¡LOS HI­JOS MÁS ES­PE­RA­DOS!

Diario Extra - - Portada - Miguel Pá­rra­ga / Gua­ya­quil

Una pa­re­ja ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos cuen­ta la ‘tra­ve­sía’ que vi­vió para com­ple­tar su fa­mi­lia. Cua­tro ni­ños ecua­to­ria­nos fue­ron los ele­gi­dos.

Se­gún el MIES, en­tre enero y sep­tiem­bre de 2020 so­lo hu­bo 45 adopciones.

La di­rec­to­ra de una ca­sa de aco­gi­da se­ña­la que los pro­ce­sos tar­dan has­ta cua­tro años. Hay ca­sos en los que los fu­tu­ros pa­dres han desis­ti­do.

CIN­CO NI­ÑOS JUE­GAN en la sa­la de su ca­sa, en el es­ta­do de Flo­ri­da, sur de Es­ta­dos Uni­dos. Son her­ma­nos. Se lle­van muy bien en­tre sí, ca­si no pe­lean. De­mues­tran tal ca­ri­ño mu­tuo que no pa­re­cie­ra que cua­tro de ellos ape­nas lle­van 14 me­ses sien­do par­te de la fa­mi­lia.

El cuar­te­to es­tá com­pues­to por tres va­ro­nes y una ni­ña. Son ña­ños bio­ló­gi­cos. La chi­qui­lla tie­ne 9 años y los otros 7, 8 y 10. Los cua­tro fue­ron adop­ta­dos por Au­ro­ra y su es­po­so, quie­nes es­tán ra­di­ca­dos en la ‘Yo­ni’. Ellos ya te­nían un hi­jo bio­ló­gi­co en co­mún, de 9 años.

Es­ta es una fa­mi­lia de múl­ti­ples na­cio­na­li­da­des. Ella es chi­le­na; su cón­yu­ge y su pri­mer hi­jo son es­ta­dou­ni­den­ses. A ellos se su­ma­ron, des­de agos­to del año pa­sa­do, los cua­tro in­fan­tes, quie­nes, en cam­bio, son ecua­to­ria­nos.

Para que es­ta fa­mi­lia pa­se de tres a sie­te in­te­gran­tes fue ne­ce­sa­rio un pro­ce­so le­gal de 18 me­ses. Tiem­po que los pro­ge­ni­to­res con­si­de­ran lar­go, pe­ro a fin de cuen­tas ase­gu­ran que fue ne­ce­sa­rio para ga­ran­ti­zar que a los me­no­res de edad les asig­nen los pa­dres idó­neos.

Pa­me­la y Su­sa­na (es­te úl­ti­mo es un nom­bre pro­te­gi­do), quie­nes tam­bién pa­sa­ron por el mis­mo trá­mi­te, tie­nen una opi­nión pa­re­ci­da. Para la pri­me­ra de ellas, el pro­ce­so tar­dó 14 me­ses des­de que se postuló para la adop­ción has­ta que le en­tre­ga­ron a su hi­jo. La se­gun­da, en cam­bio, es­pe­ró dos años a que le otor­guen a al­gún niño, pe­ro co­mo es­to no ocu­rrió, de­ci­dió no se­guir.

His­to­rias co­mo es­tas pa­re­cen ha­ber ca­la­do en el Mi­nis­te­rio de In­clu­sión Eco­nó­mi­ca y So­cial (MIES), ins­ti­tu­ción pú­bli­ca a car­go de las adopciones en el país. El 16 de enero de es­te año, sus di­rec­ti­vos en­tre­ga­ron a la Asam­blea Na­cio­nal un con­jun­to de apor­tes al Pro­yec­to de Có­di­go Or­gá­ni­co para la Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes, que pro­po­nen “re­du­cir el tiem­po del pro­ce­so ju­di­cial y ad­mi­nis­tra­ti­vo a un año, co­mo má­xi­mo”.

La nor­ma­ti­va, que plan­tea una ac­tua­li­za­ción al ac­tual Có­di­go Or­gá­ni­co de la Ni­ñez y Ado­les­cen­cia (CONA), vi­gen­te des­de 2003, su­peró el pri­mer de­ba­te en el Le­gis­la­ti­vo el 24 de ju­nio.

En­car­na­ción Du­chi, pre­si­den­ta de la co­mi­sión oca­sio­nal que tra­ta te­mas de ni­ñez y ado­les­cen­cia en la Asam­blea, in­for­mó a EX­TRA que tie­nen pre­vis­to apro­bar has­ta fi­na­les de no­viem­bre el in­for­me para el se­gun­do de­ba­te, que tie­nen pla­nea­do efec­tuar es­te mis­mo año.

