Li­mon­co­cha

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Pao­la Mos­co­so es bió­lo­ga y con­ser­va­cio­nis­ta. In­te­gra el equi­po del pro­yec­to Was­hu, que tra­ba­ja en con­ser­va­ción e in­ves­ti­ga­ción del Cho­có ecua­to­riano; es co­la­bo­ra­do­ra del archivo fo­to­grá­fi­co Bio­grap­hi­ca. pao­la.mos­co­so.rosero@gmail.com

La más pe­que­ña de las áreas pro­te­gi­das ama­zó­ni­cas es tam­bién la de más fá­cil ac­ce­so. Pao­la Mos­co­so la vi­si­ta y re­se­ña su his­to­ria y ri­que­zas na­tu­ra­les, así co­mo las va­rias ame­na­zas que se cier­nen so­bre ella.

Vein­ti­sie­te, vein­tio­cho, vein­ti­nue­ve… voy con­tan­do ca­da uno de los pa­sos que de­jo mar­ca­dos so­bre la su­til mix­tu­ra de tie­rra ne­gra y agua. De pron­to, el sue­lo se aflo­ja y em­pie­zo a sen­tir que ca­mino so­bre agua, y que el agua se es­cu­rre des­de el bor­de de mis bo­tas de cau­cho, has­ta inun­dar mis pies. Es­toy en­te­rra­da has­ta las ro­di­llas en me­dio de un lo­da­zal. De mi fren­te ema­nan go­ti­tas de su­dor y una ex­tra­ña sen­sa­ción de “in­mer­sión bos­co­sa” in­va­de mi cuer­po. Mi­ro a mi al­re­de­dor. Ya no dis­tin­go del to­do los co­lo­res, ape­nas to­na­li­da­des de ver­de que os­cu­re­cen po­co a po­co, en un pai­sa­je acom­pa­ña­do por to­da la es­ca­la mu­si­cal de quién sa­be cuán­tos ani­ma­les can­to­res, tes­ti­gos de un mo­men­tá­neo ex­tra­vío en el bos­que de los al­re­de­do­res de la la­gu­na de Li­mon­co­cha. Atrás mío vie­ne un com­pa­ñe­ro. Pe­se a su ta­lla, la sel­va tam­bién ha lo­gra­do de­te­ner su pa­so, y pa­re­ce­ría que tam­bién su sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Me mi­ra con ojos alar­ma­dos. Apa­ren­to se­re­ni­dad y con­ti­nua­mos en bús­que­da del ca­mino per­di­do de re­gre­so. Aquel cor­to re­co­rri­do, con ma­che­te en mano, que de­ci­di­mos ha­cer al final de nues­tro via­je, se con­ver­ti­ría en mo­men­to per­du­ra­ble que mar­ca­ría nues­tras vi­das.

Lle­ga­mos a la es­ta­ción cien­tí­fi­ca ama­zó­ni­ca Li­mon­co­cha (ECAL) en un bri­llan­te día de oc­tu­bre, tras des­cen­der des­de Qui­to con­tem­plan­do un pai­sa­je con­mo­ve­dor: ár­bo­les muy vie­jos y gran­des –de más de trein­ta me­tros– ves­ti­dos de lia­nas, ca­nas­tas de ni­dos de oro­pén­do­las, mus­gos y flo­res epi­fi­tas bor­dean­do las am­plias ca­rre­te­ras cons­trui­das por la in­dus­tria pe­tro­le­ra pa­ra ac­ce­der a sus zo­nas de in­te­rés. En la ECAL nos ins­ta­la­ría­mos un

