His­to­rias de vi­da

un re­la­to per­so­nal de su des­cu­bri­mien­to cien­tí co

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Henrik Balslev

Cua­tro in­ves­ti­ga­do­res nos cuen­tan so­bre el des­cu­bri­mien­to, his­to­ria na­tu­ral, usos y ame­na­zas de igual nú­me­ro de es­te­la­res pal­mas ecua­to­ria­nas: la pal­ma de fi­bra, el co­co cum­bi, la ta­gua y la pal­ma de ra­mos.

Es­te es mi re­la­to de có­mo des­cu­brí una nue­va es­pe­cie de pal­ma y có­mo fue lue­go nom­bra­da y des­cri­ta pa­ra la cien­cia. Bueno, de­be­ría de­cir que el des­cu­bri­mien­to fue pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, por­que es­ta plan­ta ya era co­no­ci­da por la gen­te que ha­bi­ta los al­re­de­do­res de don­de ella cre­ce. Con al­go de arro­gan­cia, los cien­tí­fi­cos nos re­fe­ri­mos a “es­pe­cies nue­vas”, cuan­do los po­bla­do­res lo­ca­les co­no­cen ca­si to­das las es­pe­cies mu­cho an­tes de su des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co.

Las per­so­nas uti­li­zan las plan­tas, les asig­nan un nom­bre y las in­cor­po­ran en el co­no­ci­mien­to que tie­nen so­bre el am­bien­te que les ro­dea. Va­rias par­tes de mu­chas plan­tas –ta­llos, ho­jas, flo­res, fru­tos– se usan pa­ra di­ver­sos fi­nes. Al­gu­nas ve­ces, a ca­da par­te de una mis­ma plan­ta se le con­fie­re un nom­bre dis­tin­to, o una mis­ma plan­ta pue­de te­ner tan­tos nom­bres co­mo usos se le dé. En ge­ne­ral, sus usua­rios tie­nen un am­plio co­no­ci­mien­to de los lu­ga­res don­de cre­cen las plan­tas, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les más fa­vo­ra­bles pa­ra ellas, sus pe­rio­dos de floración y fruc­ti­fi­ca­ción. Es­ta información se trans­fie­re de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, co­ti­dia­na­men­te, crean­do un com­ple­jo acer­vo de co­no­ci­mien­to lo­cal que no exis­te en los li­bros; es­tá en la me­mo­ria de la gen­te y so­lo so­bre­vi­ve si se lo trans­mi­te.

Los cien­tí­fi­cos, por el con­tra­rio, he­mos desa­rro­lla­do sis­te­mas de co­no­ci­mien­to for­ma­les, en los cua­les se con­si­de­ra que el co­no­ci­mien­to exis­te so­lo des­pués de su pu­bli­ca­ción en una re­vis­ta o li­bro im­pre­so. El pro­ce­so de des­cu­brir, des­cri­bir y nom­brar una plan­ta de for­ma cien­tí­fi­ca es­tá re­gu­la­do por un ela­bo­ra­do con­jun­to de re­glas ge­ne­ra­das por con­sen­so en­tre in­ves­ti­ga­do­res. Una de las re­glas di­ce

que el nom­bre vá­li­do de una plan­ta es aquel que re­ci­bió la pri­me­ra vez que fue des­cri­ta en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca. Es­te pro­to­co­lo fue idea­do por el na­tu­ra­lis­ta sue­co Car­los Li­neo, co­mo se lo de­ta­lla en el an­te­rior ar­tícu­lo de Juan Ma­nuel Ba­rrei­ro (pá­gi­na 18). EL DES­CU­BRI­MIEN­TO Nues­tra his­to­ria –la del des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co de la pal­ma de fi­bra– em­pe­zó ha­ce cer­ca de trein­ta años. Des­de en­ton­ces, me he man­te­ni­do in­tere­sa­do en es­ta plan­ta de­bi­do a sus mu­chos usos y a su fas­ci­nan­te sis­te­ma de po­li­ni­za­ción.

En 1982, a po­co de gra­duar­me de bo­tá­ni­co en Nue­va York, fui con­tra­ta­do co­mo pro­fe­sor de bo­tá­ni­ca en la Pon­ti­fi­ca Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Ecua­dor. Cuan­do lle­gué al país, que­dé ma­ra­vi­lla­do por las pal­mas que en­con­tra­ba por to­das par­tes, pe­se a que era muy di­fí­cil iden­ti­fi­car­las, pues en aquel en­ton­ces no exis­tía un li­bro que las des­cri­bie­se e ilus­tra­se. Tal fue mi asom­bro, que ca­da vez que te­nía un tiem­po li­bre via­ja­ba de un la­do a otro bus­can­do pal­mas y re­co­lec­tan­do mues­tras pa­ra el her­ba­rio de la uni­ver­si­dad. Años des­pués re­gre­sé a mi na­ti­va Di­na­mar­ca, ya cau­ti­vo irre­ver­si­ble del mun­do de las pal­mas. Con­ti­nué es­tu­dián­do­las y reali­cé va­rios via­jes al Ecua­dor y otros paí­ses de Su­da­mé­ri­ca pa­ra co­lec­tar­las. Du­ran­te uno de es­tos via­jes, ha­cia 1985, me acom­pa­ñó An­drew Hen­der­son, un jo­ven es­tu­dian­te que lue­go se con­ver­ti­ría en uno de los in­ves­ti­ga­do­res de pal­mas más pro­lí­fi­cos. Jun­tos via­ja­mos y co­lec­ta­mos pal­mas en va­lles, pla­ni­cies y la­de­ras an­di­nas del su­ro­rien­te del Ecua­dor. En la ma­ña­na del 14 de ju­lio de ese año nos di­ri­gía­mos ha­cia Macas des­de Mén­dez. En Su­cúa, die­cio­cho ki­ló­me­tros al nor­te de Mén­dez, cer­ca al po­bla­do de Lo­gro­ño, en­con­tra­mos un pas­ti­zal lleno de pal­mas muy al­tas, muy di­fe­ren­tes a cual­quie­ra que hu­bié­ra­mos vis­to an­tes. Te­nían ta­llos de has­ta tres me­tros de al­to y vein­te cen­tí­me­tros de diá­me­tro, y una co­ro­na con quin­ce ho­jas de más de cin­co me­tros de lar­go ca­da una. Sus fru­tos eran muy pa­re­ci­dos a los que co­no­cía­mos de la ta­gua o mar­fil ve­ge­tal ( Phy­te­lep­has ae­qua­to­ria­lis) que, sin em­bar­go, so­lo cre­ce en la ver­tien­te cos­te­ra del país. Nos de­tu­vi­mos a exa­mi­nar­las. No las re­co­no­ci­mos; to­do lo que sa­bía­mos era que es­ta­ban em­pa­ren­ta­das con la ta­gua pe­ro que no eran la ta­gua. Lo más impresionante eran sus in­flo­res­cen­cias mas­cu­li­nas, pen­du­la­res, de más

