Men­tes dó­ci­les, cuer­pos úti­les

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Se­bas­tián Pa­drón

Qui­zá de­bi­do a lo po­co que los co­no­ce­mos, he­mos con­si­de­ra­do a los hon­gos co­mo for­mas de vi­da “in­fe­rior”. Con­tra es­tas no­cio­nes, Se­bas­tián Pa­drón nos mues­tra que en­tre ellos hay es­tra­te­gias de vi­da que son pro­di­gios de la evo­lu­ción y po­drían ser­vir de ar­gu­men­to a la más es­ca­lo­frian­te pe­lí­cu­la de te­rror.

Cuan­do al­guien pien­sa en “hon­gos” ge­ne­ral­men­te se le vie­nen a la men­te “som­bre­ri­tos” de apa­rien­cia inocen­te y has­ta có­mi­ca, co­mo las ce­tas que cre­cen en los po­tre­ros o los cham­pi­ño­nes que te­ne­mos en nues­tras co­ci­nas. Muy po­ca gen­te co­no­ce que en­tre los hon­gos exis­ten or­ga­nis­mos po­see­do­res de uno de los ci­clos de vi­da más ex­tra­or­di­na­rios y si­nies­tros –por lla­mar­los de al­gu­na ma­ne­ra– de la na­tu­ra­le­za.

Aun­que mis in­tere­ses se cen­tran en las ma­ri­po­sas, ca­da tan­to no de­jo de fas­ci­nar­me con otras for­mas de vi­da y muer­te que cru­zan mi ca­mino. Es así co­mo una ma­ña­na de ju­lio me en­cuen­tro en la pro­vin­cia de Mo­ro­na San­tia­go en bus­ca de ma­ri­po­sas del gé­ne­ro que es­toy es­tu­dian­do. Es un día llu­vio­so en la sel­va ecua­to­ria­na, un cli­ma po­co fa­vo­ra­ble pa­ra co­lec­tar mis ala­dos su­je­tos de es­tu­dio, así que apro­ve­cho pa­ra fi­jar mi aten­ción en otros or­ga­nis­mos.

Me pon­go a fo­to­gra­fiar in­sec­tos, flo­res, ra­nas o cual­quier otro bi­cho que lla­me mi aten­ción. De pron­to, mis ojos se en­cuen­tran con una es­ce­na sa­ca­da de una pe­lí­cu­la de te­rror: ca­dá­ve­res de in­sec­tos pa­ra­li­za­dos en po­si­cio­nes que su­gie­ren la de­ten­ción del tiem­po, par­cial­men­te con­su­mi­dos por los hon­gos que los ocu­pan.

Es­tos in­sec­tos han si­do ase­si­na­dos. La con­ta­mi­na­ción su­brep­ti­cia y la ma­ni­pu­la­ción de sus com­por­ta­mien­tos han si­do las ar­mas. Sus ase­si­nos han uti­li­za­do los pro­pios cuer­pos y men­tes de las víc­ti­mas pa­ra cum­plir sus egoís­tas pro­pó­si­tos: nu­trir­se, trans­por­tar­se y con­ta­mi­nar con sus es­po­ras a nue­vos in­sec­tos.

A los le­ta­les hués­pe­des res­pon­sa­bles de tan re­fi­na­da ma­tan­za se los co­no­ce co­mo hon­gos en­to­mo­pa­to­gé­ni­cos (del grie­go en­to­mon, in­sec­to; pat­hos, su­fri­mien­to, y ge­nes, pro­duc­tor de; es de­cir, que pro­du­cen su­fri­mien­to o en­fer­me­dad en los in­sec­tos). A pe­sar de su increíble es­tra­te­gia de vi­da y de que ya en el si­glo XIX Al­fred Rus­sell Wa­lla­ce re­gis­tró

Pá­gi­nas an­te­rio­res. El lar­go es­po­ran­gio­fo­ro de Op­hio­cordy­ceps sp. sa­le de la ca­be­za de una hor­mi­ga. Iz­quier­da. Un sal­ta­mon­tes que ha si­do con­ta­mi­na­do y con­su­mi­do por Cordy­ceps ulea­na. a los pri­me­ros, po­cos son los es­tu­dio­sos que les de­di­can su tiem­po. Uno de ellos es Harry Evans, del Cen­tro In­ter­na­cio­nal pa­ra Bio­cien­cia Agrí­co­la (CA­BI) del Reino Unido. A él acu­dí pa­ra que me ayu­da­ra en la iden­ti­fi­ca­ción de las es­pe­cies fo­to­gra­fia­das.

