Ca­yam­be Co­ca: es­ca­le­ra de vi­da

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Pa­tri­cio Me­na

Po­cas áreas pro­te­gi­das en el mun­do con­tie­nen tan­tos pi­sos al­ti­tu­di­na­les co­mo es­ta. Des­de las cum­bres ne­va­das del Ca­yam­be y el Sa­raur­cu has­ta los pau­sa­dos y cau­da­lo­sos de la Ama­zo­nía, Pa­tri­cio Me­na nos lle­va en un re­co­rri­do en el que asom­bra la di­ver­si­dad.

Ha­ce dé­ca­das, cuan­do éra­mos es­tu­dian­tes de bio­lo­gía, que­ría­mos me­mo­ri­zar los nom­bres de las áreas pro­te­gi­das del Ecua­dor. Una co­sa era fá­cil en es­te ju­ve­nil co­me­ti­do: acor­dar­se de las tres re­ser­vas eco­ló­gi­cas que ha­bía en ese en­ton­ces. Por pu­ra coin­ci­den­cia (o tal vez por al­gu­na ra­zón su­til), es­tas áreas te­nían nom­bres do­bles: Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas, Man­gla­res Chu­ru­te y Ca­yam­be Co­ca. Cla­ro, en esos días las áreas pro­te­gi­das no lle­ga­ban a vein­te. Aho­ra son me­dia cen­te­na y la regla (o coin­ci­den­cia) del do­ble nom­bre pa­ra las re­ser­vas eco­ló­gi­cas, aun­que se mul­ti­pli­có con Ma­che Chin­dul y Co­fán Ber­me­jo, ya se per­dió ha­ce ra­to por­que tam­bién hay Are­ni­llas y An­ti­sa­na. En to­do ca­so, si an­tes era com­pli­ca­do acor­dar­se de to­das las áreas pro­te­gi­das, aho­ra es ca­si im­po­si­ble.

Pa­ra col­mo de ma­les, las re­ser­vas eco­ló­gi­cas es­tán en vías de ex­tin­ción. Me re­fie­ro a la ca­te­go­ría: en la mo­der­na cla­si­fi­ca­ción de áreas pro­te­gi­das esa ca­te­go­ría ya no cuen­ta, así que, por un la­do, ya no de­ben de­cla­rar­se más de ellas y, por otro, las que exis­ten de­ben en­con­trar otro cu­bícu­lo. Has­ta aho­ra so­lo Ca­yam­be Co­ca ha cam­bia­do, y por eso ha­bla­mos de ella co­mo “par­que na­cio­nal”.

To­dos es­tos ava­ta­res téc­ni­cos no cam­bian la esen­cia: al ha­blar de Ca­yam­be Co­ca (par­que o re­ser­va) nos re­fe­ri­mos a un área pro­te­gi­da par­ti­cu­lar por va­rias ra­zo­nes; po­si­ble­men­te la más no­ta­ble es su pro­pia di­ver­si­dad. So­lo otra área, pre­ci­sa­men­te su an­ti­gua com­pa­ñe­ra de ca­te­go­ría, Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas, y tal vez otras co­mo San­gay y Po­do­car­pus, pue­den com­pe­tir con Ca­yam­be Co­ca en la am­pli­tud del ran­go de al­ti­tu­des y eco­sis­te­mas. Sus 400 mil hec­tá­reas cu­bren te­rri­to­rio des­de ca­si 6 mil has­ta 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Otra vez con Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas, su her­ma­na ge­me­la al otro la­do de las cor­di­lle­ras, el nom­bre mis­mo ya di­ce mu­cho so­bre es­ta par­ti­cu­la­ri­dad: Ca­yam­be, un vol­cán in­men­so de nie­ves eter­nas, y Co­ca, un gran río que es­car­ba la mon­ta­ña y ser­pen­tea ha­cia la Ama­zo­nía.

