AL GI­NE­CÓ­LO­GO POR PRI­ME­RA VEZ

No hay edad para que una ado­les­cen­te acu­da a ese che­queo mé­di­co. To­do de­pen­de de las afec­cio­nes a tra­tar.

Dominguero - - Vida Sana -

¿Cuál es la edad ideal para que una ado­les­cen­te acu­da al gi­ne­có­lo­go por pri­me­ra vez? La res­pues­ta por par­te de la doc­to­ra Car­men Martínez

es que “no exis­te una edad de­ter­mi­na­da, aun­que lo ideal se­ría ha­cer­lo en el mo­men­to en que la pa­cien­te ini­cia sus re­la­cio­nes se­xua­les o en ca­sos con­cre­tos en los que se de­tec­ta al­gu­na pa­to­lo­gía”. Se­gún la ex­per­ta, con 35 años en la gi­ne­co­lo­gía, el pri­mer che­queo in­clu­so se lo pue­den ha­cer des­de que pre­sen­tan sin­to­ma­to­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca, ya sea en su ni­ñez o pu­ber­tad. “Las pri­me­ras mens­trua­cio­nes son una bue­na ra­zón para ini­ciar las con­sul­tas gi­ne­co­ló­gi­cas, para re­ci­bir in­di­ca­cio­nes ge­ne­ra­les acer­ca de as­pec­tos co­mo el ci­clo mens­trual, su hi­gie­ne ín­ti­ma, su vi­da re­pro­duc­ti­va fu­tu­ra, y si es una gi­ne­có­lo­ga de­pen­de de la con­fian­za que la ma­dre o hi­ja pue­da te­ner”, ma­ni­fes­tó.

Cau­sas

Se­gún Martínez, las ra­zo­nes por las cua­les las ma­dres lle­van a sus hi­jas has­ta la con­sul­ta mé­di­ca es cuan­do pre­sen­tan irre­gu­la­ri­da­des mens­trua­les o al­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía co­mo au­men­to del flu­jo va­gi­nal. En otros ca­sos, las adolescentes se plan­tean el acu­dir a la gi­ne­có­lo­ga cuan­do ini­cian sus pri­me­ras re­la­cio­nes se­xua­les y desean ase­so­rar­se sobre mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. Sin em­bar­go, di­jo la doc­to­ra, “el por­cen­ta­je ma­yor acu­de tras pre­sen­tar con­se­cuen­cias de una re­la­ción se­xual, afec­cio­nes co­mo pru­ri­to, se­cre­ción va­gi­nal, ero­sio­nes ti­po am­po­llas o ve­rru­gas a ni­vel vul­vo­va­gi­nal. Por em­ba­ra­zo, en cam­bio, el por­cen­ta­je es me­nor”. No obs­tan­te, se­gún la gi­ne­có­lo­ga, gra­dua­da en la UNAM en Mé­xi­co, la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des ge­ni­ta­les es ele­va­da, ya que se trans­mi­ten por con­tac­to se­xual, pro­du­cien­do vul­vo­va­gi­ni­tis, las mi­co­sis va­gi­na­les, tri­co­mo­nia­sis, o va­gi­no­sis bac­te­ria­na. “Exis­te el con­ta­gio del vi­rus del pa­pi­lo­ma ( que pro­vo­ca ve­rru­gas ge­ni­ta­les y le­sio­nes en el cue­llo del úte­ro has­ta el pun­to de des­en­ca­de­nar cán­cer de cue­llo ute­ri­no), her­pes ge­ni­tal, las cla­mi­dias bac­te­roi­des que afec­tan el apa­ra­to re­pro­duc­ti­vo y el pe­li­gro cons­tan­te de con­traer VIH, hepatitis B”, ex­pli­có Martínez. To­das es­tas afec­cio­nes es­tán ca­rac­te­ri­za­das por las se­cre­cio­nes o flu­jos, o la irri­ta­ción o ero­sión vul­vo­va­gi­nal. “El em­ba­ra­zo es real­men­te lo que a las adolescentes más les preo­cu­pa, sin ser la prin­ci­pal ra­zón de cui­da­do in­me­dia­to”, ase­gu­ró la doc­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.