Is­la San­ta Cla­ra

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Son po­cos los ecua­to­ria­nos que han es­cu­cha­do ha­blar de es­ta is­la, que emer­ge don­de el océano Pa­cí­fi­co se abra­za con el río Gua­yas. A tra­vés del re­la­to de Cris­ti­na Mi­ran­da, co­no­ce­re­mos de cer­ca es­ta área pro­te­gi­da, ho­gar de mi­lla­res de aves ma­ri­nas.

Des­pués de una lar­ga y aca­lo­ra­da ma­ña­na de ca­mi­nar en­tre los es­tri­den­tes al­ta­vo­ces de mo­to-ta­xis, pi­tos de bu­ses y la­dri­dos de pe­rros, atra­ve­sa­mos el um­bral de la que pa­re­cía una sen­ci­lla ca­sa de pes­ca­dor; en reali­dad era el puer­to de em­bar­que a la fi­bra que nos lle­va­ría a nues­tro des­tino. Al ale­jar­nos de Puer­to Bo­lí­var, guia­dos por nues­tro ca­pi­tán y su ma­ri­ne­ro “Ojito”, una mez­cla de sen­ti­mien­tos nos in­va­de: por un la­do, nues­tro asom­bro an­te los im­po­nen­tes man­gla­res ver­des que ro­dean al ma­yor puer­to de ex­por­ta­ción de ba­nano del país y, por otro, la in­cer­ti­dum­bre de lo des­co­no­ci­do en un mar pla­ga­do de bu­ques car­gue­ros, pi­ra­tas y enor­mes pla­ta­for­mas de gas.

Lue­go de más de una ho­ra de na­ve­ga­ción, cuan­do ya el ar­chi­pié­la­go de Jam­be­lí se ha per­di­do en­tre la ga­rúa, so­lo se vis­lum­bra una si­lue­ta en el ho­ri­zon­te. Pa­re­ce una per­so­na re­cos­ta­da flo­tan­do so­bre la su­per­fi­cie del mar, un muer­to que ge­ne­ra es­ca­lo­fríos y cu­rio­si­dad. Pues así es co­mo se le co­no­ce a la is­la San­ta Cla­ra en el gol­fo de Gua­ya­quil: co­mo la is­la del Muer­to.

Ade­más de su for­ma de ca­dá­ver, en épo­cas pre­co­lom­bi­nas es­ta is­la te­nía otro ti­po de re­la­ción con la muer­te; al igual que la is­la Pu­ná, El Muer­to era uti­li­za­da pa­ra ce­re­mo­nias y sa­cri­fi­cios hu­ma­nos por los pu­náes. Hoy, la im­por­tan­cia del lu­gar es­tá re­la­cio­na­da con la vi­da: es un re­fu­gio don­de mu­chas es­pe­cies bus­can pa­re­ja, ali­men­to o sim­ple­men­te des­can­so. No so­lo es un lu­gar cla­ve pa­ra la con­ser­va­ción y la in­ves­ti­ga­ción, sino que tam­bién atrae a mu­chas per­so­nas con el afán de en­tre­te­ner­se o de co­se­char de for­ma ar­te­sa­nal re­cur­sos del mar.

Al ca­bo de dos ho­ras de via­je so­bre las aguas acho­co­la­ta­das del Gua­yas, lle­ga­mos a San­ta Cla­ra, don­de la pri­me­ra im­pre­sión es la de una is­la de­sier­ta. Los úni­cos se­res a la vis­ta son dos ma­ri­nos y un guar­da­par­ques que vi­ven en una pe­que­ña ca­sa pre­fa­bri­ca­da y que vi­gi­lan la is­la da­da su pro­xi­mi­dad con el Pe­rú. Los ba­rran­cos con fó­si­les de mo­lus­cos y cria­tu­ras prehis­tó­ri­cas que nos re­ci­ben acen­túan la im­pre­sión de es­tar en una is­la muer­ta y de­sola­da. La reali­dad es muy dis­tin­ta, pues es­te pe­da­zo de tie­rra ári­do, se­co y de di­fí­cil ac­ce­so re­sul­ta un pa­raí­so pa­ra mu­chas es­pe­cies; un eco­sis­te­ma va­lio­so de una be­lle­za im­pac­tan­te y pe­cu­liar.

La is­la es un re­fu­gio de vi­da sil­ves­tre des­de 1999, e in­clu­ye dos mi­llas de su zo­na ma­ri­na. Tam­bién es con­si­de­ra­da un hu­me­dal im­por­tan­te pa­ra las aves ma­ri­nas, por lo que des­de 2002 es un si­tio Ram­sar. En el país hay otros die­ci­sie­te lu­ga­res ba­jo es­ta ca­te­go­ría otor­ga­da a “hu­me­da­les de im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal”.