Yo no soy mon­ta­ñis­ta; sim­ple­men­te no es­toy he­cho pa­ra eso, pe­ro si en una de mis es­ca­pa­das a los pá­ra­mos pu­die­ra lle­gar a la ci­ma del Ca­yam­be, una mi­ra­da ha­cia el ca­lle­jón in­ter­an­dino, en el oc­ci­den­te, me de­ja­ría ver pai­sa­jes na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les que ca­si pa­re­cen de otro pla­ne­ta fren­te a lo que pre­sen­ta la ojea­da ha­cia el orien­te. Ha­cia al ca­lle­jón, lo que ve­ría es que los hie­los eter­nos (ca­da vez me­nos eter­nos...) van dan­do lu­gar a pá­ra­mos que han si­do usa­dos des­de ha­ce mi­le­nios. Al prin­ci­pio son ro­cas con plan­tas du­rí­si­mas (no pue­do pen­sar en una pa­la­bra me­jor que an­gas). In­men­sos

pa­jo­na­les y bos­ques al­toan­di­nos, a ra­tos con va­cas y ca­ba­llos ci­ma­rro­nes, con­for­man más aba­jo un pai­sa­je que­bra­do que ter­mi­na en los cam­pos y pue­blos de los va­lles in­ter­an­di­nos o en un mar blan­cuz­co y mo­nó­tono de in­ver­na­de­ros de plás­ti­co. El mo­sai­co de cul­ti­vos em­pie­za a do­mi­nar, más arri­ba con me­llo­cos y ocas, más aba­jo con maíz, pa­pas y pas­tos; los cau­da­les que ba­jan de los pá­ra­mos van for­man­do ríos ca­da vez más gran­des e in­nu­me­ra­bles sis­te­mas de rie­go, mu­chos de ellos pre­co­lom­bi­nos.

Al­gu­nas de las ha­cien­das más gran­des del país (de he­cho, se di­ce que la más gran­de era Gua­cha­lá, ya fue­ra pe­ro muy cer­ca del par­que) es­ta­ban en tie­rras que aho­ra son en par­te de Ca­yam­be Co­ca o co­mu­ni­da­des ale­da­ñas, des­cen­dien­tes de los ka­yam­bis; una de ellas es La Chim­ba, cé­le­bre por­que des­de allí lu­chó la le­gen­da­ria de­fen­so­ra de los de­re­chos in­dí­ge­nas, Trán­si­to Ama­gua­ña. Ac­tual­men­te La Chim­ba es una co­mu­ni­dad agrí­co­la que man­tie­ne fuer­tes la­zos con el área pro­te­gi­da. La zo­na siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por re­sis­tir las em­bes­ti­das de po­de­res fo­rá­neos, pri­me­ro los in­cas (cuan­do la bien lla­ma­da Yahuar­co­cha que­da­ra te­ñi­da de san­gre), lue­go los es­pa­ño­les, que les qui­ta­ron tie­rras y re­cur­sos, par­cial­men­te re­cu­pe­ra­dos tras si­glos de lu­chas. La que con­si­de­ran su la­gu­na, San Mar­cos, es­tá den­tro del par­que, pe­ro su ac­ce­so es aho­ra li­mi­ta­do por cuan­to allí se rea­li­zan obras pa­ra am­pliar el sis­te­ma de rie­go Ca­yam­be-pedro Mon­ca­yo, el cual to­ma­rá agua de es­te her­mo­so hu­me­dal al­toan­dino. Es iró­ni­co y trá­gi­co que es­te sis­te­ma no be­ne­fi­cie a La Chim­ba y que sus ha­bi­tan­tes ya no pue­dan in­gre­sar li­bre­men­te a un si­tio que por si­glos ha si­do par­te de su cul­tu­ra pro­fun­da.

La par­te an­di­na del par­que in­clu­ye el ac­ce­so al re­fu­gio y a los fa­bu­lo­sos gla­cia­res del Ca­yam­be, así co­mo po­bla­cio­nes re­ple­tas de his­to­ria y con cul­tu­ras y pai­sa­jes ri­cos en la­gu­nas, tra­di­cio­nes y ar­te­sa­nías.

Si aho­ra des­de la má­gi­ca ci­ma me doy vuel­ta y di­ri­jo la vis­ta ha­cia el es­te, tam­bién veo pá­ra­mos, pe­ro es­tos ya es­tán en Na­po.aun­que es una pro­vin­cia “orien­tal”, tie­ne una de las ex­ten­sio­nes más gran­des de es­te eco­sis­te­ma muy “se­rrano”. El pa­no­ra­ma agres­te, es­cul­pi­do ha­ce mi­les de años por el avan­ce y retiro de los gla­cia­res que aho­ra so­lo cu­bren al gran vol­cán, es so­bre­co­ge­dor: co­li­nas os­cu­ras con co­lo­res ocres, ro­ji­zos y mo­ra­dos en olas gi­gan­tes­cas que se di­ri­gen ha­cia laa­ma­zo­nía, ma­ti­za­das por la­gu­nas y pan­ta­nos, así co­mo por ex­tra­ños aflo­ra­mien­tos ro­co­sos.

