Su­ma­co Na­po-ga­le­ras

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Mar­tín Bus­ta­man­te

El Su­ma­co se le­van­ta so­bre la lla­nu­ra ama­zó­ni­ca, pe­ro po­cas ve­ces se de­ja ver. La na­rra­ción de Mar­tín Bus­ta­man­te nos de­ve­la los se­cre­tos de es­te tí­mi­do vol­cán y de la cor­di­lle­ra de Ga­le­ras, que tam­bién for­ma par­te de es­te par­que na­cio­nal.

Asu­mo con re­sig­na­ción que el vol­cán Su­ma­co es uno de esos lu­ga­res que se vi­si­tan una vez en la vi­da. Al mis­mo tiem­po, agra­dez­co por el ba­ga­je de re­cuer­dos de esa úni­ca vi­si­ta y por los nue­vos sen­ti­dos que es­tos co­bran con el pa­so del tiem­po. Lo co­no­cí ha­ce más de sie­te años, du­ran­te una ex­pe­di­ción que bus­ca­ba di­vul­gar la im­por­tan­cia de las ca­si un mi­llón de hec­tá­reas de la re­ser­va de bios­fe­ra Su­ma­co pa­ra la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad y el de­sa­rro­llo de mo­dos de vi­da sus­ten­ta­bles en un pai­sa­je do­mi­na­do por la chonta, la gua­yu­sa y la yu­ca.

El as­cen­so al vol­cán em­pe­zó en Pac­to Su­ma­co, un pue­blo re­cien­te for­ma­do por los des­pla­za­dos de El Re­ven­ta­dor, unos po­cos ki­ló­me­tros más al nor­te, en el te­rre­mo­to de mar­zo de 1987. Por mo­ti­vos que so­lo ellos com­pren­den, a es­ta gen­te le gus­ta vi­vir al pie de los vol­ca­nes. Eran ini­cios de 2006, y el re­fu­gio des­de el que tre­par al vol­cán aca­ba­ba de cons­truir­se co­mo par­te de un pro­yec­to de tu­ris­mo co­mu­ni­ta­rio fi­nan­cia­do por el mi­nis­te­rio del Am­bien­te. El sen­de­ro es­ta­ba fres­co, abier­to ha­ce muy po­co; la ma­de­ra de las ca­ba­ñas olía a re­cién ase­rra­da y el mus­go aún no cu­bría la pin­tu­ra ver­de de los te­chos de zinc.

La cró­ni­ca de la ex­pe­di­ción cuen­ta que la ca­mi­na­ta des­de Pac­to Su­ma­co has­ta los 1 700 me­tros del pri­mer re­fu­gio de­mo­ró tres ho­ras (ver ETI 41). A mí me to­mó más del do­ble por­que lle­va­ba en­ci­ma una mo­chi­la inopor­tu­na­men­te pe­sa­da y una cá­ma­ra de fo­tos que me obli­ga­ba a de­te­ner­me tan a me­nu­do que Ger­má­ni­co Ruiz, lí­der de la ex­pe­di­ción, de­bió lle­var­me de un bra­zo has­ta El Mi­ra­dor, co­mo se co­no­ce al pri­mer cam­pa­men­to. Des­de aquí con­tem­pla­mos ale­la­dos la len­ta des­apa­ri­ción de la luz por de­trás de la ma­jes­tad vol­cá­ni­ca de los An­des.

El se­gun­do día ca­mi­na­mos ha­cia el re­fu­gio de la la­gu­na de Gua­gua Su­ma­co a unos 2 400 me­tros de al­ti­tud y otra vez de­mo­ré el do­ble del tiem­po pre­vis­to. El pe­que­ño es­pe­jo de agua se per­día en­tre la ne­bli­na. En la no­che, de­ba­jo de las nu­bes, se veía el res­plan­dor de Te­na y Ar­chi­do­na. Ama­ne­ció y llo­vía, no pu­di­mos mo­ver­nos del re­fu­gio y desecha­mos la idea de lle­gar al ter­cer tam­bo a 2 700 me­tros. La cum­bre del vol­cán tam­bién que­dó pa­ra una pos­te­ri­dad im­pro­ba­ble.

50

De­re­cha. El Su­ma­co des­de el no­roc­ci­den­te: de los con­tra­fuer­tes del Pan de Azú­car ba­ja un tri­bu­ta­rio del Qui­jos; atrás del Su­ma­co, a la de­re­cha, se di­vi­sa ape­nas la cor­di­lle­ra de Ga­le­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.