Ti­pu­ti­ni, el río de los pi­ra­tas

el río de los pi­ra­tas

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Mi­guel Án­gel Ca­bo­de­vi­lla

El tiem­po, la gen­te des­nu­da y el si­len­cio con­flu­yen en la his­to­ria de un río con mu­chos nom­bres. El re­la­to de Mi­guel Án­gel Ca­bo­de­vi­lla nos re­ve­la el de­ve­nir del río Ti­pu­ti­ni don­de al­gu­na vez rei­na­ron los des­apa­re­ci­dos oma­guas y aho­ra se es­cu­rren los úl­ti­mos ta­gae­ri y ta­ro­me­na­ni.

El río Ti­pu­ti­ni es un afluen­te del río Na­po. Qui­zá es­to es bien co­no­ci­do. En cam­bio, po­cos co­no­ce­rán la lar­ga his­to­ria de aven­tu­ras hu­ma­nas que se han da­do en ese río. Unos mi­sio­ne­ros ca­pu­chi­nos que lo re­co­rrie­ron en una pe­que­ña ca­noa a re­mos, en el año 1982, du­ran­te vein­tio­cho días, lo lla­ma­ron el “río del tiem­po”. Es un buen nom­bre, no so­lo por­que en ese cau­ce de len­tí­si­mos mean­dros el tiem­po pa­re­ce de­te­ni­do, sino tam­bién por­que nos que­da una pro­di­gio­sa su­ce­sión de his­to­rias que sur­gen de sus aguas y ori­llas, tan abun­dan­tes e in­só­li­tas co­mo la fau­na ani­mal que las pue­bla.

Los in­dí­ge­nas se­co­yas, que lo ha­bi­ta­ron en las re­duc­cio­nes je­sui­tas co­lo­nia­les, lo lla­ma­ron Cam­peö­ti­ni, el río de la gen­te des­nu­da, se­gu­ra­men­te re­fi­rién­do­se a aque­llos pue­blos, co­mo los wao­ra­ni y se­me­jan­tes, que lo han po­seí­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Aho­ra, so­lo en al­gún pa­sa­je de su cur­so lo do­mi­nan. Es­te mis­mo año, en el pa­sa­do mes de mar­zo, se die­ron, en afluen­tes de sus cer­ca­nías, va­rios epi­so­dios que pa­re­cen sa­ca­dos de re­la­tos de otra épo­ca: lan­cea­mien­tos cau­sa­dos a una pa­re­ja wao­ra­ni por gru­pos sin con­tac­to, más tar­de una ma­tan­za te­rri­ble en una ma­lo­ca de los ocul­tos.

¿Có­mo ha per­ma­ne­ci­do ahí esa gen­te, que pa­re­ce de otro tiem­po, cu­ya exis­ten­cia a mu­chos se les ha­ce in­con­ce­bi­ble?

El Ti­pu­ti­ni, que ha si­do “río del si­len­cio”, ca­si des­ha­bi­ta­do, es­tá, no obs­tan­te, pla­ga­do de gri­tos y su­su­rros, de vi­da no so­lo ani­mal, tam­bién de re­cuer­dos hu­ma­nos, de pue­blos que lo ocu­pa­ron has­ta que fue­ron des­alo­ja­dos por otros más fuer­tes, o ex­ter­mi­na­dos. Es un co­fre de sor­pre­sas, un ma­ra­vi­llo­so cau­dal de vi­das in­dí­ge­nas, con­tra lo que se pien­sa ha­bi­tual­men­te, bien di­fe­ren­cia­das.

Ti­pu­ti­ni es, pro­ba­ble­men­te, una pa­la­bra tu­pí, idio­ma des­apa­re­ci­do en nues­tro país des­de ha­ce si­glos. Que­da so­la­men­te de­rra­ma­do en to­po­ni­mias ama­zó­ni­cas co­mo una me­lan­co­lía su­ge­ren­te, pues se­ña­la el pa­so de esas vi­das bo­rra­das. Se­gún un lin­güis­ta mi­sio­ne­ro, el nom­bre vie­ne de te­pui (hon­do) e iti­ni (are­na). Te­pui­ti­ni, “río hon­do are­no­so”. Las cró­ni­cas je­sui­tas del si­glo XVIII in­di­can que ahí, en efec­to, vi­vie­ron los úl­ti­mos tu­pís de Ecua­dor, los oma­guas, pe­ro en­ton­ces lo co­no­cían co­mo el “río de los pi­ra­tas”.