Para di­cho in­for­me vie­nen re­ci­bien­do apor­tes ciu­da­da­nos, de oe­ne­gés vin­cu­la­das al te­ma y de es­pe­cia­lis­tas. Den­tro del pro­yec­to, el ca­pí­tu­lo de las adopciones se in­clu­ye en el li­bro II, que tam­bién tra­ta otras te­má­ti­cas. El cuer­po le­gal en trá­mi­te tie­ne 672 ar­tícu­los.

Se­gún in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por el MIES a es­te Dia­rio, has­ta sep­tiem­bre de 2020, 284 ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes cuen­tan con la de­cla­ra­to­ria de adop­ta­bi­li­dad con­ce­di­da a es­ca­la na­cio­nal. Mien­tras que en­tre enero y sep­tiem­bre de 2020, en el país se han rea­li­za­do 45 adopciones; en tan­to, en 2019 hu­bo en to­tal 110 pro­ce­sos de es­te ti­po.

La adop­ción se da en ca­sos de in­fan­tes y ado­les­cen­tes cu­yos de­re­chos han si­do vul­ne­ra­dos y que no cuen­tan con una fa­mi­lia que los pro­te­ja. To­do lo que re­gu­la el CONA res­pec­to a la vul­ne­ra­ción

RE­FOR­MA AL CÓ­DI­GO de la Ni­ñez bus­ca que el tiem­po del pro­ce­so de adop­ción ba­je a un año.

DIA­NA OCAM­PO, del ho­gar Inés Cham­bers

Es fun­da­men­tal apli­car un pro­ce­so de sen­si­bi­li­za­ción con los ope­ra­do­res de jus­ti­cia para que pue­dan prio­ri­zar los pro­ce­sos de adop­ción”.

de de­re­chos y los me­dios y tiem­pos para res­ti­tuir­los, in­ci­de en que los pro­ce­sos de adop­ción pue­dan dar­se en el mo­men­to opor­tuno para quie­nes lo re­quie­ren, ex­pli­ca In­di­ra Ur­gi­lés, di­rec­to­ra na­cio­nal de Adopciones del MIES.

“El con­cep­to de que la adop­ción es la úl­ti­ma op­ción mu­chas ve­ces ha he­cho que se es­pe­re de­ma­sia­do tiem­po has­ta de­cla­rar que un niño es adop­ta­ble, lo cual con­si­de­ra­mos que se pue­de me­jo­rar”, di­ce Ur­gi­lés.

DE ECUA­DOR A ‘GRIN­GO­LAN­DIA’

Au­ro­ra y su es­po­so tu­vie­ron que ve­nir des­de EE. UU. a Qui­to a vi­vir por al­go más de dos me­ses, para cul­mi­nar la eta­pa de adop­ción de cua­tro de sus cin­co hi­jos. Ni bien lle­ga­ron, los en­tre­vis­ta­ron para com­ple­tar la in­for­ma­ción que te­nían de ellos.

Des­pués co­no­cie­ron a los chi­cos y los vi­si­ta­ron du­ran­te una se­ma­na en la ca­sa ho­gar don­de es­ta­ban. In­clu­so sa­lie­ron de pa­seo con los ni­ños por la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca, acom­pa­ña­dos de un tra­ba­ja­dor so­cial.

Es­pe­ra­ron cua­tro se­ma­nas para ser aten­di­dos con su so­li­ci­tud en el sis­te­ma ju­di­cial y en un lap­so de 21 días es­tu­vo lis­ta la re­so­lu­ción le­gal que los de­cla­ró ofi­cial­men­te co­mo pa­dres de sus nue­vos amores.

Pos­te­rior­men­te tra­mi­ta­ron las cé­du­las y pa­sa­por­tes para que los ni­ños pue­dan sa­lir del país. Tam­bién tu­vie­ron que rea­li­zar­se exá­me­nes mé­di­cos y apli­car­se va­cu­nas an­tes de via­jar.

“Fue bueno que ha­yan pa­sa­do un tiem­po fue­ra del ho­gar de aco­gi­da con no­so­tros. Ellos nun­ca ha­bían ido a un zoo­ló­gi­co, por ejem­plo. Pu­die­ron ha­cer mu­chas co­sas por pri­me­ra vez an­tes de mu­dar­se del país”, cuen­ta el es­po­so de Au­ro­ra.

“Creo que lle­vá­ba­mos ha­blan­do con ellos 10 mi­nu­tos y em­pe­za­ron a de­cir­nos ‘pa­pá’ y ‘ma­má’. Fue co­mo muy rá­pi­do y des­de ahí nun­ca más de­ja­ron de ha­cer­lo”, aña­de ella.

¿DÓN­DE ES­TÁ LA ‘LLA­GA’?

Pa­me­la co­men­ta que no te­nía nin­gún apu­ro con el pro­ce­so de adop­ción. Ella ini­ció el trá­mi­te en ma­yo de 2014 y lo­gró fi­na­li­zar­lo en ju­lio de 2015.