gru­po de cien­tí­fi­cos por va­rios días pa­ra es­tu­diar téc­ni­cas de mo­ni­to­reo e in­ves­ti­ga­ción de la bio­di­ver­si­dad que lue­go apli­ca­ría­mos en el cam­po. La ECAL se en­cuen­tra den­tro de la re­ser­va bio­ló­gi­ca Li­mon­co­cha, ubi­ca­da al la­do no­ro­rien­tal de nues­tra Ama­zo­nía, en la re­gión su­roc­ci­den­tal de la pro­vin­cia de Su­cum­bíos. Es­ta re­ser­va de 4 613 hec­tá­reas com­pren­de la la­gu­na de Li­mon­co­cha, la la­gu­na Ne­gra o Ya­na­co­cha y un sis­te­ma hi­dro­ló­gi­co in­ter­co­nec­ta­do que in­te­gra los ríos Ca­pu­cuy, Ita­ya, Ji­vino e In­di­lla­na. Las la­gu­nas y hu­me­da­les del área son aho­ra “un bra­zo muer­to” del río Na­po. Ha­ce cien­tos de años, el Na­po fluía a tra­vés de la ac­tual Li­mon­co­cha pe­ro de­bi­do a la di­ná­mi­ca na­tu­ral de los ríos ama­zó­ni­cos, su cur­so cam­bió por inun­da­cio­nes y acu­mu­la­ción de se­di­men­tos, y las la­gu­nas que­da­ron co­mo un re­ma­nen­te ais­la­do del ac­tual río.

En la es­ta­ción nos re­ci­bió don Fredy Grefa Andi, guía na­ti­vo kich­wa, quien nos con­du­jo al bos­que y a la la­gu­na en su sú­per ca­noa “Ama­run Ñan” o “Ca­mino de la Ana­con­da”. Es­ta úl­ti- ma pa­la­bra que­dó re­so­nan­do en mi ca­be­za, re­cor­dán­do­me que no te­nía la me­nor idea de a dón­de me di­ri­gía cuan­do to­mé en Qui­to el bus que me con­du­ci­ría a Li­mon­co­cha. ¡Pen­sar que es­tos “te­rri­bles” ani­ma­les “ins­pi­ra­ron” ho­rri­pi­lan­tes his­to­rias al pro­lí­fi­co ci­ne holly­woo­den­se! ¿Y si nos to­ca vi­vir una de ellas?

Ya aco­mo­da­dos, nos reuni­mos to­dos en una sa­la de la es­ta­ción pa­ra re­ci­bir in­di­ca­cio­nes e información so­bre Li­mon­co­cha. Aquel lu­gar inexis­ten­te pa­ra mí días atrás, se con­ver­ti­ría des­de ese día en un si­tio es­pe­cial, sin du­da. Es­ta zo­na co­rres­pon­de al bos­que hú­me­do tro­pi­cal, ca­rac­te­ri­za­do por al­can­zar has­ta 80% de hu­me­dad am­bien­tal y tem­pe­ra­tu­ras que su­pe­ran los trein­ta gra­dos cen­tí­gra­dos. A es­tas con­di­cio­nes se han adap­ta­do va­rios or­ga­nis­mos tras mi­le­nios de asom­bro­sa evo­lu­ción. Así, por ejem­plo, unas ho­jas del do­sel (te­cho del bos­que) desa­rro­lla­ron cu­tí­cu­las par­ti­cu­lar­men­te grue­sas, ca­pa­ces de guar­dar agua pa­ra evi­tar la deseca­ción, otras desa­rro­lla­ron es­truc­tu­ras en for­ma de ve­llos con

el mis­mo fin y otras más for­ma­ron aso­cia­cio­nes con mus­gos y otras plan­tas epi­fi­tas que tam­bién ayu­dan a re­te­ner la hu­me­dad.