Es­ta pe­que­ña is­la, con tan so­lo cin­co hec­tá­reas te­rres­tres y otra por­ción in­ter­ma­real –cu­yos pe­ñas­cos vi­si­bles so­bre la su­per­fi­cie a los dos ex­tre­mos de la is­la son los pies y la ca­be­za del “muer­to”– es­tá for­ma­da por va­rias ca­pas de se­di­men­tos acu­mu­la­das con el tiem­po so­bre una so­me­ra pla­ta­for­ma de ro­ca. Es una es­truc­tu­ra frá­gil y ex­pues­ta a la ero­sión por el vien­to, las llu­vias y las ma­reas, don­de so­lo en po­cos lu­ga­res pe­na­chos de mu­yu­yos, cac­tus y ar­bus­tos abra­zan la tie­rra se­ca con sus raí­ces. Los ris­cos más al­tos lle­gan has­ta los ochen­ta me­tros de al­tu­ra; en uno se al­za una to­rre de ob­ser­va­ción y un fa­ro.

Gran­des co­lo­nias de pi­que­ros de pa­tas azu­les ( Su­la ne­bou­xii), fra­ga­tas mag­ní­fi­cas ( Fre­ga­ta mag­ni­fi­cens), pe­lí­ca­nos par­dos ( Pe­le­ca­nus oc­ci­den­ta­lis) y, de vez en cuan­do, uno que otro pi­que­ro pe­ruano ( S. va­rie­ga­ta) al­fom­bran las lo­mas, ar­bus­tos, pe­ñas y pe­que­ñas pla­ni­cies con sus ni­dos y sus ri­tua­les de cor­te­jo. Por en­tre los pi­cho­nes con par­ches de plu­món y los hue­vos de pi­que­ros se es­ca­bu­llen rep­ti­les de co­lo­res alu­ci­nan­tes co­mo la­gar­ti­jas de la­va ( Mi­cro­lop­hus oc­ci­pi­ta­lis), la­gar­ti­jas tur­que­sas ( Amei­va sp.), cu­le­bras ( Liop­his sp.) y ge­cos. Es­tos se­res de san­gre fría ayu­dan a man­te­ner el equi­li­brio y la sa­lud de las co­lo­nias de aves, ya que se ali­men­tan de los pa­rá­si­tos que las ace­chan.

Los pe­que­ños pá­ja­ros te­rres­tres y cos­te­ros tam­po­co se pier­den del en­can­to de la is­la, y en­tre mi­gra­to­rias y re­si­den­tes, la is­la al­ber­ga cer­ca de vein­ti­cin­co es­pe­cies de aves. Pa­ra al­gu­nos ma­mí­fe­ros ma­ri­nos, San­ta Cla­ra tam­bién es un des­tino atrac­ti­vo. Los enor­mes lo­bos ma­ri­nos sud­ame­ri­ca­nos ( Ota­ria fla­ves­cens) uti­li­zan co­mo si­tios de des­can­so las for­ma­cio­nes ro­co­sas don­de rom­pen las olas; al igual que en Sa­li­nas, hay una pe­que­ña co­lo­nia de lo­bos de has­ta cua­ren­ta in­di­vi-

duos, ca­si to­dos ma­chos. A cier­ta dis­tan­cia de la ori­lla se pue­den di­vi­sar los so­pli­dos de ba­lle­nas jo­ro­ba­das ( Me­gap­te­ra no­vaen­gliae) que bai­lan fren­te a la is­la du­ran­te su tra­ve­sía anual ha­cia aguas más ca­lien­tes.

Al to­car tie­rra, em­pe­za­mos a des­em­bar­car los ma­te­ria­les de nues­tra ex­pe­di­ción; ve­ni­mos a es­tu­diar al­gu­nas de las es­pe­cies que se en­cuen­tran en la is­la pa­ra for­ta­le­cer su ma­ne­jo y con­ser­va­ción. En­tre aguas tur­bu­len­tas que ame­na­zan con arro­jar la fi­bra con­tra las ro­cas, Ojito lan­za, con des­cui­do y ner­vio­sis­mo, nues­tras per­te­nen­cias y ví­ve­res a la ori­lla mo­ja­da; ya es tar­de y no va­le to­par­se con pi­ra­tas en el via­je de re­gre­so. Su apu­ro tam­bién es nues­tro; si sube la ma­rea no po­dre­mos cru­zar ha­cia el co­ra­zón de la is­la en don­de se en­cuen­tran las co­lo­nias de aves que es­tu­dia­re­mos.