A am­bos la­dos, los cón­do­res ( Vul­tur gryp­hus) y los cu­ri­quin­gues ( Phal­co­boe­nus ca­run­cu­la­tus) son re­la­ti­va­men­te abun­dan­tes. Pa­ra el cón­dor el tér­mino no es de­ma­sia­do apro­pia­do: muy po­cos que­dan en la Sie­rra ecua­to­ria­na, así que ver uno o dos es siem­pre un su­ce­so. Pe­ro las aves no son las úni­cas for­mas vi­vien­tes que lla­man la aten­ción. Ha­ce no mu­cho cir­cu­ló por las re­des so­cia­les una foto de una osa con dos osez­nos que cru­za­ban la ca­rre­te­ra que aho­ra cor­ta lo que an­tes era un pá­ra­mo con­ti­nuo den­tro del par­que. La osa se ve aten­ta pe­ro apa­ren­te­men­te sin mie­do. Ca­si pa­re­ce que la ma­má les di­ce a sus crías “apu­ren, apu­ren”. Tam­bién se ven tu­ris­tas ma­ra­vi­lla­dos por el acon­te­ci­mien­to. El oso de an­te­ojos en­cuen­tra en Ca­yam­be Co­ca un si­tio apro­pia­do pa­ra vi­vir. Lo­bos de pá­ra­mo ( Ly­ca­lo­pex cul­paeus) y un oca­sio­nal ta­pir de mon­ta­ña ( Ta­pi­rus pin­cha­que) tam­bién son ha­bi­tan­tes más o me­nos co­mu­nes de es­tos pa­ra­jes, aun­que no tan­to co­mo los co­ne­jos ( Syl­vi­la­gus bra­si­lien­sis). Uno que ya no ve­re­mos nun­ca es el jam­ba­to ( Ate­lo­pus ig­nes­cens), un sa­pi­to ne­gro y co­lo­ra­do que ha­ce un par de dé­ca­das era ca­si im­po­si­ble no ver y que aho­ra es­tá ex­tin­to, apa­ren­te­men­te por el cam­bio cli­má­ti­co.

La po­bla­ción de Oya­ca­chi, en el co­ra­zón del par­que y ya en la zo­na don­de los pá­ra­mos dan lu­gar a un den­so y va­ria­dí­si­mo bos­que an­dino, es no­to­ria, en­tre otras co­sas, por sus aguas ter­ma­les, su ar­te­sa­nía en ma­de­ra de ali­so y la ten­sa re­la­ción que ha man­te­ni­do con la em­pre­sa de agua po­ta­ble de Qui­to. Es­ta, en sus es­fuer­zos por su­plir a una ciu­dad de­ma­sia­do se­dien­ta y de­rro­cha­do­ra, ha im­pac­ta­do so­bre la cul­tu­ra de es­ta po­bla­ción al re­pre­sar la icó­ni­ca cas­ca­da de Sal­ve­fac­cha y al crear con­flic­tos en­tre Oya­ca­chi y las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas. Ha­ce años, pa­ra lle­gar a es­ta po­bla­ción per­di­da en el tiem­po y el es­pa­cio ha­bía que cru­zar por ho­ras de ho­ras, a pie o en mu­las, los pá­ra­mos

y los bos­ques. Aho­ra se lle­ga des­de Qui­to en unas dos ho­ras por ca­rre­te­ra as­fal­ta­da. Oya­ca­chi an­tes se re­la­cio­na­ba más bien con el es­te: por una ta­ra­bi­ta (to­da­vía útil) se lle­ga a la po­bla­ción de El Cha­co, ya en la an­te­sa­la de laa­ma­zo­nía.