En la re­ser­va, lo­ca­li­za­da a 220 me­tros de al­ti­tud, exis­ten va­rios eco­sis­te­mas, co­mo pan­ta­nos per­ma­nen­tes, bos­que de tie­rras inun­da­das, bos­que de tie­rra fir­me y há­bi­tats acuá­ti­cos. A su vez, ca­da eco­sis­te­ma al­ber­ga un de­ter­mi­na­do gru­po de or­ga­nis­mos adap­ta­dos a vi­vir ba­jo con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas. Co­mo to­da lo­ca­li­dad ama­zó­ni­ca, la bio­di­ver­si­dad im­pre­sio­na: ca­si qui­nien­tas es­pe­cies de aves, más de cin­cuen­ta ma­mí­fe­ros, 11% de los an­fi­bios del país, 15% de los pe­ces de la Ama­zo­nía. No por na­da, la re­ser­va fue de­no­mi­na­da en 1998 co­mo hu­me­dal Ram­sar, otor­gán­do­le una im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal adi­cio­nal que su­bra­ya la re­le­van­cia de su con­ser­va­ción. Es­ta área es ade­más un re­fu­gio na­tu­ral de ma­mí­fe­ros gran­des en una re­gión, el no­ro­rien­te del país, ca­da vez más de­vas­ta­da. No es ra­ro en­con­trar en uno de los sen­de­ros su­roc­ci­den­ta­les de la la­gu­na, don­de aún se ha con­ser­va­do el bos­que en buen es­ta­do, au­lla­do­res co­lo­ra­dos ( Alouat­ta se­ni­cu­lus) ju­gan­do en­tre los ár­bo­les, mien­tras nu­trias gi­gan­tes ( Pte­ro­nu­ra bra­si­lien­sis) y ca­pi­ba­ras ( Hy­dro­chae­ris hy­dro­chae­ris) re­to­zan plá­ci­da­men­te en sus re­fu­gios cer­ca a la la­gu­na. Al mis­mo tiem­po, un silencioso ja­guar ( Pant­he­ra on­ca) ace­cha a un par de des­pis­ta­dos ve­na­dos ( Ma­za­ma ame­ri­ca­na).

Con el bai­le de lu­ces in­ter­mi­ten­tes anun­cian­do la no­che tras el per­fil de un cei­bo an­ti­guo, nos di­ri­gi­mos a la la­gu­na Li­mon­co­cha o Ca­pu­cuy. Se­gún cuen­tan en la co­mu­ni­dad, la la­gu­na fue nom­bra­da así por los an­ti­guos oma­gua en ho­nor a una es­pe­cie de pla­ta­ni­llo ( He­li­co­nia ros­tra­ta) de fre­cuen­te pre­sen­cia en las ori­llas. El ori­gen del nom­bre Li­mon­co­cha na­ció de una anéc­do­ta de per­so­nas que lle­ga­ron a ella pos­te­rior­men­te y en­con­tra­ron una plan­ta de li­món en su ori­lla, se­gún se di­ce co­mo ras­tro de asen­ta­mien­tos pre­vios de al­gu­nos “ma­gos” an­ti­guos in­tere­sa­dos por el si­tio.

Nos subimos en la lan­cha de don Fredy ba­ña­dos por la luz te­nue de lu­na cre­cien­te. Mi co­ra­zón se ace­le­ra de emo­ción. Va­mos des­pa­cio por la la­gu­na mien­tras alum­bra­mos sus rin­co­nes has­ta de­te­ner­nos an­te un re­fle­jo ro­jo. Don Fredy pa­re­ce co­no­cer la ma­ne­ra exac­ta de atraer los cai­ma­nes a la lan­cha. Pri­me­ro les lla­ma imi­tan­do su so­ni­do y lue­go los “hip­no­ti­za” pa­ra que per­ma­nez­can in­mó­vi­les pro­nun­cian­do las pa­la­bras má­gi­cas “cas­pi, cas­pi, cas­pi”, que en kich­wa ven­dría a ser “bal­sa, bal­sa, bal­sa”. Así em­pe­zá­ba­mos a sen­tir la in­ten­si­dad y ma­gia que des­ple­ga­ba el bos­que de Li­mon­co­cha.