No de­be ex­tra­ñar que la iden­ti­fi­ca­ción de hon­gos sea com­pli­ca­da y que es­té a car­go de es­pe­cia­lis­tas en ca­da uno de los gru­pos que con­for­man es­te reino. Se es­ti­ma que en el mun­do exis­ten 1,5 mi­llo­nes de es­pe­cies de hon­gos, de las que “so­lo” se han des­cri­to 110 mil, po­co más del 7%. De es­tas, se­te­cien­tas es­pe­cies son re­co­no­ci­das co­mo pa­tó­ge­nos de ar­tró­po­dos, el gran gru­po que in­clu­ye a los in­sec­tos. La ma­yo­ría de es­tos en­to­mo­pa­to­gé­ni­cos, unas cua­tro­cien­tas es­pe­cies, se en­cuen­tra en los tró­pi­cos. En­tre ellos exis­ten al­gu­nos gé­ne­ros cu­yo ci­clo de vi­da lla­ma la aten­ción, co­mo Cordy­ceps, Op­hio­cordy­ceps, Me­ta­cordy­ceps y Elap­ho­cordy­ceps.

¿Ma­ni­pu­la­ción de la men­te?

La pro­di­gio­sa aven­tu­ra de es­tos or­ga­nis­mos co­mien­za cuan­do el vien­to dis­per­sa sus es­po­ras y las de­po­si­ta en el sue­lo, don­de per­ma­ne­cen has­ta cuan­do un des­aper­ci­bi­do in­sec­to las ro­za o las pi­sa. Con el abor­da­je de es­te po­li­zón, sin sa­ber­lo, el hos­pe­de­ro ha en­con­tra­do su muer­te.

Una vez que las es­po­ras en­tran en con­tac­to con el in­sec­to, tras­pa­san su du­ro exoes­que­le­to me­dian­te una com­bi­na­ción de pre­sión me­cá­ni­ca y en­ci­mas que de­gra­dan la qui­ti­na, la pro­teí­na de la que es­tán he­chos los ca­ra­pa­chos. Al lle­gar a los te­ji­dos sua­ves, las cé­lu­las del hon­go se di­vi­den muy rá­pi­da­men­te; en po­cas ho­ras al­can­zan ór­ga­nos vi­ta­les, in­clu­yen­do el ce­re­bro. Es aquí don­de se ha en­con­tra­do una con­cen­tra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de cé­lu­las in­va­so­ras so­lo días des­pués de la con­ta­mi­na­ción.

En con­cor­dan­cia con es­te hallazgo, el pri­mer sín­to­ma en el in­sec­to in­fes­ta­do sue­le ser la apa­ri­ción de com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños, al­gu­nas ve­ces acom­pa­ña­dos por fuer­tes con­vul­sio­nes: hor­mi­gas que de­jan de cum­plir sus ta­reas ha­bi­tua­les, co­mo bus­car ali­men­to, de­fen­der la co­lo­nia o dar man­te­ni­mien­to al hor­mi­gue­ro y co­mien­zan a deam­bu­lar fue­ra de los sen­de­ros es­ta­ble­ci­dos sin res­pon­der a

los es­tí­mu­los de sus con­gé­ne­res que tra­tan de co­mu­ni­car­se con ellas. A es­te es­ta­dio se lo co­no­ce con el apro­pia­do nom­bre de “zom­bi”.

La si­guien­te eta­pa de su ex­tra­vío es em­pe­zar a tre­par por la ve­ge­ta­ción, aun­que se tra­te de in­sec­tos nor­mal­men­te ras­tre­ros. Bus­can el lu­gar que se­rá su úl­ti­ma mo­ra­da. El me­ca­nis­mo exac­to tras es­tos com­por­ta­mien­tos aún no ha si­do des­cu­bier­to, pe­ro se sos­pe­cha de una to­xi­na pro­du­ci­da por el hon­go y que ata­ca el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral del in­sec­to, sub­yu­gán­do­lo a las ne­ce­si­da­des del pri­me­ro.

