Re­co­men­da­cio­nes

Dominguero - - Vida Sana -

Es im­por­tan­te que la ado­les­cen­te va­ya tran­qui­la, pen­san­do que es al­go co­mún y ru­ti­na­rio.

De pre­fe­ren­cia, las ma­dres de­be­rán lle­var a sus hi­jas don­de una gi­ne­có­lo­ga, así ten­drán más con­fian­za y se sen­ti­rán más se­gu­ras.

Haz las pre­gun­tas ne­ce­sa­rias, no te que­des con nin­gu­na du­da ( por ejem­plo, sobre las re­la­cio­nes se­xua­les). No ten­gas ver­güen­za al ha­cer­lo, la gi­ne­có­lo­ga es quien mejor pue­de acon­se­jar­te e in­for­mar­te de to­do.

Lo po­si­ti­vo de acu­dir al che­queo por pri­me­ra vez es la tran­qui­li­dad que ten­drán al sa­ber que to­do fun­cio­na co­rrec­ta­men­te; o en ca­so de que se de­tec­te al­gu­na ano­ma­lía, ese diag­nós­ti­co se­rá opor­tuno.

Res­pon­de con fran­que­za y se­gu­ri­dad a to­do lo que te pre­gun­te el mé­di­co, ya que eso te ayu­da­rá en el diag­nós­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.