ja­guar

aco­so en el Ya­su­ni

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA -

Es­tá­ba­mos aden­tro ha­cien­do la sís­mi­ca, bien me­ti­dos en la sel­va, le­jos de to­do. Un tra­ba­jo bien fuer­te, abrien­do lí­neas lar­guí­si­mas de va­rios ki­ló­me­tros, a pun­te ma­che­te; so­lo no­so­tros aguan­ta­mos, los de afue­ra ra­pi­di­to se can­san. La com­pa­ñía no ha­bía traí­do la co­mi­da por he­li­cóp­te­ro y es­tá­ba­mos mu­rién­do­nos del ham­bre. En eso vi­mos un ja­guar que pa­só sal­tan­do por un la­do. Nos acer­ca­mos y vi­mos que ha­bía ma­ta­do una huan­ga­na (chan­cho de mon­te). Nos pu­si­mos con­ten­tos, ya te­nía­mos qué co­mer; sa­ca­mos la mi­tad y nos fui­mos.

—¿Y por qué no se lle­va­ron to­do? ¿No era que se mo­rían del ham­bre? —le pre­gun­té a Ma­tías, ami­go wao que re­la­ta­ba su his­to­ria. Es­tá­ba­mos sen­ta­dos jun­to al fue­go que man­te­nía ale­ja­dos a los mos­qui­tos que pu­lu­la­ban en nues­tro cam­pa­men­to, a ori­llas del río Ti­pu­ti­ni en el par­que na­cio­nal Ya­su­ní. Jun­to a Ma­tías es­ta­ba sen­ta­do su her­mano Da­niel. Cru­za­ron una mi­ra­da rá­pi­da, co­mo di­cién­do­se “es­te no en­tien­de na­da”. Ma­tías hi­zo la res­pec­ti­va acla­ra­ción: —El ja­guar pu­do ha­ber si­do uno de los nues­tros, por eso nos de­jó la co­mi­da. Si le qui­tá­ba­mos to­do, él se que­da­ba sin co­mer —así de cla­ra y sen­ci­lla fue su ex­pli­ca­ción.

La im­por­tan­cia del ja­guar en la cos­mo­vi­sión de las cul­tu­ras ame­ri­ca­nas, des­de tiem­pos prehis­pá­ni­cos has­ta la ac­tua­li­dad, es no­ta­ble. El ja­guar fue y si­gue sien­do un sím­bo­lo de po­der, aso­cia­do al go­bierno y la gue­rra, y tam­bién a la fer­ti­li­dad de la tie­rra. Los re­yes ma­yas so­lían ves­tir­se con pie­les de ja­guar y los az­te­cas dis­po­nían de un gru­po de gue­rre­ros de éli­te, co­no­ci­dos co­mo los gue­rre­ros del ja­guar. En el Ecua­dor, fi­gu­ras que re­pre­sen­tan ja­gua­res u hom­bres ja­guar han si­do en­con­tra­das en ves­ti­gios de las cul­tu­ras val­di­via, ma­cha­li­lla, cho­rre­ra, ja­ma-coaque, bahía, na­po, en­tre otras, lo cual in­di­ca la im­por­tan­cia de es­te fe­lino en la vi­da de nues­tros an­ces­tros. La con­ver­sa­ción con Ma­tías es un ejem­plo de có­mo, has­ta el día de hoy, el ja­guar cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te sím­bo­lo den­tro de la cos­mo­vi­sión de al­gu­nos gru­pos in­dí­ge­nas.

En la cul­tu­ra wao, los gran­des gue­rre­ros pa­san a otra vi­da, don­de me­ro­dean por la sel­va en for­ma de ja­guar. El ja­guar es tam­bién

el ál­ter ego de los cu­ran­de­ros wao­ra­ni, que se trans­for­man en es­te fe­lino pa­ra mo­ver­se más fá­cil­men­te por el bos­que y ob­te­ner los po­de­res ne­ce­sa­rios pa­ra sa­nar.

