LÍBRATE DE LA PE­SA­DI­LLA DEL FRIZZ

La ex­per­ta ca­pi­lar An­to­ne­lla Pe­rei­ra com­par­tió va­rios con­se­jos para evi­tar que el ca­be­llo se es­pon­je más de lo nor­mal y lo­gre re­cu­pe­rar su bri­llo y se­do­si­dad.

Dominguero - - Belleza -

Nin­gu­na mu­jer se sal­va del frizz, ese te­mi­ble es­pon­ja­do ca­pi­lar que ha­ce que el pe­lo se vuel­va feo e indomable. Por eso, para de­vol­ver al ca­be­llo su as­pec­to sa­lu­da­ble y con­tra­rres­tar la es­tá­ti­ca, la es­ti­lis­ta y ase­so­ra de ima­gen An­to­ne­lla Pe­rei­ra, con es­tu­dios en Bue­nos Ai­res, com­par­tió va­rios tips para que tu pe­lo es­té siem­pre ra­dian­te. La ex­per­ta ha­bló tam­bién de las cau­sas que pro­vo­can que el pe­lo se es­pon­je más de lo nor­mal.

Cau­sas

- El cli­ma y la hu­me­dad pro­vo­can la apa­ri­ción de esos pe­li­tos con es­tá­ti­ca que son ca­si im­po­si­bles do­mi­nar. - El ex­ce­so de agua ca­lien­te en la du­cha es nues­tro peor enemi­go, tan­to para la piel co­mo para el ca­be­llo. - Abu­sar de la plan­cha. El ca­lor ha­ce que el pe­lo se des­hi­dra­te y las pun­tas se va­yan abrien­do. Así ter­mi­na de­bi­li­ta­do y con el tiem­po se rom­pe. - Los pro­ce­sos quí­mi­cos en ex­ce­so, en es­pe­cial la de­co­lo­ra­ción, ha­cen que las he­bras del ca­be­llo se de­bi­li­ten y to­men una apa­rien­cia sin bri­llo y con el te­mi­ble frizz. - El la­va­do del ca­be­llo en la du­cha y la ma­ne­ra de se­car­lo al sa­lir es im­por­tan­te para con­tro­lar el frizz. Por eso, al se­car­lo no de­bes al­bo­ro­tar­lo con la toa­lla. Lo re­co­men­da­ble es usar un ce­pi­llo in­di­ca­do para des­en­re­dar­lo. Así evi­ta­re­mos que se es­pon­je. - El agua con clo­ro o el agua de mar tam­bién des­hi­dra­tan el ca­be­llo, ge­ne­ran­do el es­pon­ja­do.

So­lu­cio­nes

Se­gún Pe­rei­ra, con on­ce años de ex­pe­rien­cia en es­té­ti­ca ca­pi­lar, “la ma­ne­ra de com­ba­tir el frizz en cli­ma hú­me­do es uti­li­zar los pro­duc­tos idea­les, en es­te ca­so los bi­fá­si­cos ( de dos fa­ses: acuo­sa y oleo­sa), por­que hi­dra­tan pe­ro no son tan nu­tri­ti­vos para el ca­be­llo”. Es de­cir, “son con­tro­la­do­res del es­pon­ja­do y se de­ben usar co­mo lea­ving”, agre­gó. Asi­mis­mo acon­se­jó pre­gun­tar en sus lí­neas de pre­fe­ren­cia sobre los pro­duc­tos bi­fá­si­cos que van con tu ca­be­llo.

Tem­pe­ra­tu­ra del agua

Al mo­men­to de du­char­se, es im­por­tan­te to­mar en cuenta la tem­pe­ra­tu­ra del agua. Es ideal de ca­lien­te a ti­bia y ce­rrar el du­cha­zo con agua al am­bien­te o fría. De esa ma­ne­ra las glán­du­las se­bá­ceas no per­ma­ne­cen ac­ti­vas y evi­ta­mos el ca­be­llo muy gra­so.

El ce­pi­llo ideal

El frizz se con­tro­la mejor si al mo­men­to de apli­car el acon­di­cio­na­dor, nos pei­na­mos den­tro del mis­mo ba­ño con un ce­pi­llo de des­en­re­dar, lo de­ja­mos ac­tuar un par de mi­nu­tos y fi­na­li­za­mos el en­jua­gue con agua fría. Ac­tual­men­te hay una gran va­rie­dad de ce­pi­llos a prue­ba de agua ( wa­ter­proof) para des­en­re­dar el ca­be­llo sin rom­per­lo. Cuan­do sal­gas del ba­ño lo re­co­men­da­ble es apre­tar sua­ve­men­te la toa­lla para sa­car el ex­ce­so de agua, pe­ro sin res­tre­gar.

