Di­ver­si­dad

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Re­na­to Va­len­cia

En Ecua­dor exis­ten 136 es­pe­cies de pal­me­ras, una ci­fra asom­bro­sa si con­si­de­ra­mos que en to­da la cuen­ca ama­zó­ni­ca hay cer­ca de dos­cien­tas. Re­na­to Va­len­cia nos pre­sen­ta es­te país de pal­mas.

La na­tu­ra­le­za ha pro­di­ga­do una gran va­rie­dad de pal­mas al Ecua­dor. Hay unas de gran ta­ma­ño, cu­yos ta­llos er­gui­dos y so­li­ta­rios sos­tie­nen una ma­jes­tuo­sa co­ro­na de ho­jas gi­gan­tes y di­vi­di­das. Mu­chas son or­na­men­ta­les y lu­cen so­lem­nes en pas­ti­za­les y jar­di­nes. Otras, en cam­bio, es­ca­pan a la vis­ta del es­pec­ta­dor, co­mo su­ce­de con aque­llas que cre­cen ba­jo la som­bra del bos­que, don­de pro­du­cen flo­res, fru­tos y se­mi­llas pa­ra per­pe­tuar su es­pe­cie. En­tre ellas es­tán las del gé­ne­ro

Geo­no­ma, que es el más di­ver­so del país. Tam­bién es­tán las de me­dia­na es­ta­tu­ra y ta­llos múl­ti­ples co­mo el pal­mi­to de Cas­ti­lla ( Pres­toea acu­mi­na­ta) que cre­ce en las es­tri­ba­cio­nes de los An­des y cu­yo pal­mi­to se con­su­me lo­cal­men­te en ex­qui­si­tos ce­vi­ches, o el pal­mi­che ( Eu­ter­pe ole­ra­cea) que adorna úni­ca­men­te los bos­ques inun­da­bles en los es­tua­rios de los ríos San­tia­go y Ca­ya­pas, en Es­me­ral­das. In­clu­so es­tán aque­llas que rom­pen to­do es­que­ma, co­mo las pal­mas tre­pa­do­ras del gé­ne­ro Des­mon­cus, cu­yas cin­co es­pe­cies so­lo cre­cen en los bos­ques hú­me­dos de las tie­rras ba­jas ama­zó­ni­cas y cos­te­ras.

La ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad de es­pe­cies

En Ecua­dor se en­cuen­tran 136 es­pe­cies de pal­mas na­ti­vas –es de­cir, aque­llas de pre­sen­cia na­tu­ral, sin in­ter­ven­ción hu­ma­na. Ca­si tres de ca­da diez es­pe­cies su­ra­me­ri­ca­nas cre­cen en el país, cu­yo te­rri­to­rio ocu­pa ape­nas el 1,6% del con­ti­nen­te. A su vez, es­te nú­me­ro du­pli­ca la can­ti­dad de pal­mas que exis­ten en to­da Áfri­ca (65), el con­ti­nen­te tro­pi­cal con me­nos es­pe­cies de pal­me­ras, pe­ro con un te­rri­to­rio gi­gan­tes­co com­pa­ra­do con el Ecua­dor. Los gé­ne­ros de la ma­ca­na ( Geo­no­ma, 33 es­pe­cies, mu­chas uti­li­za­das pa­ra te­char), el chon­ta­du­ro ( Bac­tris, 17 es­pe­cies, la pal­ma de la que se ex­trae el pal­mi­to de ex­por­ta­ción), la bí­so­la ( Wet­ti­nia, 13 es­pe­cies) y el co­ro­zo ( Aip­ha­nes, 12 es­pe­cies) son los más di­ver­sos del país.

Es­ta ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za se ex­pli­ca por la va­rie­dad de am­bien­tes y cli­mas del Ecua­dor, en cu­yo te­rri­to­rio con­ver­gen cua­tro de las re­gio­nes bio­geo­grá­fi­cas más bio­di­ver­sas de Amé­ri­ca del Sur. La pri­me­ra de ellas es la re­gión muy llu­vio­sa del Cho­có, que se ex­tien­de en la cos­ta pa­cí­fi­ca des­de el es­te de Pa­na­má has­ta el nor­te de Ecua­dor, con una pro­lon­ga­ción ha­cia el sur en las es­tri­ba­cio­nes de los An­des de Azuay, El Oro y Loja. Le si­gue la re­gión se­ca del nor­te de Pe­rú que lle­ga has­ta la cos­ta cen­tral de Ecua­dor, co­no­ci­da téc­ni­ca­men­te co­mo re­gión tum­be­si­na. Lue­go es­tá la re­gión ama­zó­ni­ca que na­ce en las co­li­nas del pie­de­mon­te an­dino y se ex­tien­de ha­cia el es­te en cuen­cas que dre­nan al Ama­zo­nas. Por úl­ti­mo, es­tá la cor­di­lle­ra de los An­des, mar­ca­da por pro­nun­cia­dos gra­dien­tes de al­ti­tud y pre­ci­pi­ta­ción, cu­ya con­tri­bu­ción es im­por­tan­te en la gran di­ver­si­dad de pal­mas.