Es­ta la­gu­na de aguas ver­des es atrac­ti­va en mu­chos as­pec­tos. Su gran ta­ma­ño, cer­ca de 3 mil me­tros cua­dra­dos de es­pe­jo de agua, pro­fun­di­da­des de has­ta tres me­tros y su for­ma irre­gu­lar, ro­dea­da de un pro­fu­so bos­que don­de al­ter­nan ár­bo­les, lia­nas, en­re­da­de­ras, ar­bus­tos, pal­me­ras, ve­ge­ta­ción acuá­ti­ca –co­mo le­chu­gui­nes– y otros ti­pos de ve­ge­ta­ción emer­gen­te. De día se di­bu­jan si­lue­tas de gar­zas, pa­tos, hoat­zi­nes, mar­ti­nes pes­ca­do­res, tu­ca­nes, ca­ci­ques, so­li­ta­rios, ga­rra­pa­te­ros y otras es­pe­cies que re­vo­lo­tean por la la­gu­na o cer­ca a ella. En tron­cos que emer­gen del agua apa­re­ce uno que otro ca­pa­ra­zón de cha­ra­pa pe­que­ña ( Po­doc­ne­mis uni­fi­lis) o, con más suer­te, de la cha­ra­pa gran­de ( Po­doc­ne­mis ex­pan­sa), muy ame­na­za­das por la ex­ce­si­va re­co­lec­ción de sus hue­vos. En la no­che, en cam­bio, van agu­di­zán­do­se los sen­ti­dos no vi­sua­les a me­di­da que em­pie­zan los so­ni­dos y olo­res de ra­nas, mur­cié­la­gos, búhos y otros ani­ma­les

de la os­cu­ri­dad. Apa­re­cen tam­bién in­sec­tos fluo­res­cen­tes que ilu­mi­nan por mi­cro­se­gun­dos. Nos co­men­tan que es co­mún ver cai­ma­nes ne­gros ( Me­la­no­su­chus ni­ger) –pro­ba­ble­men­te exis­ten unos cua­tro­cien­tos in­di­vi­duos, tal­vez la po­bla­ción más gran­de del país– y cai­ma­nes blan­cos ( Cai­man cro­co­di­lus) me­ro­dean­do por las aguas de la la­gu­na.

Bas­ta­ron po­cos días pa­ra co­no­cer más a pro­fun­di­dad la ma­jes­tuo­si­dad del área y pa­ra en­ca­ri­ñar­me in­clu­so con las anacon­das y boas que ni se in­mu­ta­ron con nues­tra pre­sen­cia; com­pren­dí, ade­más, que aquel pai­sa­je de “cuen­to de ha­das” te­nía mu­chas his­to­rias atra­ve­sa­das. La que al­gu­na vez fue­ra una la­gu­na y área de sel­va fre­cuen­ta­da úni­ca­men­te por in­dí­ge­nas pes­ca­do­res y ca­za­do­res (ver ETI 13) pa­só en los años cin­cuen­ta a ser ha­bi­ta­da por mi­sio­ne­ros evangélicos nor­te­ame­ri­ca­nos. Diez años des­pués lle­ga­ron los kich­wa que le­van­ta­ron la co­mu­ni­dad Li­mon­co­cha a qui­nien­tos me­tros de la la­gu­na. Lue­go, en 1985, in­ter­vino el es­ta­do nom­brán­do­la área pro­te­gi­da. Pa­ra en­ton­ces, al­gu­nos cien­tí­fi­cos ha­bían desa­rro­lla­do sus es­tu­dios de la avi­fau­na de Li­mon­co­cha, con­vir­tién­do­la en el pri­mer si­tio de es­tu­dio de las aves ama­zó­ni­cas del país. Pos­te­rior­men­te, se de­sig­nó el blo­que pe­tro­le­ro 15, área con­ce­sio­na­da y ope­ra­da en ese en­ton­ces por la em­pre­sa Oc­ci­den­tal y que aho­ra per­te­ne­ce a Pe­troe­cua­dor. Fi­nal­men­te, lle­gó la uni­ver­si­dad in­ter­na­cio­nal SEK, que le­van­tó una es­ta­ción cien­tí­fi­ca pa­ra es­tu­diar los im­pac­tos cau­sa­dos por las ac­ti­vi­da­des pe­tro­le­ras en el área. To­da es­ta fa­nes­ca de ac­to­res tra­jo sus im­pli­ca­cio­nes. Por un la­do, el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal en la zo­na y una de­man­da ca­da vez ma­yor de re­cur­sos, con una in­ci­den­cia di­rec­ta en el bos­que. Del otro, apa­re­ce la in­dus­tria pe­tro­le­ra con sus im­pac­tos (tan­to pa­ra los pue­blos co­mo pa­ra el bos­que) que, tras ca­si cin­cuen­ta años de ex­trac­ción en la Ama­zo­nía, de­be­rían ser de co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Bas­ta con vol­ver unos me­ses atrás –a ju­nio de 2013–, acer­car­nos a la mis­ma área de de­rra­me en Li­mon­co­cha y Pa­ña­co­cha, y mi­rar el agua ne­gra y acei­to­sa. ¡Tó­xi­ca pa­ra cual­quier for­ma de vi­da! Bas­ta con in­ten­tar to­mar el agua, co­mer un pez o co­se­char una plan­ta –in­clu­so lue­go de va­rios años– pa­ra sa­ber lo que es­tá ocu­rrien­do.