Plan­chas y se­ca­do­res

El uso fre­cuen­te de ins­tru­men­tos ca­lien­tes co­mo la plan­cha, la te­na­za para ha­cer ri­zos y el se­ca­dor, de­bi­li­ta la he­bra del ca­be­llo cau­san­do frizz y ha­cien­do que se rom­pa. En el ca­so de te­ner que usar­los, se re­co­mien­da pre­fe­rir los de ce­rá­mi­ca y tur­ma­li­na. Evi­ta los de ti­ta­nio, ¡ son muy agre­si­vos para el ca­be­llo!

Tin­tu­ra­dos

Los pro­ce­sos quí­mi­cos co­mo las tin­tu­ras y de­co­lo­ra­cio­nes tam­bién son cau­san­tes del te­mi­ble frizz y la fal­ta de bri­llo del ca­be­llo. En ese ca­so se re­co­mien­da un tra­ta­mien­to más in­ten­si­vo para lle­gar a la cu­tí­cu­la y ce­rrar­la. La es­ti­lis­ta acon­se­ja em­plear un pro­duc­to an­ti­frizz con ro­me­ro, para po­der hi­dra­tar y dar vi­ta­li­dad a la cu­tí­cu­la, apor­tan­do bri­llo y sua­vi­dad.

Clo­ro y sal

El clo­ro de la pis­ci­na y el agua sa­la­da de mar son tam­bién cau­san­tes del frizz. Por eso es im­por­tan­te que tu ca­be­llo ten­ga pre­via­men­te pues­to un tra­ta­mien­to que pue­de ser un lea­ving bi­fá­si­co o una mas­ca­ri­lla hi­dra­tan­te. Así es­ta­rá bien pro­te­gi­do. Pe­rei­ra tam­bién re­co­men­dó vol­ver a apli­car pro­duc­to en el ca­be­llo para re­for­zar y blo­quear­lo de los quí­mi­cos y la sal. Las mas­ca­ri­llas de al­men­dras, chocolate, acei­te de ar­gán, qui­nua, son muy efec­ti­vas para es­te ti­po de pro­ble­mas, se emul­sio­nan y man­tie­nen la hi­dra­ta­ción cons­tan­te en el ca­be­llo. “Las su­gie­ro so­lo en el ca­so de en­trar al mar o a la pis­ci­na, por­que pue­den de­jar el ca­be­llo muy pe­sa­do si las usas a dia­rio”, acon­se­jó la es­ti­lis­ta.

Aseo dia­rio

El la­va­do dia­rio del ca­be­llo tie­ne que in­cluir cham­pú y acon­di­cio­na­dor. Si es­tá tin­tu­ra­do, lá­va­lo pa­san­do un día. Tam­bién se su­gie­re un pro­duc­to de lim­pie­za sin sul­fa­tos pe­ro hi­dra­tan­te, sin nu­trien­tes, para no ha­cer muy gra­so ni pe­sa­do el ca­be­llo. El acon­di­cio­na­dor hay que apli­car­lo de me­dios a pun­tas y de­jar­lo ac­tuar unos mi­nu­tos du­ran­te el du­cha­zo. La caí­da del pe­lo no tie­ne re­la­ción con el acon­di­cio­na­dor, ya que el frizz se in­cre­men­ta si no te lo apli­cas.

El mejor cham­pú

Es muy im­por­tan­te sa­ber cuál es el cham­pú in­di­ca­do para ca­da ti­po de ca­be­llo. De­be­mos ser ase­so­ra­dos por pro­fe­sio­na­les para usar los pro­duc­tos idó­neos y que es­to se con­vier­ta en una in­ver­sión y no en un gas­to. Si uti­li­zas un cham­pú que no es el in­di­ca­do para tu ti­po de ca­be­llo, so­lo ha­rás que apa­rez­ca el frizz. Para eso los pro­fe­sio­na­les ha­cen una eva­lua­ción del ca­be­llo, para así re­co­men­dar con cri­te­rio el pro­duc­to in­di­ca­do de uso dia­rio o se­ma­nal para que el man­te­ni­mien­to en ca­sa sea óp­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.