¡‘PUN­TO’ EN SE­CO!

Las se­xo­ser­vi­do­ras de­ben te­ner una prue­ba ne­ga­ti­va de CO­VID-19 para ‘ca­me­llar’. Las pos­tu­ras de­ben ga­ran­ti­zar el ale­ja­mien­to fa­cial.

Diario Extra - - Portada - Mi­guel Pá­rra­ga /

Sin mú­si­ca ni ‘bie­las’ para en­trar en ca­lor, to­do por cum­plir con los pro­to­co­los de bio­se­gu­ri­dad.

El pri­mer día de ‘ca­me­llo’ es­tu­vo un po­co flo­ji­to, se­gún las se­xo­ser­vi­do­ras. Hu­bo har­to mi­rón.

No fal­tó el ‘sa­bi­do’ que qui­so prac­ti­car una po­se es­pe­cial, pe­ro lo fre­na­ron a ra­ya.

Arri­ma­da a una pa­red, de pie y fle­xio­nan­do le­ve­men­te la pier­na iz­quier­da, Da­yan­na de­ja­ba ver a pro­pó­si­to sus vo­lup­tuo­sos glú­teos. Su mas­ca­ri­lla azul com­bi­na­ba con la len­ce­ría trans­pa­ren­te que car­ga­ba. “Hay que ser crea­ti­va para lla­mar la aten­ción”, di­jo rien­do, mien­tras con sus ojos co­que­tea­ba a los hom­bres que se le ‘pa­sea­ban’ en fren­te.

La mu­jer fue una de las se­xo­ser­vi­do­ras que ayer vol­vie­ron a la­bo­rar en el ba­rrio de to­le­ran­cia, me­jor co­no­ci­do co­mo ‘la 18’. La ale­gría se le no­ta­ba en el ros­tro. Y no era para me­nos. Lue­go de más de seis me­ses vol­vió a tra­ba­jar en el fa­mo­so re­duc­to de pros­tí­bu­los de Gua­ya­quil. Ya no ten­drá que ga­nar­se la vi­da en las ca­lles ro­gan­do re­gre­sar a sal­vo a ca­sa, co­mo lo hi­zo en el úl­ti­mo mes.

Con­fe­só sen­tir­se se­gu­ra allí den­tro por­que hay guar­dias en las puer­tas de in­gre­so, por si al­gún usua­rio se com­por­ta abu­si­vo. Sin em­bar­go, hay al­go que le ha­rá fal­ta: ya no pue­de bai­lar sen­sual­men­te. La mú­si­ca que pro­ve­nía de ca­da bar es co­sa del pa­sa­do. Un pa­sa­do por aho­ra ‘pi­sa­do’ por cul­pa del co­ro­na­vi­rus. No hay pa­rran­da. Las me­sas que an­tes es­ta­ban lle­nas de ‘pa­nas’ re­fres­can­do el ‘ga­ño­te’ con unas ‘he­la­di­tas’ lu­cían va­cías. Y es que la ven­ta de tra­go en la 18 es­tá prohi­bi­da. Las aglo­me­ra­cio­nes tam­bién. Esas con­di­cio­nes son el mal me­nor por ha­ber re­cu­pe­ra­do el ‘cuer­peo’.

“Los clien­tes ve­nían y se sen­ta­ban con unas cer­ve­ci­tas. Eso co­mo que les da­ba más ga­nas de en­trar con no­so­tras”, re­cor­dó Da­yan­na. Acos­tum­brar­se al nue­vo am­bien­te le cos­ta­rá un po­co. Y el re­me­dio para eso pa­re­ce ser la im­pro­vi­sa­ción.

“Ha­brá que po­ner mú­si­ca en el cuar­to con el ce­lu­lar”, su­gi­rió la fé­mi­na, en una ac­ti­tud po­si­ti­va. Pe­ro no hay mal que por bien no ven­ga. Mien­tras ha­ya tra­ba­jo, lo de­más es ‘adorno’, re­fle­xio­nó la se­xo­ser­vi­do­ra, due­ña de una ca­be­lle­ra ne­gra y piernas ro­bus­tas.

Brenda Ren­te­ría, pro­pie­ta­ria de uno de los lo­ca­les del si­tio y di­ri­gen­te de la aso­cia­ción de due­ños de ne­go­cios, es­pe­ra que, a fu­tu­ro, tam­bién les per­mi­tan reanu­dar la aten­ción en los ba­res, asi­mis­mo ba­jo es­tric­tas me­di

das de bio­se­gu­ri­dad.

