10 mil años de in­ven­tos en la Ama­zo­nía

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Stép­hen Ros­tain

Es­ta re­gión, cu­bier­ta de nie­bla y mi­tos, es cu­na de mi­le­na­rias cul­tu­ras so­bre las cua­les ape­nas es­ta­mos apren­dien­do. Stép­hen Ros­tain nos cuen­ta có­mo nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes han cues­tio­na­do las vi­sio­nes tra­di­cio­na­les de la sel­va co­mo un es­pa­cio sin cul­tu­ra.

La afir­ma­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal tien­de a real­zar los ca­si qui­nien­tos años de pa­sa­do co­lo­nial y re­pu­bli­cano a cos­ta de la he­ren­cia ame­rin­dia. Más aún, cuan­do se su­bra­ya el com­po­nen­te in­dí­ge­na, se lo li­mi­ta a me­nu­do a la mi­ti­fi­ca­ción de un ges­to he­roi­co, de pre­fe­ren­cia, In­ca. Al ha­cer­lo, se nie­gan más de 10 mil años de una glo­rio­sa his­to­ria ame­rin­dia que asis­tió al des­pun­te de fe­nó­me­nos so­cia­les esen­cia­les, crea­cio­nes ar­tís­ti­cas úni­cas y la in­ven­ción de téc­ni­cas pri­mor­dia­les pa­ra el hom­bre sud­ame­ri­cano, co­mo fue­ron la do­mes­ti­ca­ción de cier­tas plan­tas o el sur­gi­mien­to de la ce­rá­mi­ca. Mu­chas de es­tas pres­ti­gio­sas in­no­va­cio­nes no pro­vie­nen de los An­des ni tam­po­co de la Cos­ta, co­mo se pien­sa to­da­vía con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, sino de las tie­rras tro­pi­ca­les ba­jas de la Ama­zo­nía.

LAS FUEN­TES DE LOS DES­CU­BRI­MIEN­TOS

Du­ran­te lar­go tiem­po se cre­yó que los An­des y la cos­ta del Pa­cí­fi­co fue­ron los cen­tros de in­ven­cio­nes cul­tu­ra­les pa­ra to­da Amé­ri­ca del Sur, atri­bu­yén­do­les la do­mes­ti­ca­ción de plan­tas y ani­ma­les, el des­cu­bri­mien­to de la ce­rá­mi­ca y la me­ta­lur­gia, la crea­ción de un sis­te­ma re­li­gio­so com­ple­jo, la cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca y la es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial, y que de allí es­tos ele­men­tos in­gre­sa­ron uni­di­rec­cio­nal­men­te y se ex­ten­die­ron por la Ama­zo­nía. Es­ta opi­nión, co­no­ci­da co­mo di­fu­sio­nis­mo, es­tu­vo de­fen­di­da en es­pe­cial por la nor­te­ame­ri­ca­na Betty Meg­gers, ini­cia­do­ra de la ar­queo­lo­gía ama­zó­ni­ca, y fue la más acep­ta­da has­ta que a par­tir de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do la evi­den­cia la ha ve­ni­do des­acre­di­tan­do.

Se­gún es­ta vi­sión dua­lis­ta, en don­de los An­des eran si­nó­ni­mo de cul­tu­ra y las tie­rras ba­jas re­pre­sen­ta­ban a la na­tu­ra­le­za, to­da in­no­va­ción ha­lla­ba ne­ce­sa­ria­men­te su ori­gen en la se­rra­nía. A par­tir de la evi­den­cia ar­queo­ló­gi­ca ha­lla­da en la is­la de Ma­ra­jó, en la desem­bo­ca­du­ra del Ama­zo­nas, e in­ter­pre­tán­do­la a la luz de es­te dua­lis­mo, Meg­gers ha­cía ba­jar a las so­cie­da­des com­ple­jas des­de los An­des a la Ama­zo­nía, y ex­pli­ca­ba su gra­dual de­cli­ve has­ta con­ver­tir­se en so­cie­da­des tri­ba­les a cau­sa de la po­bre­za del me­dio na­tu­ral. Aún más, su es­tric­to de­ter­mi­nis­mo eco­ló­gi­co afir­ma­ba que las tie­rras ba­jas es­té­ri­les pro­vo­ca­ron el es­tan­ca­mien­to cul­tu­ral de los ha­bi­tan­tes de la Ama­zo­nía.

