¡LES SA­LIÓ EL TI­RO POR LA ‘CULATA’!

Uno de los tres sos­pe­cho­sos re­sul­tó he­ri­do y su si­tua­ción era crí­ti­ca. Los agen­tes pre­sun­ta­men­te rea­li­za­ban in­ves­ti­ga­cio­nes en el sec­tor.

Diario Extra - - Portada - Gua­ya­quil

Los tres su­je­tos no sa­bían que en ese lo­cal desa­yu­na­ban cua­tro po­li­cías ves­ti­dos de ci­vil.

Uno de los pi­llos apun­tó con un re­vól­ver a los co­men­sa­les, has­ta que uno de los uni­for­ma­dos le dis­pa­ró.

No mu­rió, pe­ro es­tá gra­ve­men­te he­ri­do.

El so­ni­do de un dis­pa­ro pro­vo­có que Éri­ka Cas­ta­ñe­da se asus­ta­ra y de­ja­ra de la­do las tor­ti­llas y otros ali­men­tos que pre­pa­ra­ba para un gru­po de agen­tes de In­te­li­gen­cia que ha­bían lle­ga­do a su lo­cal para desa­yu­nar, en el sec­tor Ur­ba­nor, del nor­te de Gua­ya­quil.

Ocu­rrió a las 08:40 de ayer. La mu­jer, preo­cu­pa­da, sa­lió a ob­ser­var qué ha­bía su­ce­di­do y se ‘pe­gó’ otro so­bre­sal­to al ver a un hom­bre ten­di­do so­bre la cal­za­da, fren­te a su lo­cal, he­ri­do en el crá­neo.

Sus clien­tes, en­tre ellos cua­tro po­li­cías con ves­ti­men­ta ci­vil, es­ta­ban ile­sos.

El co­man­dan­te zo­nal de la Po­li­cía, ge­ne­ral César Za­pa­ta, ex­pli­có que uno de los gen­dar­mes res­pon­dió al ame­dren­ta­mien­to del he­ri­do, quien su­pues­ta­men­te lle­gó al si­tio para ro­bar a los co­men­sa­les.

El ofi­cial men­cio­nó que el su­je­to ba­jó de una mo­to en la que ade­más se mo­vi­li­za­ban dos com­pin­ches, quie­nes hu­ye­ron tras el per­can­ce, pe­ro eran buscados para que rin­die­ran sus ver­sio­nes.

Se­gún Za­pa­ta, cuan­do el sos­pe­cho­so se acer­có a las me­sas del lo­cal, apun­tó con su ar­ma a los in­ves­ti­ga­do­res, “pe­ro ellos pri­me­ro se iden­ti­fi­ca­ron. Le di­je­ron: ‘¡Al­to, po­li­cía!’. Sin em­bar­go, él hi­zo ca­so omi­so”.

El je­fe po­li­cial agre­gó que, “al exis­tir un ries­go in­mi­nen­te, no so­lo para los agen­tes sino para las de­más per­so­nas que es­ta­ban en el lu­gar, se pro­ce­dió al uso del ar­ma de do­ta­ción (...) el sos­pe­cho­so por­ta­ba un re­vól­ver de fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal, con cua­tro mu­ni­cio­nes. Pu­do he­rir o ma­tar a cual­quie­ra”.

Za­pa­ta acla­ró que no po­día ca­li­fi­car la ac­tua­ción co­mo “bue­na o ma­la”, por­que de eso se en­car­ga­rían las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les. Al si­tio del su­ce­so acu­dió la fis­cal Ame­lia Zu­ri­ta, de Fla­gran­cia, pe­ro evi­tó re­fe­rir­se al he­cho.

GRA­VE

El he­ri­do, quien aún no era iden­ti­fi­ca­do, fue tras­la­da­do de ur­gen­cia al hos­pi­tal Abel Gil­bert Pon­tón, del su­bur­bio por­te­ño. El ge­ne­ral Za­pa­ta se­ña­ló que, de acuer­do con la úl­ti­ma eva­lua­ción mé­di­ca, su es­ta­do era crí­ti­co.

CÁ­MA­RAS

A po­cos me­tros del si­tio exis­te un

sis­te­ma de vi­gi­lan­cia, pe­ro en

el ba­rrio des­co­no­cían quién es el pro­pie­ta­rio.

Así

opi­na

ÉRI­KA CAS­TA­ÑE­DA,

co­mer­cian­te No vi lo que pa­só, por­que jus­to es­ta­ba aden­tro del lo­cal. So­lo es­cu­ché el so­ni­do del dis­pa­ro y cuan­do sa­lí vi al he­ri­do”.

El su­je­to su­frió una he­ri­da gra­ve en el crá­neo. Jun­to a él que­da­ron su go­rra y un ar­ma de fue­go.

Fo­tos: Ch­ris­tian Vi­nue­za / EX­TRA y cortesía

Pe­ri­tos de Cri­mi­na­lís­ti­ca re­co­gie­ron in­di­cios en la es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.