­ba que a su vez fue par­te del de­no­mi­na­do Co­rre­gi­mien­to de Gua­ya­quil.

Los re­gis­tros re­fie­ren que en 1711 exis­tía la po­bla­ción de­no­mi­na­da San Lo­ren­zo.

Se­gún el cen­so de la pro­vin­cia de Gua­ya­quil de 1808 re­fie­re que el Es­te­ro de Vin­ces, co­mo des­pués lla­ma­ban a es­te sec­tor, es­ta­ba po­bla­do por unos 1.800 ha­bi­tan­tes.

Las jor­na­das de in­de­pen­den­cia ini­cia­das en Gua­ya­quil, en 1820, tam­bién tu­vie­ron co­mo es­ce­na­rio la lo­ca­li­dad vin­ce­ña.

En 1824, el De­par­ta­men­to de Gua­ya­quil lo con­for­ma­ban sus can­to­nes: Gua­ya­quil, Dau­le, Ba­baho­yo, Ba­ba, Pun­ta de San­ta Ele­na y Ma­cha­la. Es­te­ro de Vin­ces era pa­rro­quia ru­ral de Ba­ba.

En 1845, por de­cre­to del Go­bierno Pro­vi­so­rio, el can­tón Ba­ba fue di­vi­di­do y la pa­rro­quia Vin­ces jun­to con Pa­len­que con­for­ma­ron el nue­vo can­tón Vin­ces.

IN­CEN­DIO Y TRAS­LA­DO

Otro de los he­chos fu­nes­tos gra­va­dos en la his­to­ria de San Lo­ren­zo es el in­cen­dio re­gis­tra­do en el 1764, el cual des­tru­yó gran par­te de la co­mar­ca. La po­bla­ción vol­vió a em­pe­zar y a le­van­tar sus mo­ra­das y lo hi­cie­ron ha­cia una zo­na cer­ca­na a un es­te­ro de pro­pie­dad de Vein­za. Así, el nue­vo pue­blo em­pe­zó a lla­mar­se San Lo­ren­zo de Vin­ces.

Des­de en­ton­ces, el lu­gar que aho­ra ocu­pa Vin­ces fue cre­cien­do y so­bre to­do co­men­zó a pro­li­fe­rar la pro­duc­ción ca­co­te­ra.

DE­NO­MI­NA­CIÓN D POR P UN APE­LLI­DO

En sus orí­ge­nes, Vin­ces te­nía nom­bre que­de un san­to, pe­ro tiem­po des­pués un dó com­bi­na­do con la de­ri­va­ción de ape­lli­do de la fa­mi­lia Wein­za o Vein­za. Los tex­tos re­fie­ren que en es­te vi­llo­rio de el ca­pi­tán de ori­gen es­pa­ñol An­drés Vein­za, quien en 1645 es­ta­ba ra­di­ca­do en Gua­ya­quil, era el due­ño de ex­ten­sas plan­ta­cio­nes de ca­cao y po­seía ga­na­do. apePor la di­fi­cul­tad de pro­nun­ciar su así lli­do se lo sim­pli­fi­có en Vin­ces y apa­re­ce en do­cu­men­tos reales. reUn hi­jo, Isi­dro de Vein­za, de quien fie­ren era re­li­gio­so, pa­ra con­ser­var agua pa­ra sus cul­ti­vos abrió una zan­ja y se for­mó un es­te­ro que lo lla­ma­ron We­de Vein­za o de Vin­ces. El ape­lli­do in­za que­dó plas­ma­do en el nom­bre de un ba­rrio.

