Ila­ló, el pu­po de Qui­to

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

El ce­rro sa­gra­do al cen­tro de la ho­ya de Qui­to tie­ne una vi­da pro­pia y se­cre­ta don­de con­flu­yen lo ru­ral y, ca­da vez más, lo ur­bano. Con Juan Frei­le nos uni­mos a una pro­ce­sión ha­cia sus cum­bres, don­de el cul­to ca­tó­li­co se im­bri­ca con tra­di­cio­nes pa­ga­nas.

Por ser oriun­do de un valle an­dino, buen ca­mi­na­dor y con­fe­so aman­te de los montes y ne­va­dos que lo ro­dean, ad­mi­tir que en la vi­da so­la­men­te he co­ro­na­do una mon­ta­ña es una ver­güen­za. A mi fa­vor que­da de­cir que el nú­me­ro de ve­ces que he tre­pa­do a una de sus tres cum­bres, o a las tres en una so­la vuel­ta, se me es­ca­pa ya de la me­mo­ria. La pri­me­ra an­te­ce­dió in­clu­so a las me­mo­ra­bles ca­mi­na­tas ma­si­vas con Fa­bián Zu­ri­ta, en los días de es­cue­la pri­ma­ria, ya que la ca­sa don­de me crié es­ta­ba muy cer­ca. La úl­ti­ma vez fue en ca­mio­ne­ta.

El Ila­ló es un mi­ra­dor pri­vi­le­gia­do. Des­de el mo­no­li­to de ce­men­to de po­co más de un me­tro de es­ta­tu­ra que mar­ca su pun­to más al­to (3 170 msnm), o des­de cual­quier otra par­te de sus la­de­ras y ci­mas, se con­tem­plan las ge­ne­ro­sas fal­das de otros ce­rros y ne­va­dos ex­ten­dién­do­se so­bre la pla­ni­cie que ro­dea Qui­to. Aba­jo se ex­tien­de co­mo un in­men­so pe­se­bre el sin­fín de ca­si­tas anó­ni­mas, unas en la lla­nu­ra y otras in­crus­tán­do­se en las em­pi­na­das la­de­ras. En­tre la pri­me­ra vez que me sen­té a mi­rar y la úl­ti­ma, el pe­se­bre ha cre­ci­do co­pio­sa­men­te. De no creer.

Es­te ce­rro es­tá in­crus­ta­do en me­dio de los fér­ti­les va­lles de Los Chi­llos, Tum­ba­co y Pi­fo. A sus pies se asien­tan ve­ne­ra­bles po­bla­cio­nes cu­yas ve­gas fue­ran el gra­ne­ro de Qui­to en su mo­men­to. Mu­chas de ellas son aho­ra des­ti­nos tu­rís­ti­cos pa­ra gen­te de la ciu­dad por sus fuen­tes de aguas ter­ma­les cu­ra­ti­vas y sus pai­las de de­li­cio­sos man­ja­res. El Tin­go, Alan­ga­sí, La Mer­ced, Guan­go­po­lo, Cu­nun­ya­cu, Tum­ba­co, Pi­fo y va­rias otras po­bla­cio­nes y ba­rrios han na­ci­do y cre­ci­do al sol y som­bra del Ila­ló. En ellas con­vi­ven an­ti­guas fa­mi­lias “ila­loen­ses” con una ca­da vez ma­yor po­bla­ción fo­ras­te­ra, cu­yos orí­ge­nes son de­ma­sia­do di­ver­sos pa­ra enu­me­rarl os aquí.

Has­ta ha­ce po­co tiem­po, el Ila­ló se di­bu­ja­ba ade­más en el ho­ri­zon­te de va­rias otras po­bla­cio­nes, in­clu­yen­do San­gol­quí y Qui­to. In­clu­so aho­ra que las lí­neas ar­mó­ni­cas del ho­ri­zon­te se han que­bra­do por la geo­me­tría rec­ti­lí­nea de nues­tra ar­qui­tec­tu­ra, es­te ce­rro bom­ba­cho y ca­de­rón in­sis­te en mos­trar­nos su per­fil.