Se ha ob­ser­va­do que las hor­mi­gas con­ta­mi­na­das al­can­zan una al­tu­ra muy es­pe­cí­fi­ca, en­tre trein­ta y cin­cuen­ta cen­tí­me­tros des­de el sue­lo, y bus­can la ner­va­du­ra prin­ci­pal en el en­vés de una ho­ja a la que se afe­rran con to­da la fuer­za de sus man­dí­bu­las. De es­ta for­ma es­pe­ran el de­sa­rro­llo de­fi­ni­ti­vo del hon­go y su pro­pia muer­te. Di­sec­cio­nes de hor­mi­gas con­ta­mi­na­das han re­ve­la­do que el hon­go atro­fia los múscu­los man­di­bu­la­res de su víc­ti­ma pa­ra que es­ta no pue­da sol­tar la ner­va­du­ra, ni si­quie­ra des­pués de muer­ta. Así, el hon­go pue­de ter­mi­nar su ci­clo vi­tal en la tran­qui­li­dad de un lu­gar es­ta­ble y se­gu­ro.

Po­cos días des­pués de la muer­te del in­sec­to, el hon­go desa­rro­lla un ta­llo de­trás

de la ca­be­za del ca­dá­ver; es­te té­tri­co ta­llo pro­du­ci­rá el fru­to final de es­te dra­ma: es­po­ras se­xua­les que se­rán li­be­ra­das por el vien­to en bus­ca de po­ten­cia­les po­se­sos (de­jan­do, co­mo en las pe­lí­cu­las de te­rror, pie pa­ra la secuela).

¿Qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne en nues­tro en­ten­di­mien­to de la na­tu­ra­le­za es­ta ma­ne­ra en que un pa­rá­si­to se­cues­tra a su hos­pe­de­ro, uti­li­zan­do su cuer­po, su mo­vi­li­dad, su com­por­ta­mien­to, in­clu­so mo­di­fi­can­do el fun­cio­na­mien­to y for­ma de sus múscu­los, pa­ra sus pro­pios fi­nes? En los años se­ten­ta el zoó­lo­go Ri­chard Daw­kins po­pu­la­ri­zó una for­ma de ver a la evo­lu­ción y a su prin­ci­pal me­ca­nis­mo —la se­lec­ción na­tu­ral— ya no cen­tra­da en in­di­vi­duos o es­pe­cies, sino en los ge­nes. De acuer­do a es­ta vi­sión, los ge­nes ac­túan con la fi­na­li­dad de ma­xi­mi­zar su pro­pia re­pli­ca­ción y no ne­ce­sa­ria­men­te la del or­ga­nis­mo que ha­bi­tan.

Así, el fe­no­ti­po de un in­di­vi­duo (el pro­duc­to ob­ser­va­ble de la in­ter­ac­ción de sus ge­nes con el entorno, es de­cir el in­di­vi­duo tal co­mo se ma­ni­fies­ta en con­tras­te con la información ge­né­ti­ca que car­ga) de­ja de ser la uni­dad de la evo­lu­ción, y pa­sa a ser un me­ro ins­tru­men­to. Los or­ga­nis­mos son vis­tos co­mo sim­ples vehícu­los —“má­qui­nas de su­per­vi­ven­cia” los lla­ma Daw­kins— pro­du­ci­dos y con­tro­la­dos por los ge­nes pa­ra su pro­pa­ga­ción. Una ana­lo­gía que pa­re­ce apro­pia­da es la de la pe­lí­cu­la Being John Mal­ko­vich, en que un gru­po de per­so­nas (que po­de­mos ver co­mo los ge­nes) uti­li­zan el cuer­po de John Mal­ko­vich co­mo re­ci­pien­te/vehícu­lo ( ves­sel es la pa­la­bra en in­glés) pa­ra per­pe­tuar su exis­ten­cia. El cuer­po de Mal­ko­vich pa­sa a ser un sim­ple tí­te­re de quien ocu­pa su men­te.