El ja­guar es el fe­lino más gran­de del con­ti­nen­te ame­ri­cano y el ter­ce­ro más gran­de del mun­do, pre­ce­di­do por el ti­gre asiá­ti­co y el león afri­cano. El ta­ma­ño de un ja­guar va­ría con­si­de­ra­ble­men­te de­pen­dien­do del se­xo (las hem­bras son en­tre un 10 a un 30% más pe­que­ñas que los ma­chos). Tam­bién de­pen­de de la re­gión que ha­bi­tan; los ja­gua­res más gran­des son los del Pan­ta­nal, en Brasil, don­de exis­ten in­di­vi­duos de más de 150 ki­los. ¡Los pe­sos pe­sa­dos! Su cuer­po, de en­tre 1,2 y dos me­tros de lar­go sin in­cluir la co­la, tie­ne una con­tex­tu­ra fuer­te, pa­tas cor­tas y grue­sas, pe­cho an­cho y una ca­be­za gran­de que alo­ja unas man­dí­bu­las muy po­de­ro­sas. El ca­rac­te­rís­ti­co di­se­ño de co­lor do­ra­do y man­chas ne­gras en for­ma de ro­se­tas le sir­ve pa­ra ca­mu­flar­se en su há­bi­tat. Al­gu­nos ja­gua­res po­seen un pe­la­je com­ple­ta­men­te os­cu­ro, don­de las man­chas ape­nas se dis­tin­guen; son los que sue­len lla­mar­se “pan­te­ras ne­gras”. Sin em­bar­go, los ja­gua­res de piel man­cha­da y los os­cu­ros per­te­ne­cen a la mis­ma es­pe­cie cu­yo nom­bre en la­tín es Pant­he­ra on­ca.

Aun­que el ja­guar se ali­men­ta prác­ti­ca­men­te de to­do lo que se mue­ve (in­clu­yen­do ga­na­do cuan­do su pre­sa na­tu­ral ha si­do diez­ma­da por ca­za­do­res), pre­fie­re los pe­ca­ríes o chan­chos de mon­te, de los cua­les en el Ecua­dor exis­ten dos es­pe­cies: las huan­ga­nas (pe­ca­rí de la­bios blan­cos) y los saí­nos (pe­ca­rí de co­llar). Los pe­ca­ríes vi­ven en gru­pos y am­bas es­pe­cies es­tán ar­ma­das de fi­lo­sos col­mi­llos, lo que las ha­ce pre­sas muy pe­li­gro­sas. Pa­ra evi­tar ser ata­ca­do por un gru­po de chan­chos en­fu­re­ci­dos (las huan­ga­nas pue­den for­mar gru­pos de más de tres­cien­tos in­di­vi­duos) el ja­guar tie­ne que ser ca­paz de ma­tar a su pre­sa rá­pi­da­men­te. Pa­ra ello, uti­li­za sus ga­rras y su mor­di­da, la más fuer­te de to­dos los fe­li­nos, ca­paz de tri­tu­rar hue­sos de un so­lo mor­dis­co. Una vez que el ja­guar ha des­cu­bier­to un gru­po de huan­ga­nas, se apro­xi­ma si­gi­lo­sa­men­te usan­do su ca­mu­fla­je pa­ra es­con­der­se en­tre las som­bras de la sel­va. De un sal­to, el ja­guar atra­pa y da un po­ten­te mor­dis­co que per­fo­ra el crá­neo de la huan­ga­na, ma­tán­do­la al ins­tan­te. Des­pués del ata­que, el ja­guar se pue­de po­ner a buen res­guar­do has­ta que el gru­po de huan­ga­nas aban­do­ne el lu­gar y lo de­je so­lo con su pre­sa; su­fi­cien­te ali­men­to pa­ra dos o tres días.

El ja­guar se en­cuen­tra des­de el nor­te de Mé­xi­co has­ta el nor­te de Ar­gen­ti­na. Pue­de vi­vir en un sin­nú­me­ro de am­bien­tes co­mo las tie­rras ári­das de So­no­ra, en Mé­xi­co, los hu­me­da­les de los lla­nos ve­ne­zo­la­nos y del Pan­ta­nal bra­si­le­ño, los bos­ques cha­que­ños (Bo­li­via, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay) y, so­bre to­do, en bos­ques hú­me­dos tro­pi­ca­les co­mo los de la cuen­ca ama­zó­ni­ca.

