EL AUTOCUIDADO, ESEN­CIAL EN LA VI­DA DEL DIA­BÉ­TI­CO

Con mo­ni­to­reo y au­to­con­trol, ade­más del apo­yo de la fa­mi­lia, el pa­cien­te es­ta­rá fue­ra de ries­gos.

Dominguero - - Vida Sana -

Es re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad com­pli­ca­da que re­quie­re de vi­gi­lan­cia y cui­da­dos cons­tan­tes, pe­ro si te­ne­mos la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y se si­guen cier­tos há­bi­tos sa­lu­da­bles, la dia­be­tes no in­ci­di­rá en la ca­li­dad de vi­da de quie­nes la pa­de­cen. Es­ta en­fer­me­dad de­be­rá ser tra­ta­da por es­pe­cia­lis­tas, no obs­tan­te, pa­ra re­du­cir ries­gos y así po­der lle­var una vi­da nor­mal de­pen­de tam­bién del pa­cien­te. Uno de los pri­me­ros pa­sos es que el dia­bé­ti­co sea cons­cien­te de que pa­de­ce la en­fer­me­dad. Pa­ra es­to, el nu­tri­cio­nis­ta y die­tis­ta Ray­nier Zam­brano, ma­gis­ter en Nu­tri­ción Clí­ni­ca, acon­se­jó al pa­cien­te lle­var un mo­ni­to­reo es­cri­to, don­de re­gis­tre el ín­di­ce ade­cua­do de la ma­sa cor­po­ral, mus­cu­lar y gra­sa. Tam­bién de­be­rá me­dir siem­pre el ta­ma­ño de la cir­cun­fe­ren­cia de la cin­tu­ra y de la ca­de­ra; al­go im­pres­cin­di­ble es con­tro­lar la glu­co­sa. En la par­te ali­men­ta­ria, el pa­cien­te dia­bé­ti­co se­gui­rá el plan de ali­men­tos se­gún sus re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les en las por­cio­nes y ho­ra­rios ade­cua­dos que le ha­ya re­co­men­da­do su nu­tri­cio­nis­ta die­tis­ta.

¿ Cómo ha­cer cum­plir pa­so a pa­so los con­se­jos mé­di­cos y que no los ig­no­ren?

“To­do se en­glo­ba en la educación dia­be­to­ló­gi­ca don­de in­ter­vie­nen los pro­fe­sio­na­les de me­di­ci­na, nu­tri­ción, en­fer­me­ría, psi- co­lo­gía don­de se de­be edu­car so­bre qué es la dia­be­tes, sus ti­pos, sus cui­da­dos y las con­se­cuen­cias que se pue­den ge­ne­rar al lle­var un mal con­trol de la en­fer­me­dad”, sos­tu­vo Zam­brano. Es a tra­vés de es­ta educación que los dia­bé­ti­cos po­drán ser sen­si­bi­li­za­dos y for­ma­dos, “so­lo así en­ten­de­rán que úni­ca­men­te de­be­mos te­ner en cuen­ta cier­tos as­pec­tos de mo­ni­to­reo y cui­da­do, que la vi­da con­ti­núa y es ma­ra­vi­llo­sa”, re­fle­xio­nó el mé­di­co.

¿ Se les pue­de dar una mí­ni­ma por­ción de dul­ce pa­ra que cal­men sus an­sias?

Lo que tie­nen res­trin­gi­do son los car­bohi­dra­tos sim­ples. Pue­den in­ge­rir una por­ción pe­que­ña siem­pre y cuan­do es­to no se con­vier­ta en un há­bi­to, sino la ma­yo­ría de ve­ces ele­gi­rán car­bohi­dra­tos com­ple­jos.

¿ Cuál de­be ser el apo­yo que le brin­da­rá la fa­mi­lia al dia­bé­ti­co?

De­ben ser sen­si­bi­li­za­dos y edu­ca­dos so­bre to­do lo re­fe­ren­te a la dia­be­tes. La fa­mi­lia cum­ple un pa­pel muy im­por­tan­te, pues a ve­ces ha­cen el rol de mé­di­co, nu­tri­cio­nis­ta, en­fer­me­ra, pa­san la ma­yo­ría del tiem­po con ellos. La fa­mi­lia tam­bién de­be cam­biar no so­lo de es­ti­lo de vi­da sino ade­más el ali­men­ta­rio ge­ne­ran­do un apo­yo en to­do sen­ti­do.

La ci­fra

Se­gún la OMS, en el 2030 Amé­ri­ca La­ti­na de ten­drá 40 mi­llo­nes afec­ta­dos con dia­be­tes me­lli­tus. En Ecuad Ins­ti­tu or, to de se­gún Cen­so el s ( Es­tad es la INEC) ís­ti­ca , la y muer ter­cer dia­be te. a cau­sa tes 39 Per­so de nas de y 59 años más en­tre son las afec­ta das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.