Es­to nos lle­va de re­gre­so a nues­tras hor­mi­gas ocu­pa­das y a otro con­cep­to pro­pues­to por Daw­kins: el del “fe­no­ti­po ex­ten­di­do”. Él su­gie­re que no de­be­mos li­mi­tar el fe­no­ti­po de un gen al or­ga­nis­mo que es­te di­rec­ta­men­te ha­bi­ta, sino a cual­quie­ra de los efec­tos de ese gen. Ba­jo es­te con­cep­to, el cuer­po, e in­clu­so el com­por­ta­mien­to de la hor­mi­ga con­ta­mi­na­da, de­be ser vis­to co­mo par­te del fe­no­ti­po de los ge­nes del hon­go, pues tra­ba­jan ba­jo su efec­to y a fa­vor de su pro­pa­ga­ción. Los ge­nes del hon­go han se­cues­tra­do la má­qui­na de su­per­vi­ven­cia de los ge­nes de la hor­mi­ga.

Mu­cho se ha dis­cu­ti­do si los com­por­ta­mien­tos aberrantes son efec­to de una ver­da­de­ra ma­ni­pu­la­ción o si los be­ne­fi­cios pa­ra el hon­go son so­lo coin­ci­den­cias. Re­cien­tes es­tu­dios fa­vo­re­cen la hi­pó­te­sis de la ma­ni­pu­la­ción al des­ta­car que los com­por­ta­mien­tos al­te­ra­dos tien­den a ser fun­cio­na­les al de­sa­rro­llo de los hon­gos. Así, la gran ma­yo­ría de ca­dá­ve­res de in­sec­tos contaminados se en­cuen­tran a una al­tu­ra pre­de­ci­ble, de co­mún a me­nos de un me­tro del sue­lo, y en el ca­so es­pe­cí­fi­co de un es­tu­dio en Tai­lan­dia, a vein­ti­cin­co cen­tí­me­tros del sue­lo, al­tu­ra con las me­jo­res con­di­cio­nes de hu­me­dad y lu­mi­no­si­dad pa­ra el de­sa­rro­llo de sus hon­gos pa­rá­si­tos. Lo mis­mo es cier­to pa­ra la sis­te­má­ti­ca bús­que­da del en­vés de la ho­ja: evi­ta la deseca­ción del hon­go por el sol directo y el arras­tre de sus es­po­ras por las go­tas de llu­via. Tam­bién es­tán los es­fuer­zos que ha­ce el hon­go pa­ra man­te­ner al in­sec­to vi­vo has­ta que lle­gue al lu­gar ade­cua­do: no so­lo que se con­cen­tra en el ce­re­bro y pos­po­ne el con­su­mo de otros ór­ga­nos vi­ta­les, sino que al­gu­nas es­pe­cies pro­du­cen an­ti­bió­ti­cos que evi­tan la con­ta­mi­na­ción del in­sec­to (y lue­go de su ca­dá­ver, pa­ra pro­te­ger sus nu­trien­tes) de la invasión por par­te de otros mi­cro­bios.

En Ale­ma­nia se han en­con­tra­do ho­jas fo­si­li­za­das de ha­ce unos 48 mi­llo­nes de años con mar­cas muy si­mi­la­res a las de­ja­das por las hor­mi­gas in­fec­ta­das en la ac­tua­li­dad. Si las de­ja­ron hor­mi­gas con­ta­mi­na­das por hon­gos re­la­cio­na­dos, sa­bría­mos que es­tos han te­ni­do su­fi­cien­te tiem­po co­mo pa­ra re­fi­nar me­ca­nis­mos com­ple­jos co­mo la ma­ni­pu­la­ción de men­tes, ha­cien­do más plau­si­ble que es­ta exis­ta. Ade­más, es­tán las evi­den­cias de ma­ni­pu­la­cio­nes tan o más asom­bro­sas en otros or­ga­nis­mos no re­la­cio­na­dos con los hon­gos: gu­sa­nos que cam­bian el com­por­ta­mien­to y la for­ma de las ba­bo­sas que ha­bi­tan pa­ra que sean atra­pa­das por las aves, quie­nes los dis­per­san; pro­to­zoa­rios que ha­cen que las ra­tas sean atraí­das por los ga­tos; avis­pas cu­yas lar­vas in­fec­tan ara­ñas y les ha­cen te­jer te­las apro­pia­das pa­ra sus pro­pias pu­pas; u otras lar­vas de avis­pas que se­cues­tran la men­te de oru­gas pa­ra que es­tas ac­túen co­mo guar­dia­nes de sus pu­pas.

