¡Se levantan de en­tre los es­com­bros!

Con el ‘ba­ño’ de lo­do se des­ve­la­ron otros pro­ble­mas de la pa­rro­quia qui­te­ña, co­mo la ca­pa­ci­dad in­su­fi­cien­te del co­lec­tor de la que­bra­da San­ta Te­re­si­ta y la acu­mu­la­ción de ba­su­ra en las hon­do­na­das.

Diario Extra - - Comunidad - Da­nie­la Moi­na Ar­mas

JA­QUE­LI­NE CAS­TRO Pre­si­den­ta GAD Pomasqui Para la mag­ni­tud de la llu­via es un co­lec­tor pe­que­ño. Por eso pe­di­mos que se ha­ga uno más gran­de”.

Las hue­llas de lo­do si­guen im­preg­na­das en las ve­re­das y pa­re­des de al­gu­nas ca­sas de Pomasqui. Los ha­bi­tan­tes to­da­vía se re­cu­pe­ran del alu­vión que los su­mer­gió en es­com­bros ha­ce una se­ma­na y que ha des­ve­la­do otros pro­ble­mas de es­ta pa­rro­quia, si­tua­da en el no­roc­ci­den­te de la ca­pi­tal.

Los mo­ra­do­res in­di­can que el agua­ce­ro del miér­co­les pa­sa­do ha­bría co­lap­sa­do el co­lec­tor de la que­bra­da San­ta Te­re­si­ta, ubi­ca­da en lo al­to del po­bla­do, y por eso es­ta se des­bor­dó.

Ja­que­li­ne Cas­tro, pre­si­den­ta del Go­bierno Au­tó­no­mo Des­cen­tra­li­za­do de Pomasqui, re­ve­la que la ca­pa­ci­dad de aquel co­lec­tor –que re­ci­be aguas re­si­dua­les y lluvias– no es la su­fi­cien­te para la po­bla­ción de la zo­na. Las ma­qui­na­rias de­ben sa­car la tie­rra acu­mu­la­da para que vuel­van a co­lar­se las aguas ne­gras de los ba­rrios al­tos.

Y aun­que en oca­sio­nes an­te­rio­res hu­bo re­por­te de acu­mu­la­cio­nes de agua en la pa­rro­quia –qui­zás por el pro­ble­ma del mis­mo co­lec­tor–, nin­gu­na co­mo es­ta úl­ti­ma, asien­ten los ha­bi­tan­tes. Es­ta ge­ne­ró pér­di­das eco­nó­mi­cas.

Al­fre­do Ló­pez per­dió al me­nos 18.000 dó­la­res en las ma­qui­na­rias de su vul­ca­ni­za­do­ra. “An­tes se me­tía agua al lo­cal... es­ta vez arra­só”, se­ña­la el hom­bre, quien to­da­vía no lo­gra po­ner en or­den su ne­go­cio para aten­der a los clien­tes.

“El co­lec­tor es­tá cer­ca del po­bla­do y se ha­bía ad­ver­ti­do el pro­ble­ma con eso”, afir­ma Ló­pez.

Pe­ro es­te no es el úni­co di­le­ma que sur­gió lue­go del alu­vión. Tam­bién se evi­den­ció que las que­bra­das se han con­ver­ti­do en bo­ta­de­ros de es­com­bros y ba­su­ra. Y, se­gún Cas­tro, es­to se cons­ta­tó en las ins­pec­cio­nes de los úl­ti­mos días.

“La gen­te bo­ta de to­do”, re­cha­za la pre­si­den­ta.

Al es­tar lle­nas de quién sa­be qué, las hon­do­na­das, que sir­ven co­mo des­fo­gue na­tu­ral de las aguas lluvias, no ‘cum­plen’ con su mi­sión. Ade­más, ha­ce un tiem­po hu­bo un in­cen­dio que cau­só la de­fo­res­ta­ción del ce­rro Ca­si­tua­gua, cer­qui­ta de Pomasqui. Son fac­to­res que se vuel­ven una ram­pa para que el in­vierno ‘ha­ga de las su­yas’.

EL LO­DO, EL NUE­VO IN­QUI­LINO

En una ca­sa de la pa­rro­quia en­con­tra­mos a Ca­ro­li­na Ce­va­llos. La mu­jer la­va la ro­pa en­lo­da­da de sus tres hi­jos, la po­ca que pu­do sal­var. Lo ha­ce a mano por­que la la­va­do­ra, así co­mo otros ob­je­tos, se echó a per­der por la hu­me­dad.

“No tu­ve tiem­po de sa­car na­da. So­lo aga­rré a mis ni­ños y sa­lí co­rrien­do”, re­cuer­da.

La vi­vien­da de Ca­ro­li­na fue una de las más afec­ta­das. In­clu­so tu­vie­ron que hacer hue­cos en las pa­re­des para des­alo­jar el lo­do que se acu­mu­la­ba.

“Veía asus­ta­da có­mo se ve­nía el alu­vión... des­pren­dió la puer­ta de la ca­lle”, re­la­ta.

Ella tra­ba­ja ven­dien­do ro­pa y cos­mé­ti­cos. Los fi­nes de se­ma­na ex­pen­de co­mi­da con una ami­ga, pe­ro la pér­di­da de sus en­se­res la ha pues­to en una si­tua­ción crí­ti­ca. Son diez fa­mi­lias las que re­sul­ta­ron afec­ta­das por es­te desas­tre.

UN MES

Una de las es­truc­tu­ras más afec­ta­das fue el Co­le­gio Pomasqui, don­de se inun­da­ron au­las y una bo­de­ga en la que se guar­da­ba do­cu­men­ta­ción im­por­tan­te. Tam­bién el ce­rra­mien­to, que se­rá re­em­pla­za­do.

Uno de los mu­ros del es­ta­dio ca­yó de­bi­do a la fuer­za del alu­vión y al­gu­nas gra­das des­apa­re­cie­ron. Por aho­ra los mue­bles de las ofi­ci­nas se se­can al sol. La pol­va­re­da es más in­ten­sa de lo nor­mal en la zo­na.

La pre­si­den­ta de la pa­rro­quia es­ti­ma que los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción tomarán por lo me­nos un mes. Aun­que la si­tua­ción se eva­lua­rá en una me­sa de tra­ba­jo en­tre las au­to­ri­da­des de la pa­rro­quia, del Mu­ni­ci­pio y la Pre­fec­tu­ra de Pi­chin­cha.

10 FA­MI­LIAS

que­da­ron dam­ni­fi­ca­das por el alu­vión.

Fo­tos: Gus­ta­vo Gua­mán / EX­TRA

1. El lo­do se­co oca­sio­na más pol­va­re­da en la zo­na y el puen­te pea­to­nal es­tá ce­rra­do tem­po­ral­men­te. 2. Las que­bra­das es­tán lle­nas de es­com­bros y ba­su­ra 3. Las co­sas de Ca­ro­li­na Ce­va­llos y sus hi­jos que­da­ron in­ser­vi­bles. Po­ca ro­pa se pu­do sal­var lue­go de la­var­la.

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.