Sa­be­mos hoy en día que la reali­dad es mu­cho más ma­ti­za­da y que la Ama­zo­nía, le­jos de ser una tie­rra de de­ge­ne­ra­ción cul­tu­ral, fue, al con­tra­rio, un cen­tro múl­ti­ple de in­ven­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y so­cio­cul­tu­ra­les. Pro­vi­nie­ron en gran par­te de ella in­no­va­cio­nes tan esen­cia­les en la his­to­ria de Su­da­mé­ri­ca co­mo la do­mes­ti­ca­ción de plan­tas y la agri­cul­tu­ra, la ar­qui­tec­tu­ra en tie­rra o pie­dra y la ce­rá­mi­ca e ico­no­gra­fía mi­to­ló­gi­ca.

La agri­cul­tu­ra en la Ama­zo­nía apa­re­ce en­tre 4 mil y 2 mil años atrás. Un maíz re­co­gi­do en

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Crá­neo hu­mano de­co­ra­do en­con­tra­do den­tro de una ur­na fu­ne­ra­ria oma­gua. De­re­cha. La pri­me­ra evi­den­cia de do­mes­ti­ca­ción del maíz en Su­da­mé­ri­ca (3300 a.c) es­tá en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na. Pá­gi­na 9. Mon­tícu­los, co­mo es­tos le­van­ta­dos en Do­mono, cer­ca de Macas, te­nían pro­ba­ble­men­te fun­cio­nes ce­re­mo­nia­les y do­més­ti­cas­pa­ra­la­cul­tu­rau­pano(700a.c.-500d.c.); fue­ron ocu­pa­dos por la cul­tu­ra Hua­pu­la so­la­men­te co­mo vi­vien­da a par­tir de800 d.c.

el la­go Ayau­chi, en Mo­ro­na San­tia­go, dio una fe­cha de 3300 años a.c., ha­cien­do de la sel­va tro­pi­cal el lu­gar de do­mes­ti­ca­ción de es­ta plan­ta pa­ra Amé­ri­ca del Sur. Pa­re­ce­ría que al ini­cio se cul­ti­va­ba el maíz o la yu­ca prin­ci­pal­men­te en cam­pos de que­ma y ro­za (pe­que­ños cam­pos tem­po­ra­les abier­tos en me­dio del bos­que uti­li­zan­do el fue­go). Los pue­blos de gran­je­ros se­den­ta­rios fue­ron, a par­tir de ahí, mul­ti­pli­cán­do­se de ma­ne­ra pro­gre­si­va, dan­do lu­gar al sur­gi­mien­to de so­cie­da­des más com­ple­jas. Si bien a me­nu­do se afir­ma que la agri­cul­tu­ra iti­ne­ran­te de que­ma-y-ro­za fue la más co­mún an­tes de la con­quis­ta, no exis­te nin­gu­na prue­ba de ello. Al con­tra­rio, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res no con­cuer­dan con es­ta hi­pó­te­sis. En reali­dad, es­ta téc­ni­ca, de uso ex­ten­di­do en la ac­tua­li­dad, po­dría te­ner un ori­gen re­cien­te a raíz de la caí­da de­mo­grá­fi­ca y la in­tro­duc­ción del ha­cha me­tá­li­ca que tra­jo la con­quis­ta.

En la Ama­zo­nía se en­cuen­tran tam­bién si­tios muy an­ti­guos con mo­nu­men­ta­li­dad de pie­dra. Tal es el ca­so del impresionante si­tio de San­ta Ana-la Flo­ri­da, ubi­ca­do en el ex­tre­mo sur de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na (ver si­guien­te ar­tícu­lo), en don­de el ar­queó­lo­go Fran­cis­co Val­dez reali­zó ex­ca­va­cio­nes ob­te­nien­do co­mo fe­chas en­tre 3 mil y 2 mil a.c. Es­te si­tio es­tá com­pues­to por es­truc­tu­ras de pie­dra re­don­das u ova­la­das. La cons­truc­ción prin­ci­pal for­ma una es­pi­ral que ter­mi­na en un gran fo­gón cen­tral, lo que con­du­ce a pen­sar en la exis­ten­cia de ac­ti­vi­da­des ce­re­mo­nia­les en el lu­gar. Se ha­lla­ron igual­men­te ar­te­fac­tos ex­cep­cio­na­les y muy ela­bo­ra­dos co­mo amu­le­tos de pie­dra, per­las de tur­que­sa, va­si­jas con es­tri­bo y cuen­cos de pie­dra es­cul­pi­dos. Se com­pro­bó el uso del ca­cao, de­mos­trán­do­se así que es­ta plan­ta era cul­ti­va­da en la Ama­zo­nía an­tes que en Mé­xi­co y Gua­te­ma­la.