Al ser un car­ní­vo­ro de gran ta­ma­ño, pa­ra po­der sub­sis­tir el ja­guar ne­ce­si­ta de am­plias áreas con su­fi­cien­tes pre­sas. Por ejem­plo, un so­lo ma­cho pue­de vi­vir en un área de 180 ki­ló­me­tros cua­dra­dos o más, igual a diez ve­ces la su­per­fi­cie de la is­la San­tay. Es por es­ta ra­zón que se lo con­si­de­ra una es­pe­cie “pa­ra­guas”. Es de­cir, pa­ra pro­te­ger a una po­bla­ción de ja­gua­res ne­ce­si­ta­mos pro­te­ger gran­des áreas de bos­que don­de vi­ven otros or­ga­nis­mos, que in­di­rec­ta­men­te tam­bién se­rían pre­ser­va­dos. A pe­sar de ser una es­pe­cie pro­te­gi­da en ca­si to­dos los paí­ses, in­clu­yen­do el Ecua­dor, la so­bre­vi­ven­cia del ja­guar se en­cuen­tra en pe­li­gro. Las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra es­te mag­ní­fi­co fe­lino son la pér­di­da de su há­bi­tat na­tu­ral, la ca­ce­ría de su pre­sa y la muer­te de ja­gua­res re­la­cio­na­da a con­flic­tos ori­gi­na­dos por de­pre­da­ción de ga­na­do. En el Ecua­dor el ja­guar se en­cuen­tra en la Cos­ta, don­de hoy ape­nas so­bre­vi­ve de­bi­do a la gran de­fo­res­ta­ción en es­ta re­gión, y en el Orien­te, don­de aún que­dan ex­ten­sas áreas de bos­que.

Por su ex­ten­sión, la re­ser­va de bios­fe­ra Ya­su­ní, for­ma­da por el par­que na­cio­nal Ya­su­ní (cer­ca de 10 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos) y el ad­ya­cen­te te­rri­to­rio wao (cer­ca de 8 mil más), cons­ti­tu­yen el prin­ci­pal bas­tión pa­ra la con­ser­va­ción del ja­guar en el Ecua­dor. Sin em­bar­go, el Ya­su­ní se en­cuen­tra ame­na­za­do por la ex­trac­ción pe­tro­le­ra cu­yos im­pac­tos pue­den ser muy

des­truc­ti­vos pa­ra es­te frá­gil eco­sis­te­ma. Por un la­do, es­tán los co­no­ci­dos ries­gos de con­ta­mi­na­ción por de­rra­mes de hi­dro­car­bu­ros y, por otro, la crea­ción de ca­rre­te­ras que lle­va a la co­lo­ni­za­ción de lu­ga­res an­tes in­ha­bi­ta­dos y cul­mi­nan en la de­gra­da­ción y pér­di­da del há­bi­tat del ja­guar. A ini­cios de los años ochen­ta, Te­xa­co abrió una ca­rre­te­ra den­tro del te­rri­to­rio wao, la vía Au­ca y sus ra­ma­les, cu­yos al­re­de­do­res hoy en día lu­cen com­ple­ta­men­te de­fo­res­ta­dos, ocu­pa­dos pa­ra la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría pre­ca­rias.