Y ha­cia allá va­mos. El pá­ra­mo se trans­for­ma pe­re­zo­sa­men­te en bos­ques ca­da vez me­nos an­di­nos y más ama­zó­ni­cos. La al­tu­ra de los ár­bo­les, el ta­ma­ño de sus ho­jas (ca­da vez ma­yor) y la com­po­si­ción mis­ma de las es­pe­cies, apar­te del au­men­to en la tem­pe­ra­tu­ra, nos in­di­can que es­ta­mos des­cen­dien­do. Una regla eco­ló­gi­ca bá­si­ca di­ce que la di­ver­si­dad de es­pe­cies au­men­ta con­for­me nos acer­ca­mos al Ecua­dor y con­for­me nos acer­ca­mos al ni­vel del mar. Así, es­ta­mos en un pun­to pri­vi­le­gia­do: en ple­na zo­na ecua­to­rial y di­ri­gién­do­nos des­de las al­tu­ras an­di­nas ha­cia las tie­rras ba­jas en la cu­na mis­ma del gran Ama­zo­nas. No so­lo es cues­tión de la po­si­ción en el pla­ne­ta, sino de que las mon­ta­ñas ge­ne­ran una es­ca­le­ra eco­ló­gi­ca don­de di­ver­sas for­mas de vi­da se han adap­ta­do a con­di­cio­nes he­te­ro­gé­neas. Si bien los bos­ques en es­tas zo­nas me­dias no al­can­zan la es­can­da­lo­sa bio­di­ver­si­dad de tie­rras ba­jas, co­mo las de Ya­su­ní, la va­rie­dad es ya sor­pren­den­te.

Un si­tio es­pe­cial en es­tas al­tu­ras es la cas­ca­da de San Rafael: una caí­da atro­na­do­ra en el cur­so del río Co­ca. Los bos­ques en sus al­re­de­do­res nos con­du­cen ha­cia otro de los gi­gan­tes del par­que, el vol­cán Re­ven­ta­dor. A di­fe­ren­cia de su her­mano ca­no­so, el Ca­yam­be, es­te es­tá muy ac­ti­vo y no es ra­ro ver­lo humean­do; en 2002 sus ce­ni­zas lle­ga­ron has­ta Qui­to. Es­tos bos­ques po­seen una gran va­rie­dad de avi­fau­na (in­di­ca­ti­va de la di­ver­si­dad en ge­ne­ral) que in­clu­ye una es­pe­cie lla­ma­ti­va des­de va­rios fren­tes. El ga­lli­to de la pe­ña ( Ru­pi­co­la pe­ru­via­na) es un ave mar­ca­da­men­te di­mór­fi­ca: el ma­cho es muy lla­ma­ti­vo, con co­lo­res fuer­tes que in­clu­yen el ne­gro pro­fun­do, el blan­co ní­veo y el ro­jo es­car­la­ta, y un co­pe­te que le da un as­pec­to no­bi­lia­rio. Las hem­bras, en cam­bio, co­mo una adap­ta­ción al me­dio, son muy sen­ci­llas, de co­lo­res ca­fés mo­tea­dos que las ha­cen ca­si in­vi­si­bles en los si­tios fo­res­ta­dos don­de cui­dan sus ni­dos.

Si­guien­do ha­cia aba­jo en­con­tra­mos una cul­tu­ra muy di­fe­ren­te a la que se en­cuen­tra en la par­te an­di­na. Ya en Su­cum­bíos, la co­mu­ni­dad de Si­nan­güé a ori­llas del Agua­ri­co es el ini­cio del te­rri­to­rio co­fán. Los a’i, o “gen­te de ver­dad” co­mo se de­no­mi­nan a sí mis­mos, son re­nom­bra­dos en to­da la sel­va por el co­no­ci­mien­to que sus cha­ma­nes tie­nen de la uti­li­za­ción me­di­ci­nal de las plan­tas. Su ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal in­clu­ye be­llas dia­de­mas he­chas con plu­mas de pá­ja­ros y la cush­ma, una es­pe­cie de so­ta­na he­re­da­da de los mi­sio­ne­ros del si­glo XVIII. Las plan­tas y los ani­ma­les son ca­si dia­me­tral­men­te opues­tos a sus pa­rien­tes en las al­tu­ras an­di­nas. Aquí hay mo­nos y ja­gua­res, tu­ca­nes y ser­pien­tes, pal­mas y ma­ta­pa­los. Los cho­clos, tru­chas y ha­bas con que­so de los An­des dan pa­so a ele­men­tos más exó­ti­cos: chon­ta­du­ro (el fru­to de una pal­ma), chu­cu­la (fres­co de plá­tano ma­du­ro) y mai­to (en­vuel­to de pes­ca­do) en el Orien­te. Y lo que si­gue pa­ra aba­jo con­ti­núa sien­do par­te de la es­ca­le­ra de la vi­da, pe­ro ya no del par­que na­cio­nal Ca­yam­be Co­ca…