Des­de ha­ce vein­te años, la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­queó­lo­gos ha ido cam­bian­do de ma­ne­ra ra­di­cal la opi­nión ge­ne­ral so­bre los pue­blos pre­co­lom­bi­nos y ha sa­ca­do a la luz la exis­ten­cia de co­mu­ni­da­des com­ple­jas y gran­des asen­ta­mien­tos en va­rios lu­ga­res de la Ama­zo­nía. Por ejem­plo, en el al­to Xin­gú, en Brasil, el ar­queó­lo­go Mi­chael Hec­ken­ber­ger ex­ca­vó Kuhi­ku­gu, si­tio re­si­den­cial que se ex­tien­de a lo lar­go de cin­cuen­ta hec­tá­reas, con an­chas ru­tas de dis­po­si­ción ra­dial que co­nec­tan pue­blos sa­té­li­tes. Es­te ti­po de in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que la vi­da en pe­que­ños pue­blos se­mi­se­den­ta­rios no era la úni­ca nor­ma en la épo­ca pre­co­lom­bi­na, sino que exis­tían igual­men­te gran­des asen­ta­mien­tos, tal

Arri­ba. Frag­men­tos de va­rias pie­zas de la cul­tu­ra oma­gua, co­lec­ción CICAME. De­re­cha. Cue­llo de una pe­que­ña olla en­con­tra­da en las ex­ca­va­cio­nes de Mo­ra­via, Pas­ta­za.

co­mo lo se­ña­la­ron los pri­me­ros ex­plo­ra­do­res; ellos vie­ron aglo­me­ra­cio­nes muy po­bla­das que se ex­ten­dían por cer­ca de sie­te ki­ló­me­tros a lo lar­go del Ama­zo­nas. Tes­ti­mo­nios de es­te ti­po de im­plan­ta­ción fue­ron ne­ga­dos du­ran­te mu­cho tiem­po, mas hoy la ar­queo­lo­gía, a tra­vés de es­tu­dios co­mo los de Eduar­do Ne­ves en el me­dio Ama­zo­nas, los ava­la.

Cier­tos pue­blos pre­co­lom­bi­nos ya edi­fi­ca­ron no­ta­bles es­truc­tu­ras de tie­rra. En­tre las obras más an­ti­guas co­no­ci­das es­tán aque­llas de la al­ta Ama­zo­nía ecua­to­ria­na, al pie de los An­des. Ha­ce más de dos mi­le­nios, al­gu­nos gru­pos hu­ma­nos co­men­za­ron a cons­truir mon­tícu­los de tie­rra a lo lar­go del ba­rran­co que do­mi­na el río Upano. Se tra­ta de do­ce­nas de com­ple­jos cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca ex­cep­cio­nal es su or­ga­ni­za­ción si­guien­do un mo­de­lo es­pa­cial re­cu­rren­te. El mo­de­lo de dis­tri­bu­ción es una pla­za cen­tral ce­rra­da por mon­tícu­los. Es­ta ex­ten­sión y can­ti­dad de mon­tícu­los co­rres­pon­de sin du­da a una gran de­mo­gra­fía y a un de­sa­rro­llo so­cio­po­lí­ti­co re­le­van­te.

Otro des­cu­bri­mien­to ama­zó­ni­co es el de la ce­rá­mi­ca, la mis­ma que no fue di­fun­di­da, co­mo se creía, des­de los An­des, sino que fue in­ven­ta­da lo­cal­men­te. Más aún, apa­re­ce en el me­dio Ama­zo­nas ha­ce más de 7 mil años, es de­cir 1 500 años an­tes de Val­di­via en la cos­ta ecua­to­ria­na del Pa­cí­fi­co, con­si­de­ra­da has­ta ha­ce no mu­cho co­mo su cu­na su­da­me­ri­ca­na. Gra­cias a la ce­rá­mi­ca se desa­rro­lla­ron en la Ama­zo­nía mu­chos mo­ti­vos y sím­bo­los que se “ex­por­ta­ron” a los An­des, co­mo son la ico­no­gra­fía del ja­guar que se en­cuen­tra en el ar­te de la cul­tu­ra an­di­na de Cha­vín en el Pe­rú (1000-200 a.c.) y que tie­ne su ori­gen en las tie­rras ba­jas ama­zó­ni­cas (se ob­ser­van mu­chos ele­men­tos fun­da­do­res de es­ta cul­tu­ra en el si­tio de San­ta Ana-la Flo­ri­da, men­cio­na­do arri­ba).