Un se­gun­do ejem­plo es la vía Ma­xus, una ca­rre­te­ra de 120 ki­ló­me­tros abier­ta a ini­cios de los años no­ven­ta por la com­pa­ñía del mis­mo nom­bre den­tro del par­que na­cio­nal y el te­rri­to­rio wao (ver ma­pa, pá­gi­na 11). A pe­sar de que el in­gre­so de fo­rá­neos al área de la vía Ma­xus ha si­do con­tro­la­do por Rep­sol, la com­pa­ñía que aho­ra ope­ra el blo­que 16, la ca­rre­te­ra ha fa­ci­li­ta­do la ex­plo­ta­ción ex­ce­si­va de la fau­na por par­te de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que ha­bi­tan en la zo­na. Hoy en día exis­ten va­rios asen­ta­mien­tos wao y kich­wa a lo lar­go de es­ta ca­rre­te­ra. Es­ta ha in­cre­men­ta­do sus­tan­cial­men­te el área ac­ce­si­ble pa­ra los ca­za­do­res lo­ca­les, que in­clu­so co­mer­cia­li­zan la car­ne de mon­te en mer­ca­dos cer­ca­nos, co­mo la fe­ria de Pom­pe­ya y la de Co­ca. La ma­yor par­te de la car­ne vie­ne de pe­ca­ríes, la pre­sa más im­por­tan­te pa­ra el ja­guar.

La ex­plo­ta­ción de los blo­ques ITT y 31 con­ti­núa sien­do una ame­na­za pa­ra el Ya­su­ní. ¿Cuál es la con­se­cuen­cia de abrir más ca­rre­te­ras pa­ra la ex­plo­ta­ción del cru­do den­tro del Ya­su­ní, prin­ci­pal re­fu­gio pa­ra el ja­guar en el país? Pa­ra res­pon­der al­gu­nos as­pec­tos de es­ta pre­gun­ta es­tu­dia­mos al ja­guar y su pre­sa na­tu­ral en cua­tro si­tios del par­que. Es­tos si­tios va­ria­ron en cuan­to a su cer­ca­nía a ca­rre­te­ras: uno so­bre la vía Ma­xus, un se­gun­do es­tu­vo en­tre do­ce y vein­ti­cua­tro ki­ló­me­tros de la vía Au­ca y los dos res­tan­tes, con­si­de­ra­ble­men­te le­jos de las ca­rre­te­ras, uno a ori­llas del río Ti­pu­ti­ni y otro al sur del río Cu­ra­ray (lí­mi­tes nor­te y sur del par­que, res­pec­ti­va­men­te).

El ja­guar es una ani­mal que vi­ve en muy ba­jas den­si­da­des, tí­pi­ca­men­te me­nos de uno a seis in­di­vi­duos por ca­da cien ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Ade­más, los ja­gua­res son ani­ma­les tí­mi­dos que no gus­tan de es­tar cer­ca de la gen­te. Por es­tas ra­zo­nes, quien ha vis­to un ja­guar en su me­dio na­tu­ral pue­de con­si­de­rar­se una per­so­na con mu­cha suer­te, y pa­ra es­tu­diar­los hay que in­ge­niár­se­las pa­ra tra­ba­jar con in­di­cios más que con ob­ser­va­cio­nes di­rec­tas. Pa­ra sa­ber cuán­tos ja­gua­res po­drían exis­tir en Ya­su­ní, nues­tra in­ves­ti­ga­ción se apo­yó en la tec­no­lo­gía: uti­li­za­mos cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas au­to­má­ti­cas dis­pa­ra­das por un sen­sor de mo­vi­mien­to (tram­pas cá­ma­ra) pa­ra fo­to­gra­fiar los ja­gua­res de ca­da lo­ca­li­dad. Pa­ra co­lo­car las tram­pas cá­ma­ra, en ca­da si­tio de es­tu­dio abri­mos una red de cin­cuen­ta ki­ló­me­tros de sen­de­ros den­tro de un po­lí­gono de cien ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Iz­quier­da. Las huan­ga­nas se con­gre­gan en gran­des gru­pos en los sa­la­de­ros de la Ama­zo­nía, don­de pue­den ser pre­sa del ja­guar. Aba­jo. Los es­tu­dios de fe­li­nos que se es­tán rea­li­zan­do en el Ya­su­ní in­clu­yen me­di­cio­nes de sus col­mi­llos pa­ra de­ter­mi­nar su edad y es­ta­do de sa­lud.

A más de las sel­vas hú­me­das, el ja­guar vi­ve en eco­sis­te­mas abier­tos, co­mo el pan­ta­nal de Brasil, Pa­ra­guay y Bo­li­via, don­de es más fá­cil ob­ser­var sus ju­gue­teos de cor­te­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.