San­ta Cla­ra es un lu­gar cla­ve pa­ra la con­ser­va­ción de aves ma­ri­nas. Es una de las is­las más den­sa­men­te po­bla­das por es­tas cria­tu­ras pes­ca­do­ras; su re­du­ci­do ta­ma­ño no da más abas­to, pe­ro la ri­que­za de los ma­res in­yec­ta­dos de nu­trien­tes que la ro­dean in­cen­ti­va a las aves a “arre­jun­tar­se” lo más po­si­ble pa­ra apro­ve­char el re­cur­so. En el ca­so de los pi­que­ros de pa­tas azu­les –nues­tro prin­ci­pal ob­je­to de es­tu­dio– San­ta Cla­ra es, jun­to con la is­la de la Pla­ta, la úni­ca is­la con­ti­nen­tal en don­de anidan, con el in­tere­san­te de­ta­lle de que en me­nos de una ho­ra de atra­ve­sar ba­rran­cos y pe­ñas de tie­rra muy ines­ta­ble, se pue­de ob­ser­var al­re­de­dor de 4 mil in­di­vi­duos. Tan po­bla­da es­tá por es­tas aves, que la ca­sa de la Ar­ma­da, don­de nos ins­ta­la­mos, se en­cuen­tra com­ple­ta­men­te ro­dea­da de ni­dos con hue­vos, pi­cho­nes y pa­dres en­fu­re­ci­dos con­tra los ex­tra­ños vi­si­tan­tes. La is­la del Muer­to es uno de los po­cos lu­ga­res en el mun­do en el que el des­per­ta­dor (pro­gra­ma­do pa­ra las cin­co de la ma­ña­na) son los her­mo­sos sil­bi­dos y graz­ni­dos de pi­que­ros en pleno cor­te­jo.

Lue­go de días en­te­ros de vi­vir en­tre pi­que­ros, con­tan­do el nú­me­ro de hue­vos, re­gis­tran­do el es­ta­dio de sus pi­cho­nes y lo-

ca­da ni­do, de­ci­di­mos dar­nos un des­can­so en­tre las olas. Ha­cer es­nór­kel en San­ta Cla­ra es com­pli­ca­do por la gran can­ti­dad de ra­yas en la are­na li­to­ral y la tur­bi­dez del agua. Sin em­bar­go, los pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les que vi­si­tan la is­la dia­ria­men­te, tan­to del Pe­rú co­mo del Ecua­dor, no lo en­cuen­tran co­mo un im­pe­di­men­to pa­ra sa­car pe­pino, pul­po y con­cha. Em­bu­ti­dos en tra­jes de neo­preno y guan­tes de la­na ro­jos, los pes­ca­do­res se mez­clan en­tre los enor­mes lo­bos ma­ri­nos, tan­tean­do con va­ri­llas de me­tal en­tre la are­na y las ra­yas pa­ra ex­traer las frá­gi­les es­pe­cies que son tan co­di­cia­das en cier­tas co­ci­nas.

Una se­ma­na en un lu­gar co­mo El Muer­to pue­de pa­re­cer un mes, pe­ro en el buen sen­ti­do.

En el pla­ne­ta de­be­rían exis­tir más lu­ga­res co­mo es­te, en don­de el ser hu­mano no ha­ya lo­gra­do im­po­ner sus con­di­cio­nes an­te las otras es­pe­cies. San­ta Cla­ra se ha sal­va­do de re­ci­bir ese tra­to por su “es­tra­té­gi­ca” ubi­ca­ción y es­truc­tu­ra: son in­hós­pi­tas pa­ra su ha­bi­ta­ción y di­fi­cul­tan su ex­plo­ta­ción. Qui­zá es por es­ta ra­zón que se ha man­te­ni­do bien con­ser­va­da a pe­sar de que su pro­tec­ción es re­cien­te.

En un lu­gar así, mu­chos pen­sa­mien­tos nos asal­tan. ¿Qué nos di­ce acer­ca de nues­tra cul­tu­ra el que so­lo po­da­mos res­pe­tar si­tios in­cle­men­tes e im­pro­duc­ti­vos? Lu­ga­res de igual o ma­yor im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca en nues­tras sel­vas y pá­ra­mos pa­re­cen es­tar con­de­na­dos a des­apa­re­cer o de­gra­dar­se por al­ber­gar en sus en­tra­ñas me­ta­les pre­cio­sos o pe­tró­leo, re­cur­sos va­lo­ra­dos pe­ro pe­re­ci­bles. En me­dio de es­tas ca­vi­la­cio­nes, ob­ser­va­mos a Ojito lan­zan­do el an­cla cer­ca de la ori­lla. Es ho­ra de par­tir y pien­so, cuán­to me­jor re­sul­tan en el duer­me­ve­la es­tos graz­ni­dos que el re­tum­bo de los tu­bos de es­ca­pe

tex­to y fo­tos: Cris­ti­na Mi­ran­da

Las co­lo­nias de aves ma­ri­nas son la ca­rac­te­rís­ti­ca más so­bre­sa­lien­te de San­ta Cla­ra; el pe­lí­cano par­do es una de las es­pe­cies que apro­ve­chan la pro­fu­sión de pes­ca en las aguas cir­cun­dan­tes.

Jo­sé Mi­guel Hol­guín, in­ves­ti­ga­dor vo­lun­ta­rio, ob­ser­va a ju­ve­ni­les de la fra­ga­ta mag­ní­fi­ca. Es­ta ave apro­ve­cha la es­ca­sa ve­ge­ta­ción de San­ta Cla­ra pa­ra ni­di­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.