De la mis­ma ma­ne­ra, el an­tro­pó­lo­go Di­mi­tri Ka­ra­di­mas ha de­mos­tra­do el ori­gen ama­zó­ni­co de va­rios te­mas de­co­ra­ti­vos y mi­tos aso­cia­dos del ar­te pre­co­lom­bino de los An­des. A mo­do de ejem­plo, es­te au­tor in­ter­pre­ta el di­bu­jo de cua­tro mo­nos exis­ten­tes en los cuen­cos de ce­rá­mi­ca y los or­na­men­tos cor­po­ra­les de oro de las cul­tu­ras de Na­ri­ño (An­des co­lom­bia­nos, 700-1500 d.c.) y del Car­chi (An­des ecua­to­ria­nos, 500 a.c.1500 d.c.) co­mo una re­pre­sen­ta­ción sim­bó­li­ca de una cons­te­la­ción. Ge­ne­ral­men­te, los mo­nos es­tán repartidos si­mé­tri­ca­men­te en tra­pe­cio al­re­de­dor de uno o más per­so­na­jes cen­tra­les. Es­ta dis­po­si­ción es si­mi­lar a la que mues­tra la cons­te­la­ción de Orión en el Ecua­dor ce­les­te. De igual for­ma, la fi­gu­ra­ción con mo­nos del cie­lo noc­turno ecua­to­rial co­rres­pon­de a un mi­to cla­ve de los in­dí­ge­nas mi­ra­ñas de la Ama­zo­nía co­lom­bia­na y que tam­bién se re­fie­re a la cons­te­la­ción de Orión. La in­ter­pre­ta­ción etno ar­queo-as­tro­nó­mi­ca de di­bu­jos de los An­des a par­tir de mi­tos ama­zó­ni­cos abre pers­pec­ti­vas to­tal­men­te nue­vas pa­ra la com­pren­sión del mun­do pre­co­lom­bino y el ori­gen ama­zó­ni­co de va­rios ras­gos cul­tu­ra­les.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DE LA FUEN­TE

¿Qué co­no­ce­mos so­bre es­te gi­gan­te ve­ge­tal que mi­de en­tre seis y ocho mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos? ¿Có­mo fue des­cu­bier­to el Ama­zo­nas por los europeos? En pri­mer lu­gar, ¿qué es el río Ama­zo­nas?

La gran “ser­pien­te Ar­coí­ris” de los mi­tos ame­rin­dios tie­ne su ori­gen en los An­des, lue­go es­cin­de la lla­nu­ra ha­cia el es­te por cer­ca de 6 400 ki­ló­me­tros, pa­ra desem­bo­car fi­nal­men­te en el Atlán­ti­co. Un río cu­yos cin­co nom­bres

ape­nas al­can­zan a de­sig­nar­lo: Apu­rí­mac, Uca­ya­li, Ma­ra­ñón, So­li­mões, ama­zo­nas. a2 500 ki­ló­me­tros de su desem­bo­ca­du­ra, el Ama­zo­nas al­can­za so­la­men­te 65 me­tros de al­ti­tud. El Ama­zo­nas es un río des­me­su­ra­do que en San­ta­rém mi­de cer­ca de cien ki­ló­me­tros de an­cho, vol­vién­do­se im­po­si­ble ver des­de una ori­lla la ori­lla opues­ta. En la épo­ca pre­co­lom­bi­na era muy di­fí­cil atra­ve­sar­lo; se lo veía co­mo un in­fran­quea­ble mar, lo que ex­pli­ca­ría por qué los ha­bi­tan­tes de la ori­lla de­re­cha ca­si no te­nían con­tac­to con aque­llos de la iz­quier­da.