“Mi hi­jo te­nía un año y un mes de na­ci­do cuan­do lo co­no­cí (...). Sa­be que es adop­ta­do, ve­mos sus fo­tos y le voy con­tan­do su his­to­ria. He­mos con­ver­sa­do li­bre­men­te del te­ma, le ex­pli­co que hay mu­chas for­mas de fa­mi­lias. Aho­ra tie­ne 6 años y aún no ha­ce mu­chas pre­gun­tas. Yo res­pe­to sus tiem­pos y apren­de­mos jun­tos”, cuen­ta.

A su cri­te­rio, es ne­ce­sa­rio agi­li­tar el tiem­po en el que un niño ob­tie­ne la de­cla­ra­to­ria de adop­ta­bi­li­dad. Di­cho es­ta­do le­gal se otor­ga en un jui­cio, pre­vio a cer­ti­fi­car que sus pa­dres o fa­mi­lia­res has­ta el cuar­to gra­do de con­san­gui­ni­dad no pue­den ha­cer­se car­go de ellos. Dia­na Ocam­po, di­rec­to­ra del ho­gar Inés Cham­bers, ubi­ca­do al sur de Gua­ya­quil, coin­ci­de con Pa­me­la. Ex­pli­ca su pos­tu­ra des­de su ex­pe­rien­cia la­bo­ral en la ins­ti­tu­ción, pues han te­ni­do jui­cios que tar­dan has­ta cua­tro años. Un ca­so en par­ti­cu­lar es el de un niño en aban­dono, cu­yo jui­cio se ha apla­za­do tres ve­ces.

“Se de­mos­tró que la ma­dre del niño no ha ve­ni­do en tres años a la ins­ti­tu­ción, pe­ro el juez pi­de que se la bus­que nue­va­men­te”, re­la­ta. Se­gún el ar­tícu­lo 289 del CONA, para las in­ves­ti­ga­cio­nes en­ca­mi­na­das a ubi­car a los pa­rien­tes, el juez con­ce­de­rá un pla­zo no me­nor a 60 días ni ma­yor a 120.

Ocam­po ase­gu­ra que cuan­do el pro­ce­so ju­di­cial tar­da, mu­chas fa­mi­lias lo aban­do­nan. De los 41 ni­ños que se en­cuen­tran en el ho­gar que di­ri­ge, seis es­tán es­pe­ran­do que se les de­sig­ne una fa­mi­lia (uno de ellos es­tá en la ex­pec­ta­ti­va des­de ha­ce seis años) y 12 es­tán en el pro­ce­so de ob­te­ner la de­cla­ra­to­ria de adop­ta­bi­li­dad.

Ha­ce 14 años, tras ocho abor­tos in­vo­lun­ta­rios y fa­lli­dos tra­ta­mien­tos para que­dar em­ba­ra­za­da, Su­sa­na y su es­po­so in­ten­ta­ron adop­tar en Ecua­dor. Él vi­vía en EE. UU., pe­ro es­ta­ba dis­pues­to a via­jar y ha­cer los trá­mi­tes.

“Me pi­die­ron va­rios do­cu­men­tos, pe­ro me pu­sie­ron ‘pe­ros’ por el he­cho de que mi es­po­so vi­vía allá y eso me de­cep­cio­nó. Yo les de­cía que él po­día ve­nir. La idea era que a mí me sa­lie­ra la re­si­den­cia y lue­go ir­nos con el niño al ex­te­rior”, ex­pli­ca ape­na­da.

Tras 24 me­ses sin una res­pues­ta po­si­ti­va, la mu­jer ‘ti­ró la toa­lla’. Lue­go co­no­ció a una chi­ca em­ba­ra­za­da en la Sie­rra, de con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ad­ver­sas co­mo para man­te­ner al chi­qui­llo, y acor­da­ron la en­tre­ga del be­bé una vez que na­cie­ra a cam­bio de di­ne­ro.

El día del par­to, la ma­dre se arre­pin­tió y ya no hu­bo tra­to. A pe­sar de ello, Su­sa­na sue­le vi­si­tar a ella y al niño.

LA DI­REC­TO­RA DE UNA CA­SA de aco­gi­da di­ce que los jui­cios para de­cla­rar a un me­nor su­je­to de adop­ción tar­dan has­ta cua­tro años. Una mu­jer desis­tió de pos­tu­lar­se por­que pa­sa­ron dos años y no le die­ron un in­fan­te.

Fo­tos: Cortesía

Au­ro­ra y su es­po­so adop­ta­ron a cua­tro her­ma­nos ecua­to­ria­nos. Ya te­nían un hi­jo bio­ló­gi­co y su fa­mi­lia pa­só de 3 a 7 miem­bros. Au­ro­ra cuen­ta que los cua­tro chi­cos se adap­ta­ron per­fec­ta­men­te a su fa­mi­lia y se lle­van bien en­tre ellos.

Pa­me­la adop­tó a un niño en 2015. El pro­ce­so de­mo­ró 14 me­ses. La cria­tu­ra aho­ra tie­ne seis años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.