Hoy por hoy, ha de­ja­do de ser el ór­gano vi­tal de sus va­lles cir­cun­dan­tes. El ver­de an­dino que an­tes cu­bría ca­si to­do el Ila­ló ha si­do re­em­pla­za­do por pas­tos, cul­ti­vos agrí­co­las, el ver­de opa­co de los eu­ca­lip­ta­les y por sue­los ári­dos y des­nu­dos don­de la tie­rra se ha gas­ta­do has­ta la ex­te­nua­ción. Se­gún el his­to­ria­dor Fer­nan­do Hi­dal­go Nis­tri, has­ta los años trein­ta el Ila­ló al­ber­ga­ba den­sos bos­ques an­di­nos con ár­bo­les de buen ca­li­bre que se ex­plo­ta­ban in t e n s a men­te en pos de car­bón, le­ña y ma­de­ra. Cuen­ta Hi­dal­go que su ex­trac­ción im­pli­ca­ba se­rios con­flic­tos en­tre los co­mer­cian­tes de es­tos an­sia­dos pro­duc­tos y los cam­pe­si­nos que los ba­ja­ban del mon­te. La his­to­ria tu­vo po­ca pie­dad con el Ila­ló, de­jan­do mi­núscu­los re­ma­nen­tes de ve­ge­ta­ción ori­gi­nal col­gan­do de sus la­de­ras más pen­dien­tes y sus que­bra­das más hon­das.

Imán de llu­vias, el Ila­ló ha per­di­do su ca­pa­ci­dad de re­te­ner el agua que ba­ña y fer­ti­li­za a los va­lles con­ti­guos, y ha vis­to se­car­se va­rias ver­tien­tes na­tu­ra­les de agua. En las can­gahuas que aho­ra ta­pi­zan bue­na par­te del mon­te, con gran di­fi­cul­tad en­tra un pi­co o un aza­dón, peor aún una se­mi­lla lle­va­da por el vien­to o por los pá­ja­ros. Mien­tras so­bre ella se es­cu­rre el agua y ero­sio­na la tie­rra, aba­jo, los va­lles in­me­dia­tos su­fren la con­se­cuen­te pér­di­da de tie­rras fér­ti­les.

Eso lo sa­ben quie­nes se han de­di­ca­do a la agri­cul­tu­ra de pe­que­ña es­ca­la a sus pies (aho­ra el agua vie­ne en un ca­nal de rie­go que ba­ja prác­ti­ca­men­te de las fal­das del Co­to­pa­xi). Aun así, to­da­vía exis­ten nu­me­ro­sas fa­mi­lias agri­cul­to­ras, he­re­de­ras de prác­ti­cas an­ti­guas, que cul­ti­van des­de ha­ce va­rias dé­ca­das maíz, pa­pa, ce­ba­da, haba, cho­cho, ar­ve­ja, ce­bo­lla y to­ma­te, en­tre otras go­lo­si­nas.

Ade­más, des­de ha­ce va­rios años mu­cha gen­te “ila­loen­se” se ha vol­ca­do a pres­tar ser­vi­cios tu­rís­ti­cos y ali­men­ti­cios pa­ra los vi­si­tan­tes de sus aco­ge­do­ras po­bla­cio­nes. Sin ser los úni­cos, los hor­na­dos de El Tin­go o las tri­pas de Tum­ba­co tie­nen re­nom­bre na­cio­nal.

Pe­ro hay más. En sus fal­das se han cria­do o han ha­bi­ta­do per­so­na­jes de lo más sui gé­ne­ris. Por ci­tar al­gu­nos, es­tán la ma­má y el pa­pá de una cen­te­na de tí­te­res que des­de ha­ce tres dé­ca­das en­can­tan a guam­bras y ma­yo­res. La Clau­dia (Mon­sal­ve) y el “Bar­bu­chas” Mon­ca­yo, crea­do­res de La Ra­na Sa­bia, pa­ra hon­rar al ce­rro que los aco­ge cuen­tan la his­to­ria del ba­rrio Sal­si­pue­des, que no es otra que la his­to­ria del Ila­ló.

No muy le­jos de los Ra­na Sa­bia deam­bu­la el es­cri­tor Her­nán Ro­drí­guez Cas­te­lo, au­tor de El li­bro del Ila­ló, un com­pen­dio de cuen­tos pa­ra gua­guas. Por allá mis­mo ron­dan pin­to­ras y fo­tó­gra­fos, na­rra­do­res, ac­tri­ces, es­cul­to­ras, mú­si­cos y de­más. Tam­bién es­tán al­gu­nos de los úl­ti­mos in­tér­pre­tes del pin­gu­llo, co­mo el oc­to­ge­na­rio Rafael Cha­si­pan­ta, y de los po­cos que aún sa­ben ras­gar en la gui­ta­rra la to­na­da par­ti­cu­lar del In­ti Ray­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.