Cla­si­fi­ca­ción

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Juan Ma­nuel Ba­rrei­ro

De­trás de ca­da es­pe­cie hay una his­to­ria de in­ves­ti­ga­ción que de­ri­va en su cla­si­fi­ca­ción cien­tí­fi­ca. Es­tas vi­ci­si­tu­des, nor­mal­men­te aje­nas a los le­gos, nos las de­ta­lla Jo­sé Ma­nuel Ba­rrei­ro usan­do a las pal­mas co­mo ejem­plo.

En el con­ti­nen­te ame­ri­cano exis­te una al­ta di­ver­si­dad de pal­mas. Es­to se de­be a la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca del con­ti­nen­te, a la va­rie­dad de há­bi­tats que se for­man gra­cias a la pre­sen­cia de la cor­di­lle­ra de los An­des y a la his­to­ria evo­lu­ti­va de es­ta fa­mi­lia de plan­tas. En la Amé­ri­ca tro­pi­cal vi­ven pal­me­ras muy di­fe­ren­tes en­tre sí: des­de ár­bo­les gran­des has­ta ar­bus­tos o in­clu­so lia­nas, con uno o mu­chos tron­cos, con es­pi­nas o no. La ma­yo­ría de es­pe­cies se en­cuen­tra en los bos­ques tro­pi­ca­les, pe­ro unas cuan­tas vi­ven a al­ti­tu­des con­si­de­ra­bles. En la ac­tua­li­dad se es­ti­ma que el nú­me­ro de es­pe­cies de pal­mas de Amé­ri­ca es­tá en­tre 730 y 780. Pe­ro, ¿có­mo lle­ga­mos a es­ta ci­fra? ¿Có­mo sa­be­mos que son di­fe­ren­tes en reali­dad? ¿Por qué los cien­tí­fi­cos no dan un nú­me­ro de­fi­ni­ti­vo? Al­gu­nas res­pues­tas a es­tas pre­gun­tas, de an­ti­gua da­ta, to­da­vía son ob­je­to de de­ba­te.

El gus­to por cla­si­fi­car el mun­do na­tu­ral que nos ro­dea se ex­tien­de atrás en la his­to­ria has­ta los orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad. Ha­ce de­ce­nas de mi­les de años, los se­res hu­ma­nos nó­ma­das y ca­za­do­res ne­ce­si­ta­ban de­ter­mi­nar cuá­les ani­ma­les eran más fá­ci­les de ca­zar, qué plan­tas eran co­mes­ti­bles y cuá­les no. Lue­go, con la im­ple­men­ta­ción de la agri­cul­tu­ra y el de­sa­rro­llo de ci­vi­li­za­cio­nes se­den­ta­rias, la cla­si­fi­ca­ción del entorno na­tu­ral se en­ri­que­ció a me­di­da que el co­no­ci­mien­to del mun­do se iba ex­pan­dien­do.

Ha­cia el año 3000 an­tes de Cris­to, una fi­gu­ra ca­si mí­ti­ca de lo que hoy es Chi­na, lla­ma­do Shen Nong y co­no­ci­do co­mo el Em­pe­ra­dor de los Cin­co Gra­nos (su nom­bre sig­ni­fi­ca El Divino Agri­cul­tor), cla­si­fi­có cien­tos de plan­tas en ba­se a sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les y ali­men­ti­cias. Tiem­po des­pués, en la an­ti­gua Gre­cia, el fi­ló­so­fo Aris­tó­te­les le de­di­có mu­cho tiem­po al es­tu­dio y cla­si­fi­ca­ción de la na­tu­ra­le­za; su am­bi­cio­so ob­je­ti­vo era cla­si­fi­car a to­dos los se­res vi­vos. Al­gu­nas de las ca­te­go­rías aris­to­té­li­cas de cla­si­fi­ca­ción co­mo “ver­te­bra­dos” e “in­ver­te­bra­dos” son usa­das to­da­vía. Un es­tu­dian­te de Aris­tó­te­les lla­ma­do Teo­fras­tes reali­zó un tra­ba­jo ti­tá­ni­co al cla­si­fi­car y nom­brar cer­ca de qui­nien­tas plan­tas en su obra His­to­ria plan­ta­rum. El dá­til de Cre­ta ( Phoe­nix theoph­ras­ti), una pal­ma del Me­di­te­rrá­neo, lle­va hoy el nom­bre de es­te no­ta­ble fi­ló­so­fo. Las cla­si­fi­ca­cio­nes de los grie­gos se ba­sa­ban en la idea de que to­das las es­pe­cies exis­ten­tes tie­nen una esen­cia pla­tó­ni­ca sub­ya­cen­te que las define y dis­tin­gue en­tre sí. Es­te ar­que­ti­po es, se­gún Pla­tón, lo que ha­ce que to­dos los pi­nos sean pi­nos y que to­dos los pi­nos sean di­fe­ren­tes de las hi­gue­ras. Las ideas de Pla­tón mar­ca­ron el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal du­ran­te la Edad Me­dia y el Re­na­ci­mien­to.