LA BO­NAN­ZA DEL CA­CAO

a la mues­tra de pa­tri­mo­nio Con mil ca­tá­lo­gos que co­rres­pon­den imá­ge­nes que da­tan de ha­ce do­cu­men­tal fo­to­grá­fi­co que re­co­gen ini­cios de la ac­ti­vi­dad agra­más de un si­glo se dan a co­no­cer los en la ciu­dad y la pro­vin­cia. ria, re­la­cio­na­da con `la pe­pa de oro', im­por­tan­tes pa­ra la eco­noEl ca­cao fue uno de los pro­duc­tos más

Co­lo­nia, pe­ro a me­dia­dos del mía de Ecua­dor. Se cul­ti­va­ba des­de la al `boom ca­cao­te­ro'. si­glo XIX, el cul­ti­vo pro­li­fe­ra y dio pie c En 1880, el Ecua­dor era co­no­ci­do mun­dial­men­te co­mo uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res. es­tra­té­gi­ca al pie del El cli­ma, la ca­li­dad de la tie­rra y ubi­ca­ción ca­cao­te­ras has­ta 1930, río per­mi­tie­ron pros­pe­rar las ha­cien­das los cul­ti­vos. cuan­do las pla­gas em­pe­za­ron a ata­car

MO­DAS Y ES­TI­LO EU­RO­PEO

Los pro­duc­to­res del ca­cao pa­ra co­mer­cia­li­zar el pr oduc­to via­ja­ron a las ciu­da­des de Eur opa.

Tam­bién man­da­ban a sus hi­jos a es­tu­diar r a esos paí­ses o de e va­ca­cio­nes, es­pe­cial­men­te a Fran­cia. vi­da via­je­ros em­pe­za­ron a re­pro­du­cir la A me­dia­dos del si­glo XIX, aque­llos la for­ma de ha­blar, las ocu­pa­cio­nes, y cos­tum­bres, re­fle­ja­das en la mo­da, ca­so­nas aún con­ser­van esos es­ti­los. la ar­qui­tec­tu­ra del ex­te­rior. Al­gu­nas

Por eso se la lla­mó París Chi­qui­to.

POR P LA IN­DE­PEN­DEN­CIA I

VVin­ces si­guió a GGua­ya­quil cuan­do proclcla­mó su in­de­pen­den­ci­cia de Es­pa­ña. Un haha­cen­da­do con­tri­bu­yó co­con fon­dos pa­ra gas­tos de la Jun­ta de Go­bierno de­del 9 de Oc­tu­bre. En 1821, el Gr al. AnAn­to­nio José de Sucr e ge­ne­ral enenEs­te­roEs­te­ro eses­ta­ble­ció un cuar­tel de­deVin­ce­sVin y pa­ra lal ba­ta­lla de may

Pi­chin­cha, con­vo­có a mu­chos o de 1822, en el com­ba­tien­tes ori­gi­na­rios de es­ta pro­vin­cia. En 1827, Vin­ces se ad­hi­rió a la in­su­rrec­ción adop-ción­de­lCó­di­goBo­li­va­riano.En1895, de Gua­ya­quil, con­tra la na­cio­nal, los vin­ce­ños se unie­ron por la hon­ra an­te el al­qui­ler de la ban­de­ra.

RÉ­PLI­CA DE TO­RRE

Otra pú­bli­ca mues­tra del víncu­lo que te­nía la po­bla­ción vin­ce­ña con Eu­ro­pa, con Fran­cia es­pe­cial­men­te, es la ré­pli­ca de la To­rre Eif­fel, inau­gu­ra­da en 1889.

La es­truc­tu­ra de ca­si sie­te me­tros que ador­na el par­que cen­tral de Vin­ces fue inau­gu­ra­dad hha­ce ca­sii ddos dé­dé­ca­dasd a má­sá dde un si­gloil dde exis­ten­cia de la ori­gi­nal. Es­ta to­rre es con­si­de­ra­da un em­ble­ma que re­pre­sen­ta el re­cuer­do de la épo­ca más pro­di­gio­sa que ha te­ni­do la ciu­dad, du­ran­te la bo­nan­za de la `pe­pa de oro', se­gún sus his­to­ria­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.