La cas­ca­da de San Rafael se­rá im­pac­ta­da por la cons­truc­ción de Co­ca-co­do Sin­clair (ver ETI 66). La gran obra hi­droe­léc­tri­ca en las in­me­dia­cio­nes del par­que ha­rá que la cas­ca­da, al me­nos du­ran­te el es­tia­je, por el re­pre­sa­mien­to del río Co­ca pier­da una bue­na par­te de su cau­dal y, por lo tan­to, de su cau­ti­van­te es­tré­pi­to. Es­ta re­pre­sa es un epí­to­me del de­li­ca­do ba­lan­ce en­tre las ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas y el pro­gre­so a lar­go pla­zo que de­ben con­si­de­rar las ac­cio­nes de de­sa­rro­llo. El pe­tró­leo nos ha de­ja­do de­ma­sia­das lec­cio­nes al res­pec­to, pe­ro no es el úni­co: el tu­ris­mo en Ga­lá­pa­gos, las ca­ma­ro­ne­ras en man­gla­res y las ca­rre­te­ras en el San­gay son so­lo al­gu­nos ca­sos que se pue­den ci­tar. Qué me­jor que usar las fuer­zas mis­mas de la na­tu­ra­le­za pa­ra avan­zar co­mo so­cie­da­des, pe­ro los im­pac­tos de­ben ser me­di­dos de an­te­mano pa­ra no te­ner que arre­pen­tir­nos lue­go y bus­car so­lu­cio­nes tar­días. Con es­te pen­sa­mien­to y mu­chos otros (y ya he­cho al do­lor de no po­der acordarme to­dos los nom­bres de las áreas pro­te­gi­das), co­mien­zo a des­cen­der des­de mi ilu­so­ria ci­ma del Tay­ta Ca­yam­be

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Los con­tra­fuer­tes su­ro­rien­ta­les del Ca­yam­be abren sus cuen­cas ha­cia la Ama­zo­nía. Las cum­bres ne­va­das que apa­re­cen en el se­gun­do plano son las del vol­cán Sa­raur­cu, tam­bién den­tro del par­que. Arri­ba. La icó­ni­ca cas­ca­da de San Rafael, don­de el río Qui­jos se trans­for­ma en el Co­ca. Su cau­dal, al me­nos en épo­cas de es­tia­je, se re­du­ci­rá con­si­de­ra­ble­men­te por la cap­ta­ción de sus aguas pa­ra la hi­droe­léc­tri­ca Co­ca Co­do Sin­clair.

Arri­ba. El ga­lli­to de la pe­ña ha­bi­ta la zo­na me­dia del par­que, cer­ca de San Rafael. De­re­cha. El río Agua­ri­co, en la par­te ba­ja de Ca­yam­be Co­ca, ha si­do el ho­gar tra­di­cio­nal de los co­fa­nes; hoy al­gu­nas co­mu­ni­da­des han si­do des­pla­za­das ha­cia aba­jo por la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra.

Có­mo lle­gar: pa­ra la par­te al­ta, una bue­na ba­se es la ciu­dad de Ca­yam­be. De ahí par­ten bu­ses ha­cia La Chim­ba, don­de se pue­de al­qui­lar ca­mio­ne­tas a San Mar­cos. Hay ca­mio­ne­tas que ha­cen el tra­yec­to de Ca­yam­be al re­fu­gio del vol­cán, aun­que el ca­mino pue­de es­tar in­tran­si­ta­ble. La par­te ba­ja se pue­de ac­ce­der des­de La­go Agrio o des­de cual­quier pun­to en la ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca: Bae­za, El Cha­co, San Rafael, Re­ven­ta­dor, La Bo­ni­ta o Cas­ca­les. De La Bo­ni­ta par­ten ca­noas a la co­mu­ni­dad co­fán de Si­nan­güé.

Qué lle­var: can­tim­plo­ra con lí­qui­dos, lar­ga­vis­tas, pro­tec­ción con­tra el sol, cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, bo­tas de cau­cho o cal­za­do pa­ra ca­mi­nar, im­permea­ble, ro­pa de abri­go (e in­ver­nal, pa­ra la par­te al­ta), en­cau­cha­do, som­bre­ro o go­rro de la­na.

La ver­da­de­ra di­ver­si­dad de la vi­da es, por lo ge­ne­ral, la me­nos co­no­ci­da. Es­te mán­ti­do ( Ma­cro­man­tis hya­li­na) es par­te de las mi­les de es­pe­cies de in­sec­tos que vi­ven en el par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.