¡PRO­TO­CO­LO HAS­TA EN LAS POS­TU­RAS!

Para que los clien­tes in­gre­sen al re­cin­to del pla­cer se si­guen si­mi­la­res nor­mas de bio­se­gu­ri­dad que las que se im­ple­men­tan al en­trar a cual­quier cen­tro comercial. Pe­ro den­tro de las ha­bi­ta­cio­nes tam­bién hay nor­mas que cum­plir. Eso le que­dó cla­ro a Allan, uno de los pri­me­ros ca­ba­lle­ros fo­go­sos que fue­ron a go­zar de un buen ra­to con una de las chi­cas.

A su sa­li­da ex­pli­có có­mo lo aten­die­ron y qué cam­bió en re­la­ción al ac­to se­xual an­tes de la CO­VID-19. Lo pri­me­ro que le di­je­ron es que no pue­de sacarse la mas­ca­ri­lla para na­da. Y an­tes de la ‘ac­ción’ lo de­sin­fec­ta­ron con otro ‘ba­ño’ de al­cohol adi­cio­nal al de la en­tra­da. El mo­men­to más in­tere­san­te del en­cuen­tro ín­ti­mo tam­bién tu­vo sus re­glas de ‘oro’.

“Hu­bo que con­ser­var más de un me­tro de dis­tan­cia en to­das las po­ses (es de­cir, ale­ja­mien­to de ros­tros). Nor­mal­men­te uno se subía en­ci­ma de la mu­cha­cha, pe­ro aho­ra ya no per­mi­ten eso por­que se tie­ne muy de cer­ca el con­tac­to”, ex­pli­có el hom­bre.

Esa nue­va mo­da­li­dad de coi­to de no es­tar ‘pe­ga­di­tos’ fue el cam­bio que más le lla­mó la aten­ción a Allan, quien lle­gó a las 09:00 al lu­gar, una ho­ra des­pués de que em­pe­za­ron a aten­der al pú­bli­co.

“Es un po­co in­có­mo­do, pe­ro hay que cum­plir los pro­to­co­los por se­gu­ri­dad de no­so­tros mis­mos y de ellas”, re­cal­có el ciu­da­dano.

A pe­sar del cam­bio, él se mos­tró com­pla­ci­do con el ser­vi­cio. Men­cio­nó que du­ran­te la épo­ca en que el ba­rrio de to­le­ran­cia es­tu­vo ce­rra­do (des­de el 13 de mar­zo) no qui­so uti­li­zar los ser­vi­cios de las me­re­tri­ces que es­ta­ban en la ca­lle 17, a una cua­dra de la 18, para evi­tar cual­quier si­tua­ción in­fec­to­con­ta­gio­sa.

Allan pa­gó 15 dó­la­res por el mo­men­to de pa­sión. Tres dó­la­res más en re­la­ción al cos­to que se man­te­nía has­ta an­tes de la pan­de­mia. La nue­va ta­ri­fa es­ta­ba ex­hi­bi­da en pe­que­ños car­te­les co­lo­ca­dos en ca­da cen­tro de di­ver­sión del lu­gar. “Del pre­cio no voy a de­cir na­da por­que es un tra­ba­jo du­ro para ellas”, opi­nó Allan.

Da­yan­na y sus com­pa­ñe­ras in­di­ca­ron que el al­qui­ler de la ha­bi­ta­ción pa­só de 2 a 3 ‘la­tas’ y que por eso ellas co­bran un po­co más, para no de­jar de ga­nar en es­tos tiem­po de ‘chi­rez’.

BRENDA REN­TE­RÍA,

di­ri­gen­te Se es­tá ha­cien­do que el tra­ba­jo sea con mas­ca­ri­llas, gel, al­cohol y las me­di­das ne­ce­sa­rias”.

HO­RA­RIO

El re­cin­to de pros­tí­bu­los tie­ne per­mi­ti­do

aten­der de lu­nes a sá­ba­do, de 08:00 a

20:00.

To­das las mu­je­res de­ben prac­ti­car­se un exa­men para de­tec­tar si tie­nen CO­VID.

A la en­tra­da se mi­de la tem­pe­ra­tu­ra de to­dos los clien­tes. Tam­bién se les ro­cía al­cohol.

Se fo­men­ta el uso de gel an­ti­sép­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.