Los in­sec­tos con­tra­ata­can

¿Có­mo es que pa­rá­si­tos tan re­fi­na­dos no lo­gran eli­mi­nar las po­bla­cio­nes de sus hos­pe­de­ros? En pri­mer lu­gar, da­do que es­tos pa­rá­si­tos son muy es­pe­cí­fi­cos (es de­cir, una es­pe­cie de hon­go con­ta­mi­na una o muy po­cas es­pe­cies de in­sec­tos), aca­bar con to­dos sus hos­pe­de­ros sig­ni­fi­ca­ría su pro­pia per­di­ción. Así, es muy po­co fre­cuen­te en­con­trar co­lo­nias en­te­ras de­vas­ta­das por es­te ti­po de hon­gos. Es que los in­sec­tos —re­cor­de­mos que es­ta­mos ha­blan­do del gru­po ani­mal más exi­to­so (hay más es­pe­cies de in­sec­tos que de to­dos los otros gru­pos de ani­ma­les com­bi­na­dos)— han desa­rro­lla­do, du­ran­te mi­llo­nes de años, es­tra­te­gias pa­ra im­pe­dir con­ta­mi­na­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das. Al­gu­nos sal­ta­mon­tes se ge­ne­ran “fie­bre” al bus­car lu­ga­res más ca­lien­tes o ex­po­ner­se al sol, in­hi­bien­do la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos que pre­fie­ren tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas. En al­gu­nas hor­mi­gas se ha ob­ser­va­do que cuan­do el gru­po de­tec­ta que una de sus com­pa­ñe­ras ac­túa de for­ma ex­tra­ña, la su­je­tan en­tre va­rias y la lle­van le­jos de la co­lo­nia don­de no la pue­da con­ta­mi­nar. Y aun­que los in­sec­tos no tie­nen un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co co­mo el de los ver­te­bra­dos, uti­li­zan va­rias de­fen­sas quí­mi­cas y ce­lu­la­res con­tra po­si­bles pa­tó­ge­nos.

Los hon­gos, por su par­te, tam­bién tie­nen enemi­gos —co­mo lar­vas de in­sec­tos que se ali­men­tan de ellos; o in­clu­so otros hon­gos que los (hi­per)pa­ra­si­tan, pro­du­cién­do­les in­fer­ti­li­dad— que man­tie­nen sus po­bla­cio­nes ba­jo con­trol.

Ma­ni­pu­la­do­res ma­ni­pu­la­dos

Co­mo po­dría es­pe­rar­se de una gue­rra de as­tu­cias tan ela­bo­ra­da, las ar­mas em­plea­das son múl­ti­ples, in­ge­nio­sas y po­ten­cial­men­te úti­les pa­ra no­so­tros. Ya la me­di­ci­na ti­be­ta­na, ha­ce más de qui­nien­tos años, co­no­cía de las pro­pie­da­des de un hon­go pa­rá­si­to de oru­gas, al que lla­man “gu­sano de in­vierno, plan­ta de ve­rano”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la “trans­for­ma­ción” que

El es­po­ran­gio de Cordy­ceps sp. se des­plie­ga triun­fan­te so­bre el ca­dá­ver de un gor­go­jo.

En Si­chuán, Chi­na, un co­lec­tor del hon­go Op­hio­cordy­ceps si­nen­sis, tam­bién lla­ma­do “gu­sano de in­vierno, plan­ta de ve­rano”, es­car­ba en la tie­rra en bus­ca de las oru­gas de es­ca­ra­ba­jos que es­te hon­go in­fes­ta. Los gu­sa­nos-plan­ta al­can­zan al­tos pre­cios en el mercado re­la­cio­na­do a la me­di­ci­na orien­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.