En 1735, un aca­dé­mi­co sue­co lla­ma­do Carl Lin­naeus (Li­neo, en es­pañol) pu­bli­có un tex­to que cam­bia­ría pa­ra siem­pre la ma­ne­ra de cla­si­fi­car a los se­res vi­vos. En la dé­ci­ma edi­ción de su Sis­te­ma na­tu­rae (1758), Li­neo pro­pu­so que a ca­da or­ga­nis­mo se lo de­no­mi­ne con dos nom­bres en la­tín: uno co­rres­pon­dien­te al gé­ne­ro y otro a la es­pe­cie. Por ejem­plo, el nom­bre cien­tí­fi­co del ser hu­mano es Ho­mo sa­piens y el del co­co­te­ro de la pla­ya es Co­cos nu­ci­fe­ra ( Co­cos es el gé­ne­ro y nu­ci­fe­ra es la es­pe­cie). Li­neo pro­pu­so tam­bién que las es­pe­cies es­tén in­clui­das en gru­pos je­rár­qui­cos ca­da vez ma­yo­res; es de­cir, que un gé­ne­ro pue­de te­ner va­rias es­pe­cies, que va­rios gé­ne­ros es­tán den­tro de una fa­mi­lia, va­rias fa­mi­lias den­tro de un or­den, va­rios ór­de­nes den­tro de una cla­se y va­rias cla­ses den­tro de un reino. Es­ta cla­si­fi­ca­ción se or­de­na­ba se­gún las si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias en­tre los gru­pos y den­tro de ellos. Li­neo in­clu­yó tam­bién el con­cep­to del es­pé­ci­men “ti­po” (que ven­dría a cum­plir fun­cio­nes análo­gas al ar­que­ti­po de los grie­gos). In­flui­da por el pen­sa­mien­to pla­tó­ni­co que sos­te­nía que la esen­cia de las es­pe­cies era in­mu­ta­ble (los pi­nos siem­pre fue­ron pi­nos y siem­pre lo se­rán), la cla­si­fi­ca­ción cien­tí­fi­ca tam­bién asu­mió que ha­cía fal­ta un so­lo in­di­vi­duo –el ti­po– pa­ra ca­rac­te­ri­zar a to­da una es­pe­cie. De es­ta for­ma, en los mu­seos de to­do el mun­do re­po­sa un in­di­vi­duo o “es­pé­ci­men ti­po” de ca­da es­pe­cie co­no­ci­da; el es­pé­ci­men ti­po de Ho­mo sa­piens es el ca­dá­ver del pro­pio Li­neo que des­can­sa en la ca­te­dral de Upp­sa­la, en Suecia. Tu­vie­ron que pa­sar otros cien años y el de­sa­rro­llo de las ideas de Dar­win y Wa­lla­ce pa­ra que es­ta con­cep­ción es­tá­ti­ca de la na­tu­ra­le­za sea re­con­si­de­ra­da.

En el si­glo XVIII –el de las gran­des ex­pe­di­cio­nes– ocu­rrie­ron even­tos im­por­tan­tes pa­ra la com­pren­sión de los se­res vi­vos. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de al­gu­nos paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Ho­lan­da e In­gla­te­rra y sus in­tere­ses en bue­na par­te del glo­bo, les per­mi­tían in­ver­tir en vas­tas ex­plo­ra­cio­nes. Las nue­vas fron­te­ras de des­cu­bri­mien­to es­ta­ban en Áfri­ca, Asia tro­pi­cal, Ocea­nía y Amé­ri­ca. Así, na­tu­ra­lis­tas co­mo Ale­xan­der von Hum­boldt re­co­rrían el glo­bo es­tu­dian­do plan­tas y ani­ma­les, apor­tan­do los pri­me­ros fun­da­men­tos de la bio­geo­gra­fía (que es­tu­dia la dis­tri­bu­ción de las es­pe­cies). El pa­pel del Ecua­dor en la his­to­ria de la bio­geo­gra­fía es no­to­rio, ya que fue en el Chim­bo­ra­zo don­de Hum­boldt es­tu­dió los pa­tro­nes al­ti­tu­di­na­les de dis­tri­bu­ción de plan­tas, que pos­te­rior­men­te for­ma­rían par­te cen­tral de su obra.

Las ex­plo­ra­cio­nes con­ti­nua­ron en el si­glo XIX. En 1817 lle­gó a Su­da­mé­ri­ca el bo­tá­ni­co ale­mán Carl Frie­de­rich Phi­lipp von Mar­tius. Lue­go de ex­plo­rar el Brasil y el Pe­rú, Mar­tius vol­vió a Eu­ro­pa con de­ce­nas de es­pe­cies ve­ge­ta­les pa­ra en­ton­ces des­co­no­ci­das por los cien­tí­fi­cos; mu­chas de ellas eran pal­me­ras de la Ama­zo­nía. Mar­tius de­di­có to­da su vi­da a re­su­mir el co­no­ci­mien­to de las pal­me­ras del mun­do en su obra His­to­ria naturalis pal­ma­rum. Cuan­do mu­rió en 1868, su ataúd fue cu­bier­to con ho­jas fres­cas de pal­me­ras co­mo ho­me­na­je.