Hoy al­ber­ga en sus ori­llas una increíble di­ver­si­dad hu­ma­na, mun­dos con­tra­pues­tos. Hay una es­ta­ción cien­tí­fi­ca de in­ves­ti­ga­ción y con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za muy cer­ca de la más des­pia­da­da des­truc­ción ma­de­re­ra y ci­ne­gé­ti­ca (es de­cir, de­ri­va­da de la ca­ce­ría); am­pa­ra a co­lo­nos mes­ti­zos lle­ga­dos de cien lu­ga­res, jun­to a in­dí­ge­nas kich­wa, shuar, wao­ra­ni; en su entorno hay es­ta­cio­nes de una de las téc­ni­cas más so­fis­ti­ca­das del mun­do, la in­dus­tria pe­tro­le­ra, de­ma­sia­do cer­ca­nas a cla­nes in­dí­ge­nas ocul­tos, ape­nas con­tac­ta­dos, que aún des­co­no­cen por com­ple­to la exis­ten­cia mis­ma del Ecua­dor. Es de­cir, se tra­ta de una au­tén­ti­ca

Ba­bel de idio­mas, téc­ni­cas y pro­yec­tos hu­ma­nos con­tra­pues­tos en­tre sí, a ve­ces con vio­len­cia. Un in­fi­ni­to re­ser­vo­rio de his­to­rias y aven­tu­ras.

Les con­ta­mos dos de ellas, bien se­pa­ra­das en el tiem­po. Uni­das, sin em­bar­go, por el em­bru­jo de ese río be­llí­si­mo y de sus sel­vas. Ve­rán có­mo el ayer y el hoy se to­can, se mez­clan e in­ter­pe­lan en­tre sí. UNA TUM­BA LLE­NA DE PRE­GUN­TAS Un día de mar­zo de 2011, una jo­ven wao ca­va­ba con el ma­che­te en su cha­cra. Era una lo­ma, cer­ca­na al río Ti­pu­ti­ni, arri­ba de la bo­ca del Ti­va­cuno. So­nó du­ro el ace­ro y ella se ex­tra­ñó; no hay pie­dras en esos pa­ra­jes. Gol­peó dos ve­ces más, la re­sis­ten­cia per­sis­tía. En­ton­ces ca­vó con cui­da­do al­re­de­dor.

Po­co des­pués te­nía en sus ma­nos es­ta ur­na fu­ne­ra­ria que us­te­des pue­den ad­mi­rar en la

foto ad­jun­ta. Una fi­gu­ra mas­cu­li­na, de grue­sa ce­rá­mi­ca, con los co­lo­res ya des­leí­dos en la in­sa­cia­ble hu­me­dad de la tie­rra ama­zó­ni­ca. We­ka, la mu­jer wao, no iden­ti­fi­ca­ba lo que sos­te­nía en­tre las ma­nos: una ur­na fu­ne­ra­ria cu­yo con­te­ni­do de hue­sos la­va­dos y de­co­ra­dos, ha­bía que­da­do vuel­to na­da por la avi­dez del sue­lo y el pa­so de los si­glos. Los wao­ra­ni nun­ca han en­te­rra­do así a sus muer­tos y, por tan­to, ella no con­ta­ba con información que le per­mi­tie­ra des­ci­frar el mis­te­rio de la ur­na en­te­rra­da.

A la mu­jer le gus­tó la ur­na; ad­mi­ra­ba sus he­chu­ras. Nin­gu­na ce­ra­mis­ta wao, ac­tual o pa­sa­da, ha te­ni­do la téc­ni­ca su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar una obra si­mi­lar. Qui­zá no han sen­ti­do la ne­ce­si­dad de in­ten­tar­lo. Sin du­da la mu­jer que pre­vi­si­ble­men­te con­fec­cio­nó la ce­rá­mi­ca que ella guar­da­ba aho­ra en su ca­sa co­mo un bo­tín, te­nía un de­sa­rro­llo cul­tu­ral bien di­fe­ren­te. Por eso pre­pa­ró, pa­ra su di­fun­to, un en­tie­rro ce­re­mo­nial ela­bo­ra­do y de­ci­dió con­ser­var so­lo los hue­sos. Pa­ra ello fa­bri­có una ur­na com­ple­ja, be­lla, alu­si­va y sim­bó­li­ca. Po­co que ver con la for­ma ele­men­tal de las se­pul­tu­ras wao­ra­ni. Es de­cir, en es­ta mis­ma sel­va ocu­pa­da aho­ra por es­ta mu­jer y su gru­po, re­si­dió ha­ce X tiem­po otro pue­blo in­dí­ge­na de muy di­fe­ren­te de­sa­rro­llo ce­rá­mi­co y ce­re­mo­nial, por lo tan­to, tam­bién cul­tu­ral o téc­ni­co. Pe­ro ni ella ni los su­yos sa­ben quié­nes fue­ron.