Es­ta his­to­ria sim­pli­fi­ca un po­co las in­nu­me­ra­bles his­to­rias que se re­pi­ten en el Ecua­dor. Sa­be­mos que es un área pri­vi­le­gia­da, los tí­tu­los y nom­bra­mien­tos de pro­tec­ción lo se­ña­lan. Sa­be­mos que día a día es­tá sien­do afec­ta­da; los es­tu­dios cien­tí­fi­cos lo ra­ti­fi­can. To­do es­to es un in­di­ca­dor de que al­go no es­tá fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te. No en­con­tra­mos aún una re­ce­ta pa­ra lo­grar un equi­li­brio ser hu­mano-na­tu­ra­le­za. Más bien no la que­re­mos ver. Qui­zá no nos con­ven­ga, tal vez es­ta­mos es­pe­ran­do que to­do se trans­for­me en un de­sier­to y nos ha­ga fal­ta agua y co­mi­da pa­ra so­bre­vi­vir. El ca­mino es­tá en nues­tras ma­nos, so­mos los cons­truc­to­res de nues­tro pro­pio fu­tu­ro y po­de­mos ele­gir por dón­de que­re­mos se­guir.

Así, lle­gó el final de nues­tra es­tan­cia de ocho in­ten­sos días. Le pro­pon­go a uno de mis com­pa­ñe­ros ir a dar un pa­seo de des­pe­di­da por uno de los sen­de­ros que ro­dean a la la­gu­na de Li­mon­co­cha. Pa­ra ese en­ton­ces creía­mos ser unos “ex­per­tos” co­no­ce­do­res del área. Al vol­ver, na­die su­po de nues­tro ex­tra­vío, a pe­sar del lo­do que cu­bría nues­tras pier­nas

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Múl­ti­ples es­tra­tos y mi­cro­há­bi­tats ca­rac­te­ri­zan al bos­que tro­pi­cal ama­zó­ni­co. Arri­ba. Una gar­ci­lla es­tria­da ( Bu­to­ri­des stria­ta) so­bre plan­tas acuá­ti­cas del gé­ne­ro Mon­tri­char­dia. De­re­cha. Cien­tos de ma­ri­po­sas se con­gre­gan en las ori­llas de la la­gu­na de Li­mon­co­cha pa­ra la­mer las sa­les mi­ne­ra­les del ba­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.