Mu­chos otros ex­plo­ra­do­res europeos lle­ga­ban al Nue­vo Con­ti­nen­te a des­cu­brir y des­cri­bir to­da es­ta flo­ra y fau­na ig­no­tas que des­per­ta­ban fas­ci­na­ción y asom­bro. En­tre ellos ha­bía va­rios in­tere­sa­dos en el es­tu­dio de pal­me­ras co­mo los in­gle­ses Al­fred Rus­sel Wa­lla­ce y Ri­chard Spru­ce, y el es­co­cés Ja­mes Trail. En­tre los tres

des­cri­bie­ron ca­si 130 es­pe­cies de pal­me­ras. Pe­ro el pro­ta­go­nis­mo en el es­tu­dio y des­cu­bri­mien­to de es­tas plan­tas no era so­lo de los europeos. João Bar­bo­sa Ro­dri­gues, un ex­plo­ra­dor bra­si­le­ño y en­tu­sias­ta “pal­mó­lo­go” des­cri­bió no me­nos de 166 es­pe­cies de Brasil. De­bi­do al tra­ba­jo de es­tos y otros na­tu­ra­lis­tas, el nú­me­ro de es­pe­cies de pal­me­ras co­no­ci­das cre­ció de ma­ne­ra sus­tan­cial a lo lar­go del si­glo XIX. Po­cos años des­pués, los con­cep­tos uti­li­za­dos pa­ra des­cri­bir es­tas pal­me­ras, al igual que ca­si to­do el co­no­ci­mien­to so­bre el mun­do na­tu­ral, ten­drían que re­con­si­de­rar­se a la luz de una nue­va idea que cam­bió la for­ma de en­ten­der la vi­da.

En 1859, Char­les Dar­win pu­bli­có su re­vo­lu­cio­na­ria obra El ori­gen de las es­pe­cies. En ella plan­teó que las es­pe­cies cam­bian gra­dual­men­te en el tiem­po, que es­tán re­la­cio­na­das en­tre sí me­dian­te an­ces­tros co­mu­nes, y que el me­ca­nis­mo que im­pul­sa la evo­lu­ción es la se­lec­ción na­tu­ral. Dar­win pro­pu­so que las ca­te­go­rías de cla­si­fi­ca­ción de Li­neo (cla­se, or­den, gé­ne­ro, et­cé­te­ra) re­fle­ja­ban re­la­cio­nes evo­lu­ti­vas reales. Es­to sig­ni­fi­ca que la fa­mi­lia de pal­me­ras, por ejem­plo, es de­fi­ni­da co­mo tal por­que to­das ellas tie­nen un an­ces­tro co­mún: la pri­me­ra es­pe­cie de pal­me­ra de la cual des­cien­den to­das las de­más. Por esas épo­cas, los na­tu­ra­lis­tas ya se ha­bían per­ca­ta­do de que exis­tían va­ria­cio­nes den­tro de una mis­ma es­pe­cie. Gra­cias a Dar­win, es­ta va­ria­ción de­jó de con­si­de­rar­se una im­per­fec­ción y pa­só a ser el ger­men mis­mo de la evo­lu­ción. En el si­glo XIX se desa­rro­lló tam­bién el con­cep­to de “va­rie­dad” den­tro de las cla­si­fi­ca­cio­nes de plan­tas y ani­ma­les pa­ra ex­pli­car la di­ver­si­dad den­tro de una mis­ma es­pe­cie, y las pal­me­ras no fue­ron la ex­cep­ción.

Iz­quier­da. Ilus­tra­ción de Georg Eh­ret apa­re­ci­da en el Sys­te­ma na­tu­rae de Car­los Li­neo (1736). En ella se ex­pli­can las ca­rac­te­rís­ti­cas se­xua­les que ubi­can a las plan­tas en uno u otro gru­po. Arri­ba. Los ta­llos, li­sos, lus­tro­sos, con o sin es­pi­nas, la for­ma de las es­pi­nas, con pe­los, rec­tos o si­nuo­sos, son úti­les pa­ra iden­ti­fi­car a las pal­mas. Aquí los de As­tro­car­yum

cham­bi­ra, Bac­tris sp. y At­ta­lea co­len­da.

18

Co­to­pa­xi (1855) es una de las obras más co­no­ci­das de Fre­de­ric Ed­win Church, el pai­sa­jis­ta ro­mán­ti­co del río Pi­ta. A pe­sar del de­ta­lle ca­si cien­tí­fi­co de su obra (un ho­me­na­je a Hum­boldt), las pal­me­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.