Ca­ra a ca­ra con la pan­te­ra ne­gra

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Pa­ra ver a un ja­guar me­lá­ni­co en su me­dio na­tu­ral se ne­ce­si­ta una suer­te úni­ca. Pe­te Ox­ford re­la­ta co­mo, ade­más, pu­do fo­to­gra­fiar­lo.

Los gran­des ga­tos siem­pre se­rán un su­je­to di­fí­cil de fo­to­gra­fiar en la sel­va ecua­to­ria­na. Han si­do diez­ma­dos en las áreas de ca­ce­ría wao y kich­wa. Los kich­was, en es­pe­cial, han ma­ta­do mu­chos ja­gua­res, dis­pa­rán­do­los tras ase­diar­los con pe­rros, y es­to ha su­ce­di­do a pe­sar del lu­gar que el ja­guar ocu­pa en sus cos­mo­vi­sio­nes. In­clu­so se pien­sa que al­gu­nos cha­ma­nes pue­den trans­for­mar­se en pan­te­ras ne­gras ba­jo la in­fluen­cia de la ayahuas­ca o el guan­to. De mi tiem­po en­tre los wao­ra­ni re­cuer­do a Kem­pe­re, un po­de­ro­so cu­ran­de­ro repu­tado por su­frir es­tas dra­má­ti­cas trans­for­ma­cio­nes.

En es­ta oca­sión, sa­lien­do de una cur­va en el si­nuo­so río Ti­pu­ti­ni, un mo­vi­mien­to en la ori­lla aler­tó mi ojo. Un co­le­ta­zo. Un ani­mal ne­gro, lar­go y del­ga­do ya­cía so­bre el ban­co del río; un ca­be­za de ma­te, pen­sé. Los ca­be­za de ma­te son mus­té­li­dos vo­lu­mi­no­sos, pri­mos de las nu­trias y las co­ma­dre­jas, tan ági­les que pue­den atra­par mo­nos en el do­sel del bos­que. Pre­pa­ré la cá­ma­ra y dis­pa­ré al­gu­nas prue­bas. A cua­ren­ta me­tros de dis­tan­cia, el “mus­té­li­do” se ir­guió (ha­bía es­ta­do me­dio es­con­di­do): ¡era una pan­te­ra ne­gra!

Es­ta­ba lis­to y por for­tu­na con la cá­ma­ra y len­te ade­cua­dos. Emo­cio­na­do, dis­pa­ré con pro­fu­sión. A me­di­da que re­du­cía­mos la velocidad, las vi­bra­cio­nes del mo­tor au­men­ta­ban, y me asal­tó el te­mor de que las fo­tos sa­lie­ran bo­rro­sas. In­cre­men­té el ASA pa­ra que el ob­tu­ra­dor fun­cio­ne más rá­pi­do.

El ani­mal era tal co­mo se su­po­nía que sea: mag­ní­fi­co, su­ges­ti­vo y ater­cio­pe­la­do. La mi­ra­da de sus ojos ama­ri­llos que­ma­ba, mien­tras se ale­ja­ba de no­so­tros. En me­nos de trein­ta se­gun­dos, des­apa­re­ció. No ha­bía­mos cru­za­do pa­la­bra con Jo­sé, quien ma­ne­ja­ba la ca­noa, pe­ro le hi­ce se­ñas pa­ra que la lle­va­ra ba­jo las ra­mas del ár­bol tras las que la pan­te­ra (un ja­guar me­lá­ni­co) ha­bía des­apa­re­ci­do. Re­gre­sé a ver a Jo­sé su­pli­can­do que ha­ya vis­to dón­de se fue. Al ha­cer­lo, pa­ra mi asom­bro, en­con­tré al fe­lino sen­ta­do, co­mo una es­fin­ge, so­bre la ori­lla a me­nos de sie­te me­tros de no­so­tros. ¡Cu­rio­sea­ba!

Mi ob­tu­ra­dor se vol­vió lo­co. La ca­noa se ba­lan­cea­ba mien­tras Jo­sé la de­sen­re­da­ba de las ra­mas; la pan­te­ra no se in­mu­ta­ba y se­guía nues­tros es­fuer­zos con su mi­ra­da. Cuan­do lo­gra­mos em­ban­car la ca­noa, co­lo­qué la cá­ma­ra en un trí­po­de. Des­pués de un mi­nu­to, la jo­ven pan­te­ra ma­cho deam­bu­ló tran­qui­la has­ta que­dar a unos quin­ce me­tros, ¡don­de se acos­tó a dor­mir! Por lar­gos cua­ren­ta mi­nu­tos no nos ofre­ció más que al­gún sa­cu­dón de ore­ja o co­le­ta­zo, has­ta que por fin vol­vió a le­van­tar su ca­be­za pa­ra mi­rar­nos. “Aho­ra sí des­apa­re­ce­rá en el bos­que”, pen­sé, pe­ro mi­la­gro­sa­men­te se paró, ca­mi­nó ha­cia no­so­tros y se sen­tó a unos ocho me­tros, de­trás de unas ra­mas don­de em­pe­zó a aci­ca­lar­se.

No pu­de de­jar de pen­sar en Kem­pe­re. ¿Era él? ¿In­ten­ta­ba de­cir­nos al­go? Sin du­da, es­ta no era la for­ma en que una pan­te­ra ne­gra “real” se com­por­ta­ría. Era el equi­va­len­te a ga­nar­se el pre­mio gor­do pa­ra un fo­tó­gra­fo de na­tu­ra­le­za, pe­ro Jo­sé y yo no ha­blá­ba­mos, es­tu­pe­fac­tos por el en­cuen­tro.

Jo­sé na­ció en la sel­va y tra­ba­ja co­mo guía na­tu­ra­lis­ta; ¡es­ta era la pri­me­ra vez que ha­bía vis­to un ja­guar! Yo he si­do más afor­tu­na­do, y los he vis­to al­gu­nas ve­ces, pe­ro nun­ca me ha­bía ima­gi­na­do po­der ver, peor fo­to­gra­fiar, una pan­te­ra ne­gra. En un es­tu­dio a lar­go pla­zo uti­li­zan­do tram­pas cá­ma­ra (ver ar­tícu­lo an­te­rior), se fo­to­gra­fia­ron más de dos­cien­tos ja­gu­res “nor­ma­les” y so­lo una por­ción del cuer­po de un in­di­vi­duo me­lá­ni­co. No sé de nin­guno de mis co­le­gas fo­tó­gra­fos, guías na­tu­ra­lis­tas o ami­gos in­dí­ge­nas que ha­ya vis­to uno. Se­gu­ro fue un mo­men­to úni­co en la vi­da.

Des­pués de es­te en­cuen­tro cer­cano por ca­si ho­ra y me­dia, la pan­te­ra se des­pe­re­zó, bos­te­zó una úl­ti­ma vez y des­apa­re­ció si­len­cio­sa y so­se­ga­da­men­te en la os­cu­ri­dad del so­to­bos­que. Qui­zá es­ta fue la pri­me­ra vez que una pan­te­ra ne­gra ha si­do fo­to­gra­fia­da en es­ta­do sil­ves­tre sin uti­li­zar car­na­da o tram­pas cá­ma­ra; en­se­gui­da su­pe que nun­ca vol­ve­ré a ver otra. Es­ta ci­ta úni­ca re­vi­vió mi fe en que el Ya­su­ní, si es pro­te­gi­do ade­cua­da­men­te, nun­ca de­ja­rá de ser una fuen­te de asom­bro y mis­te­rio

tex­to y fo­tos Pe­te Ox­ford

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.