¿Las pal­mas es­tán so­lo en la pla­ya?

Las es­tri­ba­cio­nes de los An­des y sus cam­bios al­ti­tu­di­na­les fa­vo­re­cen la di­ver­si­dad de las pal­mas. A mil me­tros de al­ti­tud con­ver­gen es­pe­cies tro­pi­ca­les que no as­cien­den más ha­cia los An­des y es­pe­cies an­di­nas que no des­cien­den ha­cia las tie­rras tro­pi­ca­les. Por ello, se con­si­de­ra que es­ta al­ti­tud mar­ca la se­pa­ra­ción en­tre la re­gión an­di­na y las re­gio­nes tro­pi­ca­les de la Cos­ta y la Ama­zo­nía. Las pal­mas cre­cen en to­das las re­gio­nes na­tu­ra­les del Ecua­dor –ex­cep­to en Ga­lá­pa­gos– en­tre ce­ro y 3 300 me­tros. La tem­pe­ra­tu­ra que pre­fie­ren es­tá en­tre on­ce y veintiún gra­dos cen­tí­gra­dos de pro­me­dio. La di­ver­si­dad y abun­dan­cia de pal­mas es ma­yor en bos­ques tro­pi­ca­les llu­vio­sos y hú­me­dos de la Cos­ta y Ama­zo­nía, y de­cre­ce en las zo­nas que tie­nen es­tia­jes pro­nun­cia­dos y en el bos­que se­co de la Cos­ta, don­de el pe­rio­do se­co es de seis me­ses al año. Cier­tas pal­mas ocu­pan una no­ta­ble va­rie­dad de eco­sis­te­mas: un 40% de las es­pe­cies (54) cre­ce tan­to en bos­ques de tie­rras ba­jas co­mo en bos­ques an­di­nos en­tre mil y 2 500 me­tros de al­ti­tud; al tiem­po, más de un ter­cio de ellas (17 es­pe­cies) cre­cen en las tres re­gio­nes na­tu­ra­les del país. La re­gión an­di­na tie­ne más es­pe­cies que la cos­te­ra y ama­zó­ni­ca; sin em­bar­go, ape­nas do­ce es­pe­cies cre­cen en bos­ques al­toan­di­nos, so­bre los 2 500 me­tros de al­ti­tud. En­tre es­tas se en­cuen­tran las seis es­pe­cies de pal­ma de ce­ra (gé­ne­ro Ce­roxy­lon), co­mo C. par­vi­frons, que se en­cuen­tra a 3 500 me­tros en el vol­cán Pa­so­choa, la ma­yor al­ti­tud a la que se ha re­gis­tra­do una pal­ma en to­do el mun­do. Otra es­pe­cie que cre­ce en

los lí­mi­tes eco­ló­gi­cos pre­fe­ri­dos por las pal­mas es el co­ro­zo ( Aip­ha­nes eg­ger­sii): la úni­ca es­pe­cie que ha­bi­ta en los bos­ques más se­cos de la Cos­ta. A es­ta pal­ma se la en­cuen­tra en bos­ques cer­ca­nos a San Vi­cen­te y Ca­noa, en la pro­vin­cia de Ma­na­bí, o en Pu­yan­go, en­tre las pro­vin­cias de El Oro y Loja.

La geo­gra­fía de las pal­mas

En ca­da re­gión na­tu­ral hay más de se­sen­ta es­pe­cies na­ti­vas: 61 en la Cos­ta, 76 en la Sie­rra y 73 en la Ama­zo­nía. La Sie­rra al­ber­ga sus es­pe­cies prin­ci­pal­men­te en las es­tri­ba­cio­nes ex­ter­nas de las cor­di­lle­ras, en­tre mil y 1 500 me­tros de al­ti­tud, don­de to­da­vía que­dan im­por­tan­tes re­ma­nen­tes de bos­que an­dino, en es­pe­cial ha­cia el orien­te. La Cos­ta, la re­gión con me­nos es­pe­cies, es tam­bién la más de­fo­res­ta­da (me­nos del 10% de sus bos­ques se con­ser­va en la ac­tua­li­dad), por lo que, en reali­dad, es la que con­cen­tra más es­pe­cies por área de bos­que.

Co­mo vi­mos, gran can­ti­dad de es­pe­cies (40%) cre­cen en más de una re­gión. Die­cio­cho de ellas pue­den en­con­trar­se en la Cos­ta y la Sie­rra, en­tre las que so­bre­sa­le la ta­gua ecua­to­ria­na ( Phy­te­lep­has ae­qua­to­ria­lis). Al tiem­po, die­ci­nue­ve es­pe­cies vi­ven en la Ama­zo­nía y la Sie­rra, co­mo la uks­ha ( Geo­no­ma ma­cros­tachys). Tam­bién hay die­ci­sie­te es­pe­cies que ha­bi­tan en to­das las re­gio­nes y que tien­den a for­mar nu­tri­das po­bla­cio­nes don­de­quie­ra que apa­re­cen, co­mo el pam­bil ( Iriar­tea del­toi­dea) y la un­gu­rahua ( Oe­no­car­pus ba­taua), cu­yos nom­bres ver­nácu­los va­rían en­tre re­gio­nes. Fi­nal­men­te, exis­ten tres es­pe­cies ( Oe­no­car­pus mi­nor, Bac­tris co­lo­nia­ta y

Sya­grus san­co­na) que so­lo es­tán en los bos­ques tro­pi­ca­les ba­jos de la Cos­ta y la Ama­zo­nía.

