La ex­per­ta di­ce:

Dominguero - - Familia -

“Si bien es cier­to que es­te te­ma pue­de re­sul­tar un po­co in­có­mo­do, los pa­dres son los lla­ma­dos a con­ver­sar y ex­pli­car a los ni­ños to­do lo re­fe­ren­te a ellos. Des­de un pun­to de res­pe­to al me­nor, es­te no me­re­ce ser en­ga­ña­do ni que le ocul­ten las co­sas. En es­te asun­to, no hay na­da que es­con­der y hay que ha­blar de él con to­da na­tu­ra­li­dad. La res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre los pa­dres, pues la vi­sión del se­xo va­ría se­gún las creen­cias, la re­li­gión, la cul­tu­ra, etc., y los ma­yo­res bus­can que su hi­jo se guíe y crez­ca en la mis­ma lí­nea. La for­ma­ción de un ca­tó­li­co, por ejem­plo, no es la mis­ma que la de un bu­dis­ta o un mu­sul­mán, ni la de un orien­tal es la mis­ma que la de un oc­ci­den­tal. Pe­ro el se­xo no de­be ser el úni­co pun­to de con­ver­sa­ción ni de in­te­rés en­tre pa­dres e hi­jos. Tam­po­co un te­ma for­za­do. Los adul­tos de­ben re­sol­ver las du­das con­for­me el me­nor las va­ya plan­tean­do, sin ne­ce­si­dad de obli­gar­lo a sa­ber más. De­ben es­cu­char al me­nor pa­ra des­cu­brir lo que desean, pe­ro no tie­nen por qué preo­cu­par­se con an­ti­ci­pa­ción so­bre el te­ma. To­do a su tiem­po”.

Ma­ría Lau­ra Ruiz, li­cen­cia­da en edu­ca­ción ini­cial con men­ción en psi­co­pe­da­go­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.