El Ama­zo­nas es el úni­co río en el mun­do que los europeos des­cu­brie­ron des­de su ori­gen has­ta su desem­bo­ca­du­ra en una so­la ex­pe­di­ción. En efec­to, Gaspar de Car­va­jal lo ex­plo­ró des­de Qui­to. En 1541, Gon­za­lo Pi­za­rro y su tro­pa par­tie­ron de es­ta ciu­dad ha­cia la Ama­zo­nía en bus­ca de oro y del “País de la Ca­ne­la”. La ex­pe­di­ción des­cen­dió has­ta el Na­po. Des­de allí un gru­po de unos cin­cuen­ta hom­bres, en­tre los cua­les se en­con­tra­ba el cro­nis­ta Gaspar de Car­va­jal, y ba­jo el man­do de Fran­cis­co de Ore­lla­na, con­ti­nua­ría por el Ama­zo­nas has­ta el Atlán­ti­co.

UNA HIS­TO­RIA SA­CA­DA A LA LUZ

Lue­go del éx­ta­sis que pro­du­jo en los pri­me­ros con­quis­ta­do­res el en­cuen­tro con el im­pe­rio in­ca, se ini­ció un lar­go pe­río­do de ol­vi­do du­ran­te el cual no se pres­tó nin­gún in­te­rés al mun­do ame­rin­dio, ya fue­se pa­sa­do o pre­sen­te. La Ama­zo­nía, to­da­vía po­co vi­si­ta­da, fue de­ja­da

aún fo­tos:más de la­do; Ni­co­lás­sus ha­bi­tan­tes King­man per­ma­ne­cie­ron des­co­no­ci­dos por com­ple­to.

So­lo dos­cien­tos años más ade­lan­te, a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, el país vuel­ve su mi­ra­da a su his­to­ria in­dí­ge­na. El pri­mer le­van­ta­mien­to que po­dría­mos lla­mar ar­queo­ló­gi­co fue, de he­cho, rea­li­za­do en 1737 en el si­tio de In­ga­pir­ca, en la cer­ca­nías de Azo­gues, por Char­les-ma­rie de la Con­da­mi­ne. Re­cién en los pri­me­ros de­ce­nios del si­glo XX se lle­va­ron a ca­bo au­tén­ti­cas in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en Ecua­dor. Evi­den­te­men­te, los An­des fue­ron prio­ri­ta­rios en el es­tu­dio, se­gui­dos por el li­to­ral. La Ama­zo­nía que­da­ría, co­mo en tan­tos otros te­mas, re­le­ga­da. Los es­tu­dios de es­te in­men­so te­rri­to­rio no arran­ca­ron sino ha­ce me­nos de cua­ren­ta años. Se ini­cia­ron pros­pec­cio­nes por par­te de in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos y, lue­go, ex­ca­va­cio­nes por par­te de ecua­to­ria­nos y fran­ce­ses.

La in­ves­ti­ga­ción ar­queo­ló­gi­ca de es­tos úl­ti­mos años ha cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal la vi­sión so­bre el po­bla­mien­to de Amé­ri­ca del Sur, al pun­to de in­ver­tir las di­rec­cio­nes de di­fu­sión cul­tu­ral. Hoy en día, la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res ha cam­bia­do su eva­lua­ción del pa­sa­do ama­zó­ni­co. Así, mu­chos des­cu­bri­mien­tos y ac­ti­vi­da­des cru­cia­les que se atri­buían an­te­rior­men­te a los An­des –la agri­cul­tu­ra, la ce­rá­mi­ca, la far­ma­co­pea, la ico­no­gra­fía, en­tre otros– aho­ra sa­be­mos que se ori­gi­na­ron en la Ama­zo­nía. Es­ta vas­ta re­gión cum­ple hoy un pa­pel cen­tral en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, en la bús­que­da de re­cur­sos vi­ta­les y en el es­tu­dio del fu­tu­ro y el pa­sa­do de la hu­ma­ni­dad. Los des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na se re­ve­la­ron ex­tra­or­di­na­rios, aun­que con­ti­núan sien­do po­co di­fun­di­dos y des­co­no­ci­dos. Es tiem­po ya de re­me­diar es­te va­cío

Arri­ba. Ca­be­za de boa des­pren­di­da de una pie­za oma­gua, co­lec­ción CICAME. La boa, que tam­bién re­pre­sen­ta a los gran­des ríos, es un mo­ti­vo re­cu­rren­te en la mi­to­lo­gía ama­zó­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.