El Ya­su­ní I no mue­re pa­ra sal­var a los po­bres

Ecuador Terra Incognita - - EDITORIAL -

El go­bierno nos plan­tea una dis­yun­ti­va: o ex­plo­ta­mos el cam­po ITT o re­nun­cia­mos al de­sa­rro­llo del país. La ima­gen men­tal que in­vo­ca es­te dis­cur­so es la de la ne­ce­si­dad de sa­cri­fi­car un pe­da­ci­to in­sig­ni­fi­can­te de sel­va a cam­bio de la con­se­cu­ción del pa­raí­so: un Ecua­dor sin po­bre­za –“sa­lir de la mi­se­ria”, fue­ron las dra­má­ti­cas pa­la­bras uti­li­za­das en el anun­cio oficial.

Es­ta dis­yun­ti­va es fal­sa. No en­tra­re­mos a dis­cu­tir las pre­mi­sas desa­rro­llis­tas que sus­ten­tan el ac­cio­nar de la “re­vo­lu­ción ciu­da­da­na”. In­clu­so des­de esas pre­mi­sas re­duc­cio­nis­tas que na­da

más con­tem­plan lo eco­nó­mi­co y, a ve­ces, so­lo lo con­ta­ble, la dis­yun­ti­va es fal­sa.

El pro­pio go­bierno es­ti­ma que ob­ten­drá 18 mil mi­llo­nes de dó­la­res del ITT. Pe­ro esos in­gre­sos es­ta­rán repartidos a lo lar­go de 23 años, por lo que se re­ci­bi­rán –siem­pre y cuan­do el pre­cio del pe­tró­leo se man­ten­ga– me­nos de 800 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Com­pa­ré­mos­lo con el pre­su­pues­to ge­ne­ral del es­ta­do. Pa­ra el 2013, el pre­su­pues­to apro­ba­do fue de 32 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Es de­cir, el ITT, sal­va­ción de la pa­tria, con­tri­bui­rá ca­da año con el 2,5% del pre­su­pues­to en el me­jor de los ca­sos. Pa­ra po­ner­lo en pers­pec­ti­va, des­de 2006 el pre­su­pues­to se ha mul­ti­pli­ca­do por tres, ¡y cre­ció ca­si un 8% des­de 2012! ¿Se es­tá des­ti­nan­do ese au­men­to a te­mas fun­da­men­ta­les? Si el gas­to mi­li­tar sir­ve de mues­tra, es cla­ro que no. En­tre 2007 y 2011, el Ecua­dor gastó más de 9 mil mi­llo­nes de dó­la­res en es­te ru­bro, el ma­yor gas­to mi­li­tar re­la­ti­vo en Amé­ri­ca del Sur (2,74% del PIB en 2012, mien­tras que el del se­gun­do, Co­lom­bia, un país en gue­rra, fue de 1,89%).

Otro gas­to in­fa­me es el del sub­si­dio a la ga­so­li­na. De los 4 500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les que el es­ta­do des­ti­na a sub­si­diar combustibles, 1 760 mi­llo­nes son pa­ra la ga­so­li­na de au­tos par­ti­cu­la­res (más del do­ble de lo que apor­ta­rá el ITT). Ha­ce po­co, el pre­si­den­te Co­rrea men­cio­nó que su go­bierno en­tre­ga un bono de la ri­que­za de mil dó­la­res anua­les a quien pue­da su­fra­gar un ca­rro gran­de (lo que hay que mul­ti­pli­car por el nú­me­ro de ca­rros, si el be­ne­fi­cia­rio po­see más de uno). Es­to no lo des­cu­brió ayer, el pre­si­den­te. Un es­tu­dio del mi­nis­te­rio coor­di­na­dor de la Pro­duc­ción en 2010 con­clu­ye lo si­guien­te: “85% de la ga­so­li­na sub­si­dia­da be­ne­fi­cia al quin­til más ri­co (…). Es cla­ro que los sub­si­dios a los combustibles no cum­plen una fun­ción so­cial, más bien son un in­cen­ti­vo pa­ra ge­ne­rar con­su­mo sun­tua­rio (…). Da­das las dis­tor­sio­nes que ge­ne­ra es­ta po­lí­ti­ca de pre­cios de combustibles en el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y a que los sub­si­dios son re­gre­si­vos, no se jus­ti­fi­ca que el Es­ta­do gas­te in­gen­tes re­cur­sos en man­te­ner esos pre­cios (…). El prin­ci­pal im­pac­to de [fi­jar el pre­cio de la ga­so­li­na a pre­cios in­ter­na­cio­na­les] se da­ría en los ho­ga­res, cu­yos gas­tos to­ta­les su­birían en 1,6%. Los ho­ga­res más po­bres no se ve­rían afec­ta­dos por­que no con­su­men es­tos combustibles; la ma­yor car­ga la lle­va­rían los ho­ga­res del quin­til [más ri­co], que de­be­rían gas­tar 42 dó­la­res adi­cio­na­les en ga­so­li­na al mes (2,9% de su in­gre­so).” Sin em­bar­go, re­cién se tan­tea la re­vi­sión de es­te des­pil­fa­rro ne­fas­to pa­ra 2016, seis años des­pués de cons­ta­ta­das es­tas en­fá­ti­cas con­clu­sio­nes.

Se nos quie­re ha­cer creer que la con­ta­mi­na­ción, ex­tin­ción de es­pe­cies y ge­no­ci­dio que ocu­rri­rán en el Ya­su­ní –so­lo una fe cie­ga en quie­nes han da­do mues­tras de no ser fia­bles nos pue­de lle­var a creer que no ocu­rri­rán– se­rá en be­ne­fi­cio de los po­bres del país, cuan­do se­rá pa­ra ali­men­tar la in­dus­tria de la gue­rra y sub­si­diar la pro­li­fe­ra­ción de to­dos los pro­ble­mas so­cia­les que trae el uso sun­tua­rio del au­to­mó­vil. ( An­drés Va­lle­jo)

Fo­to­gra­fía to­ma­da en oc­tu­bre de 2012 en el blo­que 31, ad­ya­cen­te al ITT y en fa­se de ex­plo­ta­ción. A pe­sar de que la ex­plo­ta­ción de es­te blo­que ne­ce­si­ta­ba el con­sen­ti­mien­to de la asam­blea na­cio­nal, pues es­tá den­tro de un área pro­te­gi­da, la pe­ti­ción la en­vió el pre­si­den­te re­cién en se­ma­nas pa­sa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.