Otro con­jun­to de es­pe­cies cre­ce so­lo en una re­gión. La que más es­pe­cies ex­clu­si­vas tie­ne es la Ama­zo­nía (34 es­pe­cies, que equi­va­le a una de ca­da cua­tro pal­mas ecua­to­ria­nas). En­tre ellas so­bre­sa­le el mo­re­te ( Mau­ri­tia fle­xuo­sa), la pal­ma tí­pi­ca de los pan­ta­nos ama­zó­ni­cos que abun­dan en la zo­na del ITT, en el Ya­su­ní. La Cos­ta y la Sie­rra tie­nen vein­ti­trés y vein­ti­dós es­pe­cies ex­clu­si­vas, res­pec­ti­va­men­te. La ma­yo­ría de es­tas es­pe­cies, si bien son pro­pias de una so­la re­gión en el país, fue­ra de él se dis­tri­bu­yen en áreas geo­grá­fi­cas ex­ten­sas que al­can­zan, al me­nos, Co­lom­bia y Pe­rú. El mo­re­te, por ejem­plo, ha­bi­ta en bos­ques inun­da­bles de to­da la cuen­ca ama­zó­ni­ca. La pal­ma de fi­bra ( Ap­han

dra na­ta­lia) cre­ce en bos­ques ama­zó­ni­cos bien dre­na­dos de Ecua­dor, Pe­rú y el oc­ci­den­te de Brasil. Mien­tras, al­gu­nas es­pe­cies de pal­ma de ce­ra (co­mo Ce­roxy­lon echi­nu­la­tum) son co­mu­nes en los bos­ques an­di­nos de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú.

Las que so­lo te­ne­mos aquí

A pe­sar de que la ma­yo­ría de pal­mas ecua­to­ria­nas se en­cuen­tra tam­bién en otros paí­ses, quin­ce es­pe­cies (11% del to­tal de pal­mas) son en­dé­mi­cas, es de­cir, pros­pe­ran úni­ca­men­te en el país. En­tre es­tas en­dé­mi­cas es­tá la ta­gua ecua­to­ria­na, que cre­ce pró­di­ga en la Cos­ta y es un ícono en­tre las pal­mas por ser la fuen­te del me­jor mar­fil ve­ge­tal. La ta­gua, al igual que la ma­yo­ría de las es­pe­cies en­dé­mi­cas, al­can­za las la­de­ras an­di­nas y, en oca­sio­nes, se en­cuen­tra has­ta a unos 1 500 me­tros de al­ti­tud. So­lo tres es­pe­cies ( Aip­ha­nes bi­cor­nis, Geo­no­ma ire­na y G. te­nuis­si­ma) son ex­clu­si­vas de los bos­ques hú­me­dos al nor­te de la Cos­ta.

La in­men­sa di­ver­si­dad de las pal­me­ras ecua­to­ria­nas nos pre­sen­ta un de­sa­fío de con­ser­va­ción. En el ca­so de las es­pe­cies en­dé­mi­cas, la pér­di­da en el país sig­ni­fi­ca su ex­tin­ción en el pla­ne­ta. Al tiem­po, la pér­di­da de otras pal­mas de dis­tri­bu­ción más am­plia des­me­dra la va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca de esas es­pe­cies. Las pal­mas son un sím­bo­lo de los bos­ques na­tu­ra­les. Sin ellas se pier­de su ca­rác­ter y el eco­sis­te­ma in­te­rrum­pe al­gu­nas fun­cio­nes: cien­tos de aves, ma­mí­fe­ros e in­sec­tos de­pen­den de su exis­ten­cia. Ade­más, de­bi­do a su pre­do­mi­nio en­tre las plan­tas, son uno de los gru­pos que más con­tri­bu­yen a cap­tar y al­ma­ce­nar el car­bono at­mos­fé­ri­co. Pe­ro son mu­cho más que eso. En Ecua­dor son uno de los gru­pos de plan­tas úti­les de ma­yor im­por­tan­cia; sus es­pe­cies tie­nen cien­tos de usos y re­pre­sen­tan in­gre­sos que com­ple­men­tan la economía fa­mi­liar de cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas. ¿Qué se­ría de los bos­ques ecua­to­ria­nos y sus ha­bi­tan­tes sin las pal­mas?

Re­na­to Va­len­cia es pro­fe­sor en el área de bo­tá­ni­ca de la es­cue­la de Bio­lo­gía de la PU­CE. Se in­tere­sa en la di­ver­si­dad y di­ná­mi­ca fo­res­tal y en po­lí­ti­cas de ma­ne­jo y uso sos­te­ni­ble de pal­mas. re­na­to­va­len­ciar@gmail.com

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.