La tum­ba es un nu­do de enig­mas. An­te to­do mues­tra que el sue­lo sel­vá­ti­co es un re­ser­vo­rio de ras­tros y res­tos hu­ma­nos des­co­no­ci­dos pa­ra We­ka, pe­ro tam­bién pa­ra no­so­tros. ¿A quién per­te­ne­ció esa tum­ba? Si la mu­cha­cha no sa­be na­da de sus due­ños, ¿es so­lo por su an­ti­güe­dad? Otro fac­tor sor­pren­den­te es que, si la tum­ba es an­ti­gua, de una ela­bo­ra­ción muy su­pe­rior a la de los wao­ra­ni ac­tua­les, ¿qué nos es­tá su­gi­rien­do so­bre los di­fe­ren­tes desa­rro­llos cul­tu­ra­les en­tre pue­blos ama­zó­ni­cos?

Hay que des­te­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te esa ne­ce­dad de con­si­de­rar la Ama­zo­nía, no ya co­mo ho­gar de los sal­va­jes, pe­ro ni si­quie­ra co­mo la­ti­fun­dio de un mis­mo ti­po de in­dí­ge­nas, ca­si ho­mo­gé­neos y

co­mo in­mo­vi­li­za­dos en el tiem­po. Lo cier­to es que es­ta sel­va del Na­po ha vis­to pa­sar ba­jo sus som­bras ver­des y pro­fun­das a pue­blos con desa­rro­llos téc­ni­cos y cul­tu­ra­les tan de­sigua­les en­tre sí, que no so­lo los di­fe­ren­cia­ba en su tiem­po. Lo más asom­bro­so es que cier­tas con­quis­tas de ayer nun­ca han si­do igua­la­das si­quie­ra por in­dí­ge­nas ama­zó­ni­cos de nues­tros días. A to­do es­to, y a mu­cho más, apun­ta el hallazgo. LES LLA­MA­RON PI­RA­TAS DEL NA­PO Aho­ra, abra­mos una pá­gi­na del li­bro de his­to­ria de es­te río del tiem­po en el Ti­pu­ti­ni. Vea­mos có­mo en­la­za, de la ma­ne­ra más in­sos­pe­cha­da, con es­te hallazgo de la ur­na e, in­clu­so, con los re­cien­tes ata­ques de lan­zas.

Los es­pa­ño­les in­ten­ta­ron co­lo­ni­zar esa re­gión en­tre los ríos Co­ca y Na­po a la que so­lían lla­mar Qui­jos. Fun­da­ron al­gu­nos pue­blos, pe­ro su éxi­to fue fu­gaz. La len­gua kich­wa se iba im­po­nien­do en la zo­na, agru­pan­do pue­blos di­ver­sos. En la mar­gen de­re­cha del Na­po to­da­vía no se da­ba ac­ti­vi­dad en­co­men­de­ra o mi­sio­nal; to­dos eran “in­dios de gue­rra” que so­lían ha­cer­la en pro­cu­ra de las he­rra­mien­tas de me­tal que se usa­ban en el te­rri­to­rio le­ve­men­te co­lo­ni­za­do de los Qui­jos. Los in­dios oma­guas del Co­ca, ale­ján­do­se de la pe­li­gro­sa cer­ca­nía de los blan­cos, vi­vían en­tre el Na­po y el Agua­ri­co, a par­tir de la bo­ca del Ji­bino, en Ca­po­cui, la ac­tual Li­mon­co­cha. Pa­ra me­dia­dos del XVI que­da­ron más que diez­ma­dos, de­vas­ta­dos por las pes­tes. Con to­do, con­ser­va­ban ras­gos de su an­ti­gua hi­dal­guía (las ci­tas si­guien­tes pro­vie­nen de No­ti­cias au­tén­ti­cas del fa­mo­so río Ma­ra­ñón, de Pa­blo Ma­ro­ni): “son es­tos oma­guas, in­dios de al­gu­na po­li­cía, por­que an­dan ves­ti­dos, sus man­tas y ca­mi­se­tas, por las mu­chas y her­mo­sas pin­tu­ras que en ellas pin­tan de pin­cel, las cua­les son de tan­ta du­ra co­mo la mis­ma ro­pa…”

Pá­gi­nas an­te­rio­res. La de­li­ca­de­za de las pie­zas oma­guas es com­pa­ra­ble con re­nom­bra­das cul­tu­ras­co­mo­cho­rre­ra. Arri­ba. Re­pre­sen­ta­ción de un je­fe o cu­ra­ca de la na­cio­na­li­dad zá­pa­ra y dos acom­pa­ñan­tes (da­ta de 1781).

Iz­quier­da. Ur­na fu­ne­ra­ria de 47 cm de es­ta­tu­ra ha­lla­da por We­ka en las ri­be­ras del río Ti­pu­ti­ni; per­te­ne­ce a la cul­tu­ra Ya­su­ní (500a.c.-500 d.c.) Aba­jo. Las tra­ve­sías de los an­ti­guos ex­plo­ra­do­res europeos to­ma­ban me­ses en­te­ros, du­ran­te los cua­les la ayu­da de los in­dí­ge­nas ama­zó­ni­cos era vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.