de dos me­tros de lon­gi­tud, y for­ma­ban más de tres­cien­tos cú­mu­los de flo­res. Nun­ca ha­bía­mos vis­to al­go igual.

Aní­bal Ca­rre­ño, pro­pie­ta­rio del te­rreno, man­te­nía las pal­mas con el fin de co­se­char las fi­bras que ro­dean a las in­flo­res­cen­cias. Nos sor­pren­dió mien­tras es­tu­diá­ba­mos con aten­ción las plan­tas, fo­to­gra­fián­do­las, ha­cien­do me­di­cio­nes y, fi­nal­men­te, con su anuen­cia, to­man­do unas cuan­tas mues­tras pa­ra lle­var­las a un her­ba­rio. Las fi­bras que Aní­bal co­se­cha­ba se ven­dían en Macas, don­de se uti­li­za­ban pa­ra ha­cer es­co­bas.

Al re­tor­nar a Qui­to hi­ci­mos un aná­li­sis pro­fun­do de to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la pal­ma a par­tir de las fo­to­gra­fías, no­tas de cam­po y mues­tras que co­lec­ta­mos. Va­lién­do­nos de cuan­tos li­bros y ar­tícu­los cien­tí­fi­cos te­nía­mos al al­can­ce, lo­gra­mos de­ter­mi­nar que per­te­ne­cía al gé­ne­ro Am­man­dra, cu­ya úni­ca es­pe­cie, Am­man­dra de­cas­per­ma, so­lo se ha­bía re­gis­tra­do en Co­lom­bia. Las di­fe­ren­cias, no obs­tan­te, eran nu­me­ro­sas. Las Am­man­dra de Co­lom­bia no mos­tra­ban ta­llos tan pro­mi­nen­tes co­mo nues­tra pal­ma de Su­cúa; las fi­bras de la vai­na flo­ral eran es­ca­sas, mien­tras que en nues­tra pal­ma abun­da­ban; las flo­res mas­cu­li­nas de Am­man­dra eran más chi­cas y sen­ci­llas que en la nues­tra. De­fi­ni­ti­va­men­te, es­tá­ba­mos fren­te a una es­pe­cie des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces por los bo­tá­ni­cos.

El si­guien­te pa­so, en­ton­ces, era ha­cer su des­crip­ción cien­tí­fi­ca for­mal, si­guien­do las re­glas es­ta­ble­ci­das en el Có­di­go in­ter­na­cio­nal de no­men­cla­tu­ra bo­tá­ni­ca. Hi­ci­mos una lar­ga y de­ta­lla­da des­crip­ción de to­das las par­tes de la pal­ma, del ta­llo a las flo­res que, se­gún lo es­ti­pu­la el ci­ta­do Có­di­go, de­be ex­pli­car en la­tín las di­fe­ren­cias en­tre es­ta es - pe­cie y su pa­rien­te más cer­ca­na. Lue­go nos di­mos a la ta­rea de ele­gir un nom­bre cien­tí­fi­co pa­ra ella. Sa­bía­mos que nues­tra pal­ma per­te­ne­cía al gé­ne­ro Am­man­dra, por lo que so­lo nos res­ta­ba bus­car el epí­te­to de es­pe­cie; ele­gi­mos la pa­la­bra na­ta­lia, pa­ra hon­rar a la bo­tá­ni­ca Na­ta­lie Uhl, una ex­pe­ri­men­ta­da in­ves­ti­ga­do­ra que con­tri­bu­yó enor­me­men­te al co­no­ci­mien­to so­bre las pal­mas.

32

Flor del ho­lo­ti­po de la pal­ma de fi­bra que re­po­sa en el her­ba­rio de la Uni­ver­si­dad de Aar­hus, en Di­na­mar­ca (de­re­cha). A es­tas mues­tras se ad­jun­tan fo­to­gra­fías, co­mo la de un usua­rio de la fi­bra en el si­tio de co­lec­ción, cer­ca de Lo­gro­ño (iz­quier­da).

Iz­quier­da. Las “bar­bas” de la pal­ma de fi­bra. Arri­ba. El trans­por­te has­ta la fá­bri­ca de es­co­bas es “pu­ra fi­bra”. Aba­jo. La es­co­ba, lis­ta pa